“Hasta que no maten a uno de nosotros, no se va a hacer nada”: vecinos de Cabrerizos, hartos de las altas velocidades en sus calles

“Hasta que no maten a uno de nosotros, no se va a hacer nada”: vecinos de Cabrerizos, hartos de las altas velocidades en sus calles
“Hasta que no maten a uno de nosotros, no se va a hacer nada”: vecinos de Cabrerizos, hartos de las altas velocidades en sus calles

Los vecinos de Cabrerizos demandan una solución ante la continua sangría de vehículos a altas velocidades por las calles del pueblo

Algunos vecinos de Cabrerizos están desesperados ante la situación que está viviendo el pueblo en los últimos meses. Varios vehículos han tomado la tónica de pasar a grandes velocidades por las calles céntricas del municipio llenas, en estos días de verano, de niños jugando y personas paseando.

Según ha podido saber SALAMANCA24HORAS a través de los vecinos del municipio, son varios los vehículos que habitualmente realizan estos actos delictivos: “De manera habitual pasan por varias calles del pueblo a altas velocidades, así como vueltas y vueltas a las rotondas. Son 4 o 5 coches ya conocidos por medio pueblo, entre los que se encuentran modelos como un Ibiza FR de color negro, un Seat León de color blanco, un Mercedes blanco y dos Wolkswagen Golf de color blanco, y otro de color oscuro”

Camino valdepegas (1)

Camino de Valdepega - Cabrerizos

Algunos de ellos han alertado, en reiteradas ocasiones, la presencia de estos conductores a la Guardia Civil, “nosotros hemos denunciado a la Guardia Civil el paso de estos vehículos a velocidades superiores a las permitidas, por diferentes calles del pueblo. Avisamos al 062 o al 112 pero no recibimos respuesta efectiva. Hasta el día que no pase algo grave nadie hará nada”, argumenta un vecino gerente de un local del centro

De hecho, otros vecinos, afirman que han decidido no dejar salir a sus hijos por la noche ante el peligro que conlleva estas conducciones negligentes: “Son calles de 30 kilómetros por hora, como máximo, y ya tienes que ir con cuidado. Las calles están llenas de niños y usan la plaza para jugar por la noche. Estos coches entran a gran velocidad por la plaza y aceleran a tope por la calle del campo de fútbol”.

Calle la fuente (1)

Calle La Fuente

Todos coinciden en que estos vehículos pasan entre las 23:00 horas de la noche a las 2:00 horas de la madrugada, en reiteradas ocasiones, por la zona del centro hacia el campo de fútbol, el cementerio o el Centro Cultural “Precisamente la madrugada de este miércoles a las 2:00 ha pasado un vehículo a altas velocidades, pero ya llevaban haciéndolo durante toda la noche. El martes, a esa misma hora, otros tres.”

Según otra vecina, no es algo exclusivo del verano, “vivo por la zona de la plaza y estoy harta de los niñatos de los coches haciendo el idiota, la música hasta las tantas y dando gracias que el Centro Juvenil  cierra en verano porque tengo que irme viernes y sábados, literalmente, con mis hijas de casa si no quiero movidas… el resultado: algo roto o pintado”.

Los vecinos se muestran indignados porque, conscientes de los pocos efectivos de la Guardia Civil en la zona, no sería posible vigilar de continuo a estos vehículos para ‘atraparles’ en el momento justo.  Por ello, varios de ellos han optado por intentar captar con sus dispositivos móviles a estos infractores del asfalto, para ver si así se puede volver a normalizar la situación en el municipio.

Reacciones políticas

Desde el Ayuntamiento afirman que no les ha llegado ninguna queja formal sobre este tema, pero están en contacto continuo con el responsable de la Guardia Civil de la zona. Mientras tanto, el representante de Iniciativa por Cabrerizos se ha puesto en contacto con este diario para explicar que "hace un mes le planteé a la alcaldesa la necesidad de pedir una reunión con la subdelegación del Gobierno para que la subdelegada entienda que en este municipio hay una cierta preocupación compartida por gente que percibimos las cosas de manera distinta, pero que estamos de acuerdo en que existe una realidad preocupante. Creo que mi petición cayó en saco roto", asegura Gorka Esparza.

Lo más