1,1 MILLONES MENOS DE HECTÁREAS

La disminución del barbecho perjudica a las aves esteparias como las avutardas o el sisón

La disminución del barbecho perjudica a las aves esteparias como las avutardas o el sisón
Ave sisón en España
La disminución del barbecho perjudica a las aves esteparias como las avutardas o el sisón

Así lo refleja un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid que publica Scientific Reports 

La disminución del barbecho en las zonas cerealistas afecta de manera perjudicial a las aves esteparias como avutardas o sisón en España, según concluye un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid que publica Scientific Reports.

El estudio, realizado por investigadores del Grupo de Ecología Terrestre (TEG-UAM) y del Centro de Investigación en Biodiversidad y Cambio Global (CIBC-UAM) han descrito la estrecha relación que existe entre el estado de las poblaciones de aves que habitan en zonas agrícolas y la superficie de terreno en barbecho (aquella en la que la tierra no se cultiva, no es tratada de ninguna forma y en la cual se deja crecer una cubierta vegetal, generalmente pasto o plantas arvenses).

El trabajo concluye que en los últimos quince años el barbecho se ha reducido en España en 1,1 millones de hectáreas porque la agricultura intensiva permite usar terrenos poco productivos que antes se mantenían como suelo en reposo mediante el uso de maquinaria, fertilizantes, pesticidas, regadíos y semillas seleccionadas, entre otros.

Los expertos sostienen que la expansión de la agricultura intensiva provoca la pérdida de la heterogeneidad a distintas escalas, desde la paisajística a la de la estructura de la vegetación, lo que provoca un impacto negativo en la biodiversidad.

Los investigadores explican que los análisis que han realizado han permitido dar forma y resaltar un problema que "era ampliamente conocido" y es que existe una "fuerte correlación entre la disminución de la superficie de barbecho y el descenso de las poblaciones de aves esteparias.

"La extensión de los terrenos en barbecho funciona como un buen indicador para conocer el estado de las poblaciones de aves en ese territorio", detallan los investigadores.

Asimismo, el estudio concluye que las aves especialistas de los medios agrarios como el sisón común (Tetrax tetrax) tienen una dependencia estrecha de los barbechos ecológicamente funcionales, que son las tierras en reposo en las que existe una cobertura de vegetación natural, sobre todo en la época de cría, cuando utiliza los barbechos como lugares para nidificar y criar a sus pollos.

Según datos de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, más del 50 por ciento de las especies de aves de la UE y el 55% de las especies de aves recogidas en la Lista Roja de la UICN dependen de los terrenos agrícolas.

"El sisón, que puede considerarse un especialista en barbechos y hábitats dominados por vegetación herbácea natural, es una especie bastante conocida desde el punto de vista científico, y podría funcionar como especie paraguas. Es decir, si protegemos los lugares importantes para el desarrollo de su actividad vital, como son los terrenos en barbecho, también estamos protegiendo a otros organismos asociados a estos lugares, de los cuales no conocemos tanto acerca de su ecología, pero sí sabemos que también están sufriendo fuertes descensos", concluyen los investigadores de la UAM.

En este contexto, confían en que su investigación sirva de instrumento en la planificación de la PAC a partir de 2020 en la que se introducirá el concepto de ecoesquemas, con el que se pretende incentivar prácticas agrícolas y ganaderas más compatibles con la conservación de los ecosistemas.

"Con estos objetivos en mente para la próxima reforma, debería considerarse la importancia de revertir la tendencia actual y promover una mayor protección de los espacios en barbecho, ya que hemos demostrado su importancia para la vida de muchos organismos", afirman los expertos, que añaden que no todas las especies se benefician del mismo tipo de barbecho, por lo que insisten en que es importante tanto la extensión del terreno como la diversidad de sus características, para así favorecer la existencia de comunidades de aves esteparias más ricas.


Comentarios