“Mis hijas me dijeron que jugaban con él a las cosquillas, pero que era un secreto. Al preguntarles dónde les tocaban, se señalaron los genitales”

“Mis hijas me dijeron que jugaban con él a las cosquillas, pero que era un secreto. Al preguntarles dónde les tocaban, se señalaron los genitales”
“Mis hijas me dijeron que jugaban con él a las cosquillas, pero que era un secreto. Al preguntarles dónde les tocaban, se señalaron los genitales”

Son palabras de la madre de las niñas en el juicio celebrado en la mañana de este lunes donde un varón se enfrenta a una pena de 8 años de prisión por el presunto abuso sexual de las menores. Por su parte, él admite que nunca sucedió nada con ellas y que todo es una invención de la abuela por celos

La Audiencia Provincial de Salamanca ha acogido en la mañana de este lunes el juicio por el presunto delito de abusos sexuales que un hombre llevó a cabo en junio de 2018 sobre las dos hermanas menores de edad a las que cuidaba. El varón, de iniciales J.I.G.E., era un amigo de la familia que se ofrecía a cuidar a las niñas cuando la pareja no estaba en casa. La abuela fue quién se encontró, presuntamente, al hombre con las dos menores desnudas sobre la cama de la habitación de ellas.

Sin embargo, el acusado ha alegado en el juicio que “todo es inventado. Nunca entró la abuela en una habitación cuando yo estaba con las niñas. Yo no he estado con las niñas a solas sin ropa, ni siquiera las he visto desnudas en presencia de sus padres. Son cosas que ha dicho la abuela porque se sentía desplazada”. El hombre ha admitido que cuidaba habitualmente a las niñas, que las iba a buscar al colegio y que ellas siempre se abalanzaban sobre él; algo que no sentaba bien, según el acusado, a la abuela de estas.

Precisamente, el varón, que no ha querido responder a las preguntas de la acusación particular de la familia, ha respondido a su defensa alegando que “la mujer se me insinuó y me propuso mantener relaciones sexuales, algo que yo siempre le negué. A ella también le dolía que dijeran en la calle que yo parecía el padre de las niñas y la pareja de su hija”

Del mismo modo, dice que jamás ha tocado las partes íntimas de las menores y que las cosquillas, siempre en presencia de sus padres, se las hacía solamente en los pies. “No se me ocurre en la vida hacer algo así. No me produce ninguna satisfacción”.

Algo que se contradice con la declaración de la madre de las niñas quien admite que sus hijas están muy afectadas, “una de ellas tiene que dormir muchos días con nosotros porque tiene pesadillas con un hombre malo” Del mismo modo, ha afirmado que tardó varios días en denunciar los hechos porque era consciente “de que lo que iba a hacer era muy grave, porque una persona podía ir a la cárcel”.

Asegura que la tarde del día en el que su madre le contó todo (más de 20 días después de los supuestos actos) ella vio una escena que le “descolocó. Estaba mi hija con él en mi habitación, la pequeña tenía los pantalones bajados y él le estaba acariciando el culo. Sin embargo, en ese momento yo le eché la bronca a la pequeña en vez de a él. Admito que reaccioné mal”.

Por otro lado, afirma que días después, en presencia de su marido que estaba fuera por trabajo, decidió preguntar a las niñas por la actitud del amigo de la familia. “Ellas me dijeron que jugaban al juego de las cosquillas, pero que el acusado les había dicho que no podían contárselo a nadie porque era un secreto. Cuando les pregunté que dónde les tocaba, ellas se señalaron sus partes”.

Así mismo, la madre ha contado en el juicio que una cuidadora de las niñas les preguntó, a petición de los padres, qué había sucedido con este hombre y ellas le señalaron en un muñeco las partes dónde el hombre les había tocado, centrándose en los genitales.


El juicio ha quedado visto para sentencia.

Delito por los que se piden 8 años de prisión para el acusado

Los hechos se centran en junio de 2018, momento en el que el varón fue sorprendido por la abuela de las niñas en una habitación con estas desnudas sobre la cama. Sin embargo, sus actos podrían remontarse a varios meses atrás, puesto que el hombre se hacía cargo de las pequeñas en múltiples ocasiones cuando la pareja, por motivos desconocidos, no podían hacerse cargo de las niñas.

Precisamente, ese día de junio, el hombre, nacido en un país de Europa del Este y compañero de trabajo del matrimonio, se encontraba en la casa de la pareja junto a las dos niñas y su abuela. Las pequeñas, de seis y ocho años por aquel entonces, estaban en la habitación, momento en el que, presuntamente, el acusado aprovechó para acceder al cuarto de ellas cerrando la puerta del mismo. La abuela, que llevaba tiempo viendo algunos comportamientos sospechosos en el hombre, entró en el dormitorio de las pequeñas.

Allí, según el escrito de calificación previa, la abuela encontró al hombre toqueteando a las menores que se encontraban desnudas encima de la cama, al preguntarle “¿Qué hacía?” el hombre no le respondió.

Después de esos hechos, primero a sus padres y después antes las autoridades competentes, las niñas alertaron que era un juego que siempre hacían con el acusado “que les hacía cosquillas por todo el cuerpo”, incluyendo también sus partes íntimas.

Ante la denuncia de los familiares y las palabras de las niñas el varón fue detenido por la Policía Nacional y enviado directamente a prisión preventiva, donde pasó varios días hasta que quedó en libertad vigilada.

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal solicita para el varón ocho años de prisión, cuatro por cada uno de los actos con las menores, por un presunto delito de abuso sexual a menores. Del mismo modo, se solicita un periodo de libertad vigilada posterior, la inhabilitación para trabajar con menores y un periodo de alejamiento de cinco años por cada hecho, es decir un total de diez años.

Del mismo modo, según ha podido saber este medio, se intentará que las niñas no tengan que declarar en el juicio para evitar que tengan que recordar aquellos actos y evitar que tengan que pasar un mal rato.

Comentarios
Lo más