​El joven que se lanzó a la carretera para intentar ser atropellado en la avenida de la Merced entrará en un centro de desintoxicación y no seguirá en Topas

​El joven que se lanzó a la carretera para intentar ser atropellado en la avenida de la Merced entrará en un centro de desintoxicación y no seguirá en Topas
​El joven que se lanzó a la carretera para intentar ser atropellado en la avenida de la Merced entrará en un centro de desintoxicación y no seguirá en Topas

El fiscal solicitaba, previo al juicio, el ingreso en prisión por un periodo de tres años. Sin embargo, el reconocimiento de drogadicción y de los hechos por parte del acusado, ha llevado a la reducción de la solicitud de la pena por parte del Ministerio Fiscal en un año y medio. No obstante, el joven, de nacionalidad marroquí, no entrará en prisión, sino que lo hará como interno en un centro de desintoxicación

El joven de 24 años que fue detenido en febrero de 2019 por agredir a varios policías, después de montar un alboroto en Cruz Roja e intentar lanzarse, hasta en cuatro ocasiones, a los coches que pasaban por la avenida de la Merced con el objetivo de ser atropellado; ha sido condenado a un año y medio de prisión por un delito de atentado contra la autoridad y otros cuatro leves de lesiones.

Según ha podido saber SALAMANCA24HORAS.COM, el acusado, que lleva desde que cometiera estos actos en prisión preventiva, ha aceptado esa pena de un año y medio de prisión, pero no la cumplirá si entra como interno en un centro de desintoxicación y no lleva a cabo ningún acto delictivo por un periodo de tres años. El Ministerio Fiscal, que solicitaba para A.A. una pena de tres años por un delito de atentado contra la autoridad, ha estimado en la vista en el Juzgado de lo Penal Número 1 celebrada en la mañana de este lunes la rebaja de la pena después de que el joven, de origen marroquí, haya admitido un serio problema de drogadicción que lleva sufriendo desde los trece años de edad.

Una serie de altercados que llevó a cabo bajo los efectos de la mezcla de alcohol y cocaína

Según ha podido saber este medio, el acusado alegó que durante la comisión de los altercados que se describen a continuación estaba bajo los efectos del alcohol y de la cocaína y que, además, cuenta con una pequeña acepción psicológica de trastorno de personalidad.

Los hechos se remontan a la noche del 28 de febrero de este año cuando el varón, de 24 años de edad y considerado un usuario problemático de Cruz Roja por otros incidentes, provocó un altercado en las instalaciones al solicitar dinero para volver a la localidad donde vivían sus padres: Gibraleón. Por este motivo, las personas del centro alertaron a la Policía Local y a su llegada comenzó a increparlos y amenazarlos.

Acto seguido, intentó a lanzarse a los vehículos que circulaban por la avenida de la Merced hasta en cuatro ocasiones –en una de ellas fue golpeado ligeramente por uno de los vehículos- Ante esta peligrosa situación los agentes decidieron interceptarle a lo que el joven comenzó a agredirles, hecho por el que fue arrestado. En el traslado a la Comisaría de la Policía Nacional golpeó las puertas del coche patrulla y la mampara protectora, llegando a desencajarlas e incluso los agentes le tuvieron que poner una mascarilla porque no cesaba en su empeño de lanzar escupitajos.

Ya en dependencias de la Policía Nacional volvió a agredir a dos agentes e incluso lo llegó a intentar con un trabajador sanitario que se desplazó en una ambulancia para atenderle, ya que en el traslado había resultado herido por las patadas y golpes que estaba dando dentro del coche patrulla.

Comentarios
Lo más