El procedimiento de actuación de 18 páginas del Hospital de Salamanca ante casos de infección por coronavirus

El procedimiento de actuación de 18 páginas del Hospital de Salamanca ante casos de infección por coronavirus
FOTO: EUROPA PRESS
El procedimiento de actuación de 18 páginas del Hospital de Salamanca ante casos de infección por coronavirus

El Complejo Asistencial Universitario está preparado para actuar ante cualquier síntoma que pueda hacer sospechar que un paciente lo tiene

La infección por coronavirus tiene al planeta Tierra en alerta desde diciembre de 2019, cuando surgían los primeros casos en Wuhan (China).

Aunque en Salamanca no se ha registrado ningún afectado por este virus que puede transmitirse por el aire o por entrar en contacto con quienes lo tienen, el Complejo Asistencial Universitario está preparado para actuar ante cualquier síntoma que pueda hacer sospechar que un paciente lo tiene.

Así, en enero se elaboraba un documento de 18 páginas que contiene ocho puntos y tres anexos en los que se explica al personal sanitario cómo ha de actuar.

Este dosier, confeccionado por nueve profesionales de la sanidad pública, indica que lo primero que se debe realizar es una evaluación epidemiológica del paciente para conocer si los síntomas por los que se presenta en el hospital pueden ser comunes a los de quienes portan el Covid-19. Si se percibe que no, hay que evitar activar la alerta.

Si el enfermo revela haber tenido un contacto estrecho con un caso confirmado en los últimos catorce días o ha estado en Wuhan en las dos semanas previas, ha de evaluarse el criterio clínico, es decir, comprobar, entre otros factores, si existe fiebre o infección respiratoria aguda. Si este nuevo paso confirma las sospechas, hay que activar la alerta e iniciar un estudio de los contactos estrechos (trabajadores sanitarios que no utilizaran las medidas de protección adecuadas, familiares, personas con las que haya tenido contacto físico o gente que se haya situado a menos de dos metros de distancia, como los pasajeros de un vehículo).

En otro apartado se hace referencia a las medidas a tomar en función del hospital al que acuda el posible afectado. Sea en el que sea, se pide preguntarle si ha estado en China en los últimos catorce días. Si responde afirmativamente, el paciente y los acompañantes tendrán que ponerse una mascarilla quirúrgica. Además, el afectado será trasladado a los consultorios habilitados para atender su posible enfermedad a la vez que se debe limpiar la sala en la que ha sido recibido y las zonas por las que ha pasado (como una ambulancia o un ascensor) antes de atender a otro paciente.

Una vez activada la alerta, hay que comunicar tal hecho a la autoridad sanitaria, a Medicina Preventiva y a los jefes de guardia. También se procederá a tomar muestras al paciente y a enviarlas al Centro Nacional de Microbiología a una temperatura de 4 grados. En este punto se abren dos opciones: ingresar o no al enfermo. Si se determina la segunda opción, se le hará un seguimiento a criterio de la autoridad sanitaria. Si se opta por el primer planteamiento, se le colocará en una habitación individual, probablemente situada en la sexta planta del Hospital Clínico. En todo este proceso se ruega a los sanitarios que tomen precauciones higiénicas y de limpieza. Si, después, las pruebas realizadas dan negativo, el caso quedará descartado. Si dan positivo (caso confirmado o probable), se aislará al paciente durante un mínimo de dos semanas hasta que los síntomas de afección desaparezcan.

Entre las precauciones a extremar durante el tiempo que un afectado o posible afectado permanezca ingresado aparecen el uso de mascarilla quirúrgica y evitar que contacte con personal en formación y mujeres embarazadas o en tiempo de lactancia. Si se entra en contacto con el paciente, el personal médico ha de portar bata impermeable, guantes y protección para los ojos de montura integral. El equipo médico será de un solo uso o de uso exclusivo y la limpieza y la desinfección de las superficies y el mobiliario se harán con desinfectante a base de peróxido de hidrógeno, mientras que a los baños, a los suelos y a las paredes se les aplicará una solución clorada.

Mientras permanece ingresado o aislado, el paciente solamente sería movido fuera de la habitación en situación estrictamente necesaria, con un traslado programado y con el personal receptor protegido. Si tuviera que salir del hospital, el viaje se haría en ambulancia preparada para ello, situándose la cabina del conductor separada del área para el paciente.

Todas estas pautas constituyen los pasos a seguir por el personal sanitario del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca si se encuentra con un posible afectado por coronavirus, que desde esta semana recibe el nombre oficial de Covid-19.

Comentarios
Lo más