Carlos Javier Salgado (UPL): “Me apena la falta de capacidad de gran parte de nuestra clase política”

Carlos Javier Salgado (UPL): “Me apena la falta de capacidad de gran parte de nuestra clase política”
Carlos Javier Salgado (UPL): “Me apena la falta de capacidad de gran parte de nuestra clase política”

El candidato de Unión del Pueblo Leonés al Senado responde a las cuestiones de SALAMANCA24HORAS.

En primer lugar, me gustaría preguntarle su opinión sobre qué ha pasado para que hayamos llegado nuevamente a este punto, es decir, a una repetición electoral.

Creo que puede considerarse como un fracaso colectivo de la política española, ya que es bastante lamentable que se tenga que volver a votar unos meses después, por el simple hecho de que quienes tenían que ponerse de acuerdo para que hubiese un gobierno, no hayan hecho sus deberes. Me apena la falta de capacidad que muestra gran parte de nuestra clase política para llegar a acuerdos en beneficio de la sociedad, pues hacer política, en realidad, conlleva llegar a consensos. Por ello, todas las partes deberían ceder algo desde sus programas de máximos para alcanzar puntos en común que sean satisfactorios y provechosos para un sector lo más grande posible de la población.

¿Qué sensaciones tiene de esta corta campaña?

En mi caso ha sido menos cansada que la que tuvimos que hacer en municipales y autonómicas, por ser más corta de lo habitual, lo que es de agradecer para quienes nos ha tocado seguir trabajando en nuestros empleos, y compatibilizarlos con la campaña. Esto no quita que unas semanas antes, a los partidos modestos nos tocase hacer un esfuerzo extra, recabando firmas de una parte del electorado para poder presentarnos a las elecciones, requisito que no tienen que cumplir los grandes partidos.

¿Qué se está jugando Salamanca este 10-N? ¿Y Castilla y León?

Desde mi posición como candidato de Unión del Pueblo Leonés (UPL), diría que se está jugando su visibilidad en las instituciones, ya que nuestra acción se enfoca precisamente a poner encima de la mesa los problemas de Salamanca, que parecen invisibles para los principales partidos políticos. Es decir, nos jugamos que, tanto Salamanca, como la Región Leonesa en su conjunto, se pongan en la agenda política y se hable de nuestros problemas y necesidades. En cuanto a Castilla y León, desde el regionalismo leonés no apoyamos su existencia como comunidad autónoma, y preferimos una autonomía propia para la Región Leonesa, por lo que llevaremos a las instituciones las exigencias de Salamanca, Zamora y León en exclusiva. Ello no evita que, si en nuestras manos está echar una mano a cualquiera de nuestras regiones vecinas, ya sea Castilla, Extremadura, Galicia o Asturias, les ayudaremos encantados, siempre y cuando no suponga un perjuicio para la Región Leonesa, que es nuestra prioridad.

¿Qué propone, en líneas generales, UPL?

Proponemos proyectos y medidas para dotar de un mayor desarrollo a Salamanca, de cara a detener la sangría demográfica y el declive socioeconómico que padece toda la provincia. Por ello, planteamos un plan de mejora de las telecomunicaciones para todo el medio rural salmantino, o un plan especial de desarrollo para el oeste salmantino, que es la zona más castigada de la provincia, con incentivos fiscales y de apoyo a los productos elaborados en la zona, y una mejora de las comunicaciones con Portugal. También queremos que el Gobierno se implique y potencie el plan para la reindustrialización de Béjar, que sigue sin desarrollarse, así como que paralice el proyecto Life Duero, que pretende trasvasar agua desde el Tormes salmantino hacia el sur de Valladolid, lo que perjudicaría a nuestros regantes y entorno natural. Además, proponemos un plan especial de promoción y potenciación de las marcas de calidad salmantinas, el retorno a la provincia de aquellos bienes culturales salmantinos que estén fuera y no estén musealizados y puestos en valor, así como de otros que consideramos expoliados (como el Calvario de Juan de Juni, o el claustro de la catedral vieja). Por último, lucharemos para que se dé una mayor promoción y difusión por parte del Estado de la cultura salmantina en todos sus ámbitos, desde el folclore y la etnografía a su riqueza lingüística, y que, en materia territorial, el Gobierno haga un reconocimiento explícito de la Región Leonesa, dotándonos de mecanismos para poder desarrollar proyectos propios sin que tengan que contar con el visto bueno de la Junta de Valladolid.

¿Qué le gustaría poder aportar en el Senado de salir elegido?

Me gustaría que mis paisanos sintiesen que, por fin, están verdaderamente representados por un senador que merece la pena, que mira por su tierra, y que hace de la construcción de un mejor futuro para Salamanca el centro de su acción política.

¿Es la despoblación nuestro principal problema en Salamanca?

Sí, o al menos, lo es una diversidad de factores que desembocan en la despoblación. Además, la propia configuración autonómica, hecha para mayor gloria de Valladolid, nos perjudica. Y es que en la provincia hemos perdido unos 35.000 habitantes desde que se nos insertó en Castilla y León, que se elevan a una pérdida de 150.000 en toda la Región Leonesa. Esto supone que 4 de cada 5 habitantes perdidos por la autonomía desde su creación, son de la Región Leonesa, siendo precisamente León, Zamora y Salamanca las tres provincias que más habitantes hemos perdido, y también las que más emigrantes tenemos en el extranjero, así como las que más nos hemos envejecido. Estos problemas tienen además especial incidencia en nuestro medio rural y, sobre todo, en la zona de La Raya, que ha perdido la mitad de sus habitantes desde que se creó Castilla y León, aunque no podemos olvidarnos de núcleos importantes como Béjar, que ha perdido en ese periodo 1 de cada 4 habitantes. Esto nos lleva a que, si la provincia de Salamanca tenía 2.000 habitantes más que la de Burgos en 1983, hoy la situación se ha invertido, y tenemos 26.000 habitantes menos que Burgos. Además, al emigrar sobre todo jóvenes en edad de trabajar, estamos teniendo una evolución especialmente grave en la tasa de juventud, en la de vejez, y en la de nacimientos, habiendo en nuestra provincia ya el doble de fallecimientos que de nacimientos al año. Por otro lado, podríamos hablar de que tenemos una de las peores rentas per cápita de la autonomía, habiendo pasado en las dos últimas décadas la brecha entre León y Castilla de 2.300 a 4.000 euros, en perjuicio de la Región Leonesa. Por estos y otros índices, que nos muestran que la Región Leonesa es la que peor evolución socioeconómica lleva de toda Europa desde que se nos metió en Castilla y León, creemos que debemos hacernos valer y devolver a Salamanca, Zamora y León a una senda de futuro que nunca debimos haber perdido.

¿Cómo piensa tratar de ponerle remedio?

Es una cuestión que se puede ir corrigiendo poco a poco, pero no hay una varita mágica que la solucione de un día para otro. Creemos que hay que poner los cauces para revertir la situación, y del mismo modo que Canarias tiene incentivos fiscales por su insularidad, o Ceuta y Melilla, aquí, dada nuestra situación de gravedad socioeconómica, deben implementarse medidas de discriminación positiva, que faciliten la residencia en nuestro medio rural, o la inversión en cualquier punto de la Región Leonesa. Por ello, proponemos rebajas específicas para nuestra zona en el impuesto del IRPF, en la factura de la luz (no olvidemos que la Región Leonesa exporta el 75% de la energía que produce, estando las sedes de las eléctricas fuera), o líneas especiales de ayudas para quien decida invertir en Salamanca, que serían más cuantiosas de acometerse en nuestros pueblos. Además, la mejora de las telecomunicaciones en nuestro medio rural es clave, y por ello, queremos un plan especial para nuestros pueblos, que permita tener las mismas condiciones en este aspecto que las grandes ciudades, para que una mala cobertura tecnológica no sea la culpable de una falta de inversión en nuestro entorno rural. Por otra parte, se debe incentivar el consumo de los productos agro-ganaderos de nuestra zona, con planes especiales, ya que son los ganaderos y agricultores los que mantienen vivos nuestros pueblos, y deben ponerse todas las facilidades a su alcance, para que se mantengan en ellos y parte de nuestros jóvenes decidan dar un relevo generacional al campo. También es imprescindible dotar de una cobertura sanitaria digna a nuestras comarcas, pues en ocasiones este hecho motiva que algunos vecinos se marchen a vivir a la ciudad. En este sentido, consideramos indignante que no haya un hospital comarcal en Ciudad Rodrigo, o una UVI móvil y centro de especialidades en Vitigudino, que cubran las necesidades sanitarias del oeste, además, en Béjar se está desmantelando paulatinamente el hospital comarcal, lo que está desembocando en que en Salamanca las listas de espera sean las mayores de toda la autonomía.

¿Qué infraestructuras considera necesarias (y prioritarias) para Salamanca en esta próxima legislatura?

Hay varias que podríamos considerar prioritarias. Por un lado, en materia ferroviaria, debería hacerse un estudio técnico que permita la reapertura del ferrocarril Vía de la Plata (con un trazado actualizado que le dote de más eficiencia), ya que resulta indignante que Salamanca esté incomunicada a norte y sur por tren. Asimismo, debe acometerse la electrificación de la vía férrea Salamanca-Ávila, que da servicio a Peñaranda, mejorando parte de su trayecto, para asegurar el futuro de esta vía. Por otra parte, en carreteras, es prioritaria la creación de una mejor conexión entre Béjar y Ciudad Rodrigo (mediante una autovía entre Guijuelo y Sancti Spíritus que conecte la A-66 y la A-62 salvando la sierra), la construcción de un puente internacional en Masueco que haga más permeable la frontera con Portugal en Las Arribes, o la creación de enlaces de conexión directas desde la A-62 a Villavieja de Yeltes y a la CL-526 (carretera Ciudad Rodrigo-Coria). A ello, habría que sumar una ronda este para Salamanca que conecte la A-62 y la A-50, o que se lleve a cabo de una vez el enlace de Buenos Aires.

¿Qué le diría a los ciudadanos en los instantes antes del 10-N?

Que antes de depositar el voto piensen en cómo están Salamanca y sus comarcas, y que a la vez se convenzan de que esta provincia tendrá futuro si queremos, que está en nuestras manos parar esta pésima deriva, y para eso nos presentamos desde Unión del Pueblo Leonés (UPL), para poner los asuntos salmantinos encima de la mesa, para que en el Congreso y el Senado se tenga que hablar de las necesidades de Salamanca, sí o sí.

Comentarios
Lo más