​La Federación Nacional de Criadores de Limusín dona 220 kilos de carne a Cáritas Salamanca

​La Federación Nacional de Criadores de Limusín dona 220 kilos de carne a Cáritas Salamanca
Fotos: Salamaq
​La Federación Nacional de Criadores de Limusín dona 220 kilos de carne a Cáritas Salamanca

Además, se celebró la subasta benéfica de charolés en beneficio de la AECC, que recaudó casi 2.000 euros

Un año más, y van cuatro, Salamaq acogió la iniciativa ‘Limusin Solidario’, la donación de la Federación Nacional de Criadores de la que en esta ocasión se ha beneficiado Cáritas Salamanca. Los productores entregarán a la ONG salmantina 220 kilos de carne “por la gran labor social que realizan en los comedores que abastecen a numerosas familias sin recursos”, destacó Pedro Domecq, el presidente de la organización federal que en esta ocasión ha asumido íntegramente el coste de adquisición de la carne donada.

Agradecida, la presidenta de Cáritas Salamanca recordaba que “la pobreza es más una cuestión de dignidad que de mera falta de recursos” y reconocía que el gesto de la Federación ayudará directamente a personas “que están en las peores condiciones y que, de otro modo, no tendrían la posibilidad de saborear esta carne”.

La subaste benéfica de charolés recauda casi 2.000 euros para la AECC

La nave de charolés de Salamaq ha sido escenario en esta última jornada de Feria de una emotiva subasta en beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) y como homenaje al padre de esta idea, el ganadero y periodista salmantino José Manuel Blanco, que nos dejó hace dos años mientras le daba forma a este proyecto que hoy se ha hecho realidad gracias a la colaboración de la Unión de Criadores de Charolés (UCHAE).

En una reñida puja, la empresa Cárnicas Mozárbez ha logrado hacerse con los cuatro animales Premium que han salido a subasta, propiedad de Ángel García Martín, Hipólito y Roberto Tabernero Martín, Manuel Castro y Sat La Morata. Como fruto de esa pugna, la AECC recibirá 1.950 euros, la diferencia entre el precio de salida y el de adjudicación.

La experiencia vivida esta mañana, y que estuvo precedida por la entrega de un obsequio a la esposa de José Manuel Blanco, pretende convertirse en una actividad anual en la que se subaste la mejor carne del sector para ayudar a quienes se enfrentan al trance de superar una enfermedad cancerígena. Al mismo tiempo, servirá para recordar la figura de un hombre profesional y generoso que ha dejado una huella imborrable entre quienes le conocieron y trataron, como la propia Feria Salamaq, que José Manuel contribuyó a mantener en lo más alto merced a sus completas informaciones y sus enormes conocimientos de un sector que le apasionaba tanto como el periodismo.

Josito4

Comentarios
Lo más