​Tres policías locales de Béjar, dos de ellos en prácticas, salvan la vida de un hombre en plena calle

​Tres policías locales de Béjar, dos de ellos en prácticas, salvan la vida de un hombre en plena calle
Álvaro, Juan Carlos y Javier, los nuevos héroes de Béjar
​Tres policías locales de Béjar, dos de ellos en prácticas, salvan la vida de un hombre en plena calle

Juan Carlos y Javier han salido hace poco de la academia y estaban con Álvaro, un policía de 37 años que estaba patrullando con ellos en el momento en que se produjo la llamada.Los tres actuaron intuitiva y rápidamente para salvar la vida de un varón que se estaba asfixiando

Béjar cuenta desde este domingo con tres nuevos nombres a los que agradecer su servicio a la ciudadanía. Juan Carlos, Javier y Álvaro, forman el trío de policías locales que salvaron la vida a un hombre que se estaba asfixiando en la Travesía de la Cruz, en la tarde del pasado domingo.

Juan Carlos y Javier han salido hace poco de la academia y estaban con Álvaro, un policía de 37 años que estaba patrullando con ellos en el momento en que se produjo la llamada, puesto que como los dos primeros están de prácticas no pueden patrullar sin la supervisión de otro más veterano.

SALAMANCA24HORAS ha podido hablar con estos tres nuevos héroes que cuentan de primera mano lo que se vivió en ese momento, su actuación, el agradecimiento de los bejaranos y la importancia de los primeros auxilios en cualquier ámbito social.

En el momento que recibieron el aviso desde el Servicio de Emergencias del 112, Álvaro conducía, mientras que Juan Carlos ocupaba el asiento del copiloto y Javier, estaba en los asientos traseros. “Fui el primero en tirarme del vehículo, porque nada más llegar vi que el hombre estaba desesperado, poniéndose azul porque no respiraba y alrededor tenía mucha gente”, nos cuenta Juan Carlos sobre los primeros momentos de su actuación.

“Había mucho caos. Llegamos con las sirenas, las luces y allí la gente solo gritaba ‘qué se ahoga, qué se ahoga’, entonces me salió el instinto y salí del coche para realizarle inmediatamente al hombre la maniobra de Heimlich”, continúa Juan Carlos, uno de los protagonistas de la acción que además recalca los tensos momentos por los que pasaron todos los allí presentes: “Estuve casi un minuto y pico intentando salvar al hombre, realicé más de doce compresiones y el objeto no salía. Estaba exhausto y me quedaba sin fuerzas por lo que le dije a mi compañero que me relevara y justo cuando él se estaba preparando, el hombre logró expulsar el trozo de jamón serrano que le estaba obstruyendo la laringe”.

Gracias a la intervención de los tres agentes el hombre logró expulsar el elemento que le impedía respirar y después de las pertinentes revisiones de los servicios médicos pudo continuar su día con total normalidad, eso sí, antes quiso agradecer de manera reiterada la importante actuación de sus salvadores. “Un vecino había fallecido de la misma forma y en esos momentos yo ya me veía muriendo igual”, recalcaba la víctima a los agentes minutos después del suceso.

WhatsApp Image 2019 09 16 at 11.54.21 (1)

De Izquierda a derecha: Juan Carlos, Álvaro y Javier.

“Todo lo comenzamos a gestionar en el coche.Yo me encargaría del desfibrilador por si el hombre entraba en parada”, nos cuenta Javier, el otro compañero en prácticas que participó en la reanimación. “La gente muy agradecida, nos decían que al final la policía estaba para cualquier cosa. En estas intervenciones por regla general llegamos antes incluso que la ambulancia y entonces tienes que saber actuar. Es nuestro trabajo y son cosas que toca hacer, pero siempre que te dan las gracias te reconforta”, afirma Javier.

Álvaro, el veterano del trío, conducía el vehículo y después de la llamada organizó rápidamente las funciones de cada uno. “Yo conducía y como conozco las calles rápidamente nos personamos allí, como Juan Carlos iba de copiloto le dije que sería él quien se bajaría primero y Javier cogería el desfibrilador para usarlo en caso de necesidad”, nos cuenta el agente de 37 años que ha querido destacar la actuación de sus dos compañeros de prácticas: “Han actuado de forma intuitiva y rápida. No han dudado en qué hacer. Lo han hecho todo muy bien porque hay que resaltar que en la academia se trabaja con muñecos y allí todo es diferente. Se han encontrado con una situación real y en la que hay que actuar en segundos. Han estado estupendos y para sentirnos orgullos. Hubo un momento en el que pensábamos que no podíamos salvar al hombre y que entraría en parada, pero su actuación le salvó la vida”.

“Al final puede ser un familiar nuestro, hemos actuado con esa empatía. También es una forma de decirle al ciudadano que estamos para servirles, que parece que para ellos nuestra única función es la de denunciar y recaudar”, valora Álvaro.  

Los tres también han querido recalcar la importancia de unos conocimientos básicos de primeros auxilios en todos los ámbitos de la vida: “Cuando llegamos al lugar, la gente solo tenía al hombre con un brazo levantado y le animaban a toser. Él tenía las manos en la garganta y no podía hablar, se estaba asfixiando y nadie hacía nada; si no llegamos nosotros ese hombre podía haber perdido la vida. El saber qué hacer, por mínimo que sea, siempre viene bien”, advierte Juan Carlos.

“Al final y al cabo, la importancia de tener ciertos conocimientos sanitarios y de primeros auxilios, es básico. Se puede dar cualquier situación en nuestra vida y una mínima acción puede salvar una vida”, concluye Álvaro. 

Comentarios
Lo más