​El guardia civil que evitó en mayo una tragedia en una comunión en Ciudad Rodrigo tendrá que pasar por el quirófano

​El guardia civil que evitó en mayo una tragedia en una comunión en Ciudad Rodrigo tendrá que pasar por el quirófano
Foto de archivo de un agente de la Guardia Civil
​El guardia civil que evitó en mayo una tragedia en una comunión en Ciudad Rodrigo tendrá que pasar por el quirófano

La lesión en la muñeca que sufrió impide que pueda desarrollar su labor física al completo, por lo que tendrá que operarse para solucionar las molestias. La destreza de este agente, que se encontraba fuera de servicio, consiguió que no sucediera nada cuando una mujer entró con un cuchillo en una celebración familiar

Era principios de mayo cuando una familia celebraba, con amigos y seres queridos, una comunión en Ciudad Rodrigo. Todo transcurría con tranquilidad hasta que, de repente una mujer a la que nadie conocía se presentó en la fiesta, repleta de niños, “con la cara desencajada y un cuchillo en la mano”, tal y como contaron testigos presenciales a SALAMANCA24HORAS por aquel entonces.

Pese a que el pánico se apoderó de casi todos los presentes y se mascó la tragedia, un agente de la Guardia Civil que se encontraba fuera de servicio en aquel momento y que estaba en la comunión logró evitar, con una gran destreza y tranquilidad, que sucediera un mal mayor.

Eso sí, tal y como recogió este diario en mayo, el agente no salió ileso ya que, pese a tener conocimientos de defensa personal, sufrió daños en la muñeca. Unos daños que le van a obligar a pasar por el quirófano en las próximas semanas y es que, si bien en un momento se descargó la lesión que se produjo le impiden desarrollar correctamente su labor física.

Según ha podido saber este periódico, el agente ha desarrollado un tratamiento conservador durante estos meses que no le impedían trabajar pero que no le facilitaban su labor, motivo por el que el médico le ha aconsejado que se opere para solucionar los daños que tiene.

Incluso por la lesión que le apartará durante unas semanas de su trabajo, la situación pudo ser peor, sobre todo con tantos niños presentes, y que fue resuelta de gran manera por la destreza de este guardia civil, que comentaba a posteriori en la continuación de la comunión, y según reproduce uno de sus familiares a este medio, que “la cosa salió bien porque también tuvo mucha suerte”.

Comentarios
Lo más