​El CEB muestra la vida política y social del Río de Janeiro de los 60 con una exposición de fotografías del periódico carioca Correio da Manhã

​El CEB muestra la vida política y social del Río de Janeiro de los 60 con una exposición de fotografías del periódico carioca Correio da Manhã
​El CEB muestra la vida política y social del Río de Janeiro de los 60 con una exposición de fotografías del periódico carioca Correio da Manhã

La muestra, comisariada por la historiadora Maria do Carmo Rainho y que podrá visitarse hasta el próximo 17 de octubre en el hall de la Facultad de Derecho, presenta imágenes que registran de modo sensible, bello e innovador algunos de los principales acontecimientos de la vida pública en el Brasil de la década de 1960

El Centro de Estudios Brasileños inaugura la exposición ‘Correio da Manhã. Una revolución de imágenes en los años 1960’, resultado de una amplia investigación llevada a cabo en el Archivo Nacional de Brasil y que ofrece un amplio recorrido de la vida política y social del Río de Janeiro de la época.

La muestra, comisariada por la historiadora Maria do Carmo Rainho y que podrá visitarse hasta el próximo 17 de octubre en el hall de la Facultad de Derecho, presenta imágenes que registran de modo sensible, bello e innovador algunos de los principales acontecimientos de la vida pública en el Brasil de la década de 1960. Es un homenaje a los fotoperiodistas brasileños, sobre todo a los que trabajaron en el Correio da Manhã. La exposición original contó el patrocinio del Programa de Ocupación de Espacios de la Caixa Cultural.

Correio da Manhã

El periódico carioca Correio da Manhã fue uno de los más relevantes medios de comunicación brasileños del siglo XX. Su larga trayectoria (1901-1974) estuvo marcada por la independencia, por opiniones firmes y editoriales valientes, casi siempre en oposición a los gobiernos militares.

Esta postura se manifestaba no sólo en los textos, sino también en las fotografías que ponían en evidencia una mirada centrada en eventos como protestas de estudiantes, manifestaciones, quejas contra la censura o el cierre del Congreso. En las páginas de las secciones de deporte, moda y cultura, los editoriales rompían la rigidez del patrón figurativo en vigor en la prensa diaria. El día a día de Río de Janeiro, los desfiles de carnaval, el Mundial de Fútbol de 1966, los festivales de la canción, espectáculos teatrales, jóvenes cineastas que agitaban el eje Río-São Paulo, estrellas de cine y diseñadores internacionales de visita en el país, sin olvidar la adopción de modas como los bikinis y las minifaldas: nada escapaba a los fotógrafos del Correio da Manhã.

Esa revolución de imágenes se produjo a partir de la contratación del premiado fotógrafo Erno Schneider y de la constitución de un equipo de profesionales que se sumó a aquellos que ya actuaban en el periódico, como Luís Bueno Filho y Manoel Gomes da Costa.

Comentarios