Remedios caseros para mejorar la circulación sanguínea

Remedios caseros para mejorar la circulación sanguínea
Remedios caseros para mejorar la circulación sanguínea

La mala circulación sanguínea se suele reflejar con la aparición de varices o pies hinchados. Te mostramos todos los trucos sobre cómo mejorar la circulación sanguínea

Pasar demasiadas horas en la misma posición, ya sea de pie o sentado, puede dar lugar a una mala circulación sanguínea que suele reflejarse en nuestro cuerpo con la aparición de varices o pies hinchados. No es una enfermedad grave, pero sí molesta, por lo que algunos trucos para deshacerte de la mala circulación y lucir unas piernas bonitas.

Con el simple gesto de cambiar algunos hábitos diarios y teniendo cuidado con nuestra alimentación, conseguirás mejorar la circulación sanguínea de todo tu cuerpo y dejarás de sentir la típica pesadez en las piernas como consecuencia de una mala circulación. 

Cómo mejorar la circulación de las piernas: 

Está claro que hacer ejercicio regularmente y llevar una dieta sana y equilibrada es básico para que nuestra circulación sanguínea funcione de manera óptima. Sin embargo, hay ocasiones en que los problemas relacionados con la mala circulación pueden aparecer, aunque cumplas con lo dicho anteriormente. Sigue estos consejos para mejorar la circulación en las piernas:

- Buena postura en la oficina: no sirve de mucho dedicar una hora al día a realizar ejercicio si después estás todo el día sentado en el trabajo. Pero si no tienes otra opción, hay muchos trucos que puedes tener en cuenta, como no cruzar las piernas, levantarte cada 30 o 45 minutos, utilizar las escaleras en lugar del ascensor o mover las piernas mientras estás sentado. Hay gente que incluso ha comenzado a utilizar una fitball o pelota de pilates para sentarse en lugar de una silla con respaldo. De esta manera, y siempre que te sea posible, estarás realizando ejercicio mientras trabajas sin esfuerzo.

- Reduce el uso de tacones y prendas ajustadas: el uso de tacones aumenta las posibilidades de padecer osteoartritis, además de provocar lesiones en los dedos como juanetes. Deterioran los cartílagos de las rodillas aumentando el riesgo de artritis y contribuyen al arqueamiento de la espalda. Por si no fuera poco, acorta tus gemelos y atrofia la forma natural de andar descalzo. Las prendas muy ajustadas también impiden el buen funcionamiento de la circulación sanguínea. 

- Suaves masajes ascendentes en tus piernas: esta acción es muy eficaz si tienes las piernas o los pies hinchados, mejorando la desaparición de las varices. Si lo haces aplicando una crema antivarices, los resultados serán más efectivos. También puedes utilizar aceites naturales para masajes como el de almendras.

- Realiza ejercicio: tanto andar, como montar en bici, nadar o cualquier otro deporte, activa la circulación de forma inmediata y la mejora a medio plazo. Otro beneficio es que combate el sobrepeso, uno de los principales desencadenantes de la mala circulación.

- Sigue una dieta rica en fibra y baja en sal: los problemas intestinales están relacionados directamente con la circulación sanguínea, así que opta por ingerir ingredientes naturales y saludables, evita los alimentos procesados y ten cuidado con el uso de la sal. Puedes reducir su consumo añadiendo especias a tus comidas que dan un toque único y no son perjudiciales.

- Baños de agua fría: alivia la pesadez y reduce la inflamación de las piernas, además de tener otros muchos beneficios como estimular las defensas, reafirmar la piel y prevenir resfriados.

Alimentos que mejoran la circulación sanguínea:

- Jengibre: esta raíz, consumida habitualmente, fluidifica la sangre, ayudando cuando existen problemas relacionados con la mala circulación. Puedes tomarlo fresco o seco con tus comidas, infusiones o postres.

- Ajo: son muchas las propiedades beneficiosas de este alimento, entre ellas es un anticoagulante que, junto con la cebolla, estimula la circulación sanguínea y disminuye la aparición de varices.

- Frutos de color oscuro: la uva negra y los arándanos son ricos en antioxidantes y, por ende, en vitamina C, lo que mejora el aspecto de las varices y son beneficiosos para una buena circulación de la sangre.

- Nueces: un puñado al día aporta a nuestro organismo omega-3, el cual tiene un alto poder antiinflamatorio, y vitamina B3 que, gracias a su efecto vasodilatador, favorece la circulación sanguínea pudiendo eliminar las varices.

- Trigo sarraceno: este cereal es rico en flavonoides que refuerza la acción de la vitamina C, protegiendo los capilares y las paredes de los vasos sanguíneos. Con consumir dos o tres raciones a la semana será suficiente.

- Mijo: este cereal de origen asiático tonifica el bazo, el cual rige los vasos sanguíneos y permite que la circulación sanguínea sea adecuada. Cuécelo con abundante agua y toma dos raciones a la semana como cereal, en pasteles o croquetas.

- Cola de caballo: es rica en silicio, necesario para la formación de colágeno y para mantener en perfecto estado las paredes vasculares. Puedes tomar dos tazas en infusión con la planta molida o añadirla a ensaladas, cremas y verduras.

- Pipas de girasol: aportan aminoácidos esenciales necesarios para la estructura capilar y son ricas en vitamina E, un potente antioxidante. Con una cucharada al día es suficiente.

- Limón: la cantidad de vitamina C del limón es imprescindible, ya que interviene en la formación de colágeno y elastina. Lo ideal es tomar medio limón exprimido con agua tibia en ayunas y, por supuesto, puedes añadirlo a todas las comidas que quieras.

- Cúrcuma: es una especia con propiedades antiinflamatorias, además de ser un potente antioxidante. Puedes tomarla fresca en infusión, cremas o salsas con un poco de pimienta y aceite de oliva para mejorar la circulación sanguínea.

Comentarios
Lo más