Los padres de Julen llegan a un acuerdo con el dueño de la finca para evitar el juicio

Los padres de Julen llegan a un acuerdo con el dueño de la finca para evitar el juicio
Los padres de Julen llegan a un acuerdo con el dueño de la finca para evitar el juicio

David Serrano acepta un año de cárcel, pero no ingresará en prisión al carecer de antecedentes penales y siempre que pague una indemnización a los padres de Julen

Los padres de Julen, el niño de dos años que murió hace un año tras caer en un pozo en Totalán, Málaga, han llegado a un principio de acuerdo con el dueño de la finca y único acusado por la muerte del menor. David Serrano ha aceptado una condena de un año de prisión y el pago de una indemnización, con lo que se evitará el juicio que iba a comenzar este martes, según informa el diario digital 20minutos.

Unas 50 personas están citadas a declarar como testigos o peritos en el juicio en el Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga al dueño de la finca donde murió Julen. El pequeño fue rescatado sin vida 13 días después de caer en dicha prospección hace ahora un año.

El propietario de la parcela, David Serrano, está acusado por un delito de homicidio por imprudencia grave por el que le acusa la Fiscalía, que solicita una pena de tres años de prisión; y la acusación particular, en representación de los padres del niño, que pide tres años y medio de cárcel.

Sin embargo la acusación particular y la defensa han sostenido una reunión con la Fiscalía para darle a conocer los términos del pacto, al que ha dado el visto bueno.

De esta forma, solo resta que el juez ratifique el acuerdo y dicte este martes una sentencia de conformidad que evitará la celebración del juicio.

El pacto implicaría ´que Serrano fuera condenado a un año de cárcel, pena que quedaría suspendida, al no tener el único acusado antecedentes penales.

El fiscal, en su escrito de acusación provisional al que tuvo acceso Europa Press, incide en que el procesado "no había señalizado ni advertido" de la presencia de la prospección y en que "era el único conocedor" de la existencia del pozo. La acusación de los padres también le achaca una "negligencia" que es "extremadamente grave" y una conducta omisiva.

Por su parte, la defensa del acusado había señalado que no se sostenía la acusación por homicidio por imprudencia grave contra su cliente, insistiendo en la "imposibilidad de haber previsto el riesgo" de que el niño cayera y en que avisó varias veces al padre del pequeño de la existencia de pozos. 

Comentarios
Lo más