A juicio por una presunta agresión con un cuchillo de cocina mientras la víctima le gritaba "mátame"

A juicio por una presunta agresión con un cuchillo de cocina mientras la víctima le gritaba "mátame"
A juicio por una presunta agresión con un cuchillo de cocina mientras la víctima le gritaba "mátame"

El hombre de 48 años y nacionalidad marroquí, R.T.D., que el pasado mes de enero fue detenido en Salamanca tras presuntamente apuñalar en el vientre a una mujer N.L.S., también marroquí de 47 años, tras una discusión sentimental, será juzgado por un presunto delito de lesiones y se enfrentará a la pena de tres años de prisión que solicita el fiscal, así como a la prohibición de aproximarse a la mujer  por un periodo de cinco años a menos de 250 metros de distancia de ella. Además, deberá hacer frente a la responsabilidad civil de varios miles de euros

El procedimiento ha entrado ahora en su fase de juicio oral (aunque por el momento la vista no ha sido señalada) por unos hechos que ocurrieron el pasado 7 de enero de 2019; cuando el acusado (que no tenía entonces antecedentes penales, tal y como han confirmado fuentes del caso) se encontraba en el domicilio de su pareja sentimental, lugar donde ambos entablaron una discusión, según el escrito de calificación del Ministerio Fiscal.

Fue entonces cuando, aprovechando la circunstancia de que la víctima portaba en su mano un cuchillo de cocina de unos 20 centímetros, y que le dirigía al acusado expresiones tales como "mátame", el acusado le tiró hacia atrás del pelo mientras agarraba la mano de la mujer y se lo clavó presuntamente en el abdomen. 

La víctima sufrió una herida incisa de entre tres y cuatro centímetros en el torso, a la altura de las costillas, que precisó tratamiento quirúrgico y sutura, con un periodo de reposo de 51 días. La herida le dejó secuelas por cicatriz quirúrgica y estrés postraumático.

La acusación particular, por su parte, eleva la solicitud de pena hasta los cinco años de prisión

Tras ser detenido por agentes de la Policía Nacional y puesto a disposición judicial, el acusado R.T.D. obtuvo la libertad provisional a la espera de juicio el pasado mes de enero. El Juzgado de Instrucción número 3 de Salamanca dictó, eso sí, un auto por el que prohibió al varón acercarse y comunicarse con la víctima.

La víctima cambió tres veces de versión al relatar los hechos

La víctima de la presunta agresión pasó cuatro días en el Hospital y posteriormente compareció en el Juzgado de Instrucción número 3, competente en casos de violencia de género, que se encargó de la instrucción del caso.

Sin embargo, tal y como pudo saber SALAMANCA24HORAS en su momento, llegó a cambiar hasta en tres ocasiones su versión de los hechos. En un primer momento indicó que la herida se la había causado accidentalmente ella con un cuchillo de cocina cuando intentaba abrir un envase. Posteriormente, en otra versión aportada a la Policía Nacional, explicó que ella misma se había colocado el cuchillo junto al vientre, pero que en un forcejeo con el hombre había terminado clavándoselo, debido a las dudas que de su relato tenían los facultativos médicos del Hospital.

Ya en su tercera versión indicó que el hombre había intentado asesinarla con el cuchillo. Sin embargo, la Policía Nacional informó también en enero que el acusado fue la persona que avisó al 112, acompañó a la víctima al Complejo Asistencial y se ofreció a acompañar a los agentes a la casa de la calle Arapiles, mostrándole dónde se encontraba el cuchillo causante de las lesiones.

Lo que sí reconoció la mujer tanto en su declaración ante la juez como en su entrevista con los policías que llevaron el caso es que con el hombre en cuestión mantenía una relación sentimental, aunque según él "no eran novios" y sólo tenían relaciones sexuales esporádicas. El 7 de enero, él acudió a la casa de la mujer, con el fin de acabar con la relación, y en ese momento tuvieron lugar los hechos en investigación por los que ella resultó herida de una cuchillada en el vientre.

La mujer trató dos veces de suicidarse ingiriendo pastillas

La mujer ingresó en 2018 en dos ocasiones más en el Complejo Asistencial de Salamanca por dos intentos de suicidio, en el que llegó a ingerir pastillas. En una de las ocasiones, también fue acompañada al Hospital con el mismo varón que ahora se enfrenta a juicio.

Comentarios