​DOCUMENTAL | De tocar fondo con las drogas y acabar en la cárcel, a servir de ejemplo por los colegios

​DOCUMENTAL | De tocar fondo con las drogas y acabar en la cárcel, a servir de ejemplo por los colegios
​DOCUMENTAL | De tocar fondo con las drogas y acabar en la cárcel, a servir de ejemplo por los colegios

Esta es la historia de Aitor. Un joven abulense de la localidad de El Mirón que pasó su juventud en Salamanca. Una época en la que las drogas le absorbieron y le llevaron a estar completamente enganchado, “me levantaba por la noche y tenía que meterme una raya para poder volver a dormirme”, fue tal su nivel de consumo que la necesidad de dinero le llevó a traficar. Hoy en día su vida ha dado un giro total, lleva tres años sin consumir nada y ahora ayuda a gente a desengancharse de las drogas 




¿Qué aspecto tiene una persona toxicómana? "Delgado, sin dientes, analfabeto o que vive en la calle"; son algunas de las respuestas que dan los adolescentes cuando Aitor, un joven extoxicómano, se presenta en sus colegios para proponerles un juego que tiene una pequeña trampa. Él les anima a contestar a esa pregunta para hacer tiempo mientras llega una persona que ha estado inmersa en el mundo de las drogas y que les contará su propia experiencia.“Ellos nunca aciertan porque están muy confundidos, se creen que las personas toxicómanas tienen un aspecto que está muy alejado de la persona que consume hoy en día. Después les pregunto si esas características coinciden con una persona normal, como por ejemplo conmigo. Todos dicen que no y es ahí cuando revelo que yo soy el extoxicómano”.

Aitor colegio 000000Imagen de una de sus charlas por los institutos de Salamanca

Aitor entró en la cárcel por tráfico de estupefacientes.  Sus padres, ajenos a la vida delictiva de su hijo, se quedaron perplejos cuando les llamaron y les dijeron que su hijo estaba detenido: “Tú imagínate unos padres que no saben nada, ni de que me drogo, ni de que trafico y de repente les llaman y les dicen “es que tu hijo está en la cárcel”

Pero, hay dos tipos de personas que entran en prisión. Los que lo viven como un mero trámite más para después volver a su vida de antes o los que se dan de golpe con su propia realidad. Aitor, es de este segundo grupo. Entró en prisión después de que su alta adicción a las drogas y la elevada demanda de dinero para poder sufragarlas, le llevaran a optar por la vía criminal. Ha sido condenado por la Audiencia Provincial a cinco años de prisión y una multa de 300.000 euros, algo con lo que ahora tendrá que cargar el nuevo Aitor, porque el de hoy en día es otro completamente diferente al del pasado.

Al llegar a la cárcel, este joven abulense, se dio cuenta que las drogas habían acabado con su vida y que había tocado fondo. Sin embargo, él no se rindió y con ayuda comenzó una larga senda, y no exenta de obstáculos, para alejarse por completo del mundo de las drogas.

Con el apoyo de los psicólogos del servicio ambulatorio y centro de día de Cáritas Diocesana de Salamanca: Fran, Mari Jose y Daniel; ha conseguido llevar a cabo un proceso completamente limpio –sin recaídas ni sustitutivos- y ya lleva más de tres años sin consumir.

Esa lección de la vida le ha llevado a darse cuenta que todos sus problemas venían desde el mismo lugar: Las drogas. Por ello, decidió cambiar por completo su vida y hoy día es una persona nueva, con un trabajo estable, un matrimonio y un hijo; además de varios proyectos innovadores como una línea de productos nutricionales bajos en azúcar.

Aitor pasteleria 000000Uno de los productos que Aitor comercializa en su nuevo e innovador proyecto

Ahora quiere que sus errores sirvan de ejemplo para el resto de personas y por ello ayuda a toxicómanos a salir del mundo turbulento de las drogas, además de dar charlas impactantes en colegios e institutos.

El resumen de su vida, que recogemos en forma de documental en SALAMANCA24HORAS.COM, no tiene desperdicio. Un ejemplo de valentía, por ofrecerse y exponerse a contarlo, y de superación.

Comentarios
Lo más