​“Si el caso de coronavirus en Salamanca se confirma, habría que tomar las medidas que se están adoptando en otros países, pero sin caer en el alarmismo”

​“Si el caso de coronavirus en Salamanca se confirma, habría que tomar las medidas que se están adoptando en otros países, pero sin caer en el alarmismo”
​“Si el caso de coronavirus en Salamanca se confirma, habría que tomar las medidas que se están adoptando en otros países, pero sin caer en el alarmismo”

El doctor Ortiz de Lejarazu Leonardo, profesor de Microbiología y director emérito del Centro Nacional de la Gripe de Valladolid, ofreció este lunes una conferencia sobre el coronavirus. Recordó que la gravedad entre menores de 50 años es “mínima”, y que los grupos de riesgo son los mayores y personas con otras enfermedades

Casualidades de la vida, este pasado lunes, 24 de febrero, día que el hospital Clínico activaba el protocolo por un posible caso de coronavirus en Salamanca, el Palacio de Figueroa una conferencia sobre el tema más candente de la actualidad. Organizada por el Colegio de Farmacéuticos de Castilla y León, la conferencia ‘Nuevo Coronavirus: la visión de un virólogo’ contaba con Raúl Ortiz de Lejarazu Leonardo como ponente.

Un nombre poco conocido para el público general, pero de gran prestigio en su campo, ya que es profesor de Microbiología de la Universidad de Valladolid y director emérito -se jubiló muy recientemente- del Centro Nacional de Gripe de Valladolid. Antes de su simposio, el doctor Ortiz de Lejarazu atenía a SALAMANCA24HORAS, afirmando que el que la charla estuviese programada tal día era “una coincidencia”.

Eso sí, aprovechó para recordar que los coronavirus son “unos virus importantísimos” y que ya hace dos años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) los incluyó en la lista de patógenos prioritarios. “Para los profesionales entendidos, los coronavirus siempre han sido objeto de atención”, explicaba, si bien matizaba que se ha hecho más de actualidad “desde el episodio de China y pasar las fronteras”.

En el caso de que el caso de Salamanca se confirmase, el virólogo valoraba que habría que tomar “las medidas que se están adoptando en otros países”, aunque insistió en que “no hay que caer en el alarmismo” ni tampoco “en el negacionismo”. Para ello, rememoraba una frase que decía Napoleón a sus generales antes de cada guerra, “sobre todo cuando era contra los españoles”, apuntó con gracia: “Jamás deis la batalla por perdida. Y añadía a continuación: ni ganada”.

Ese equilibrio que mantenía Napoleón es el que el doctor Ortiz de Lejarazu pide ahora, ya que hasta el momento sólo se sabe que “tenemos un nuevo patógeno que parece que tiene una gran infecciosidad” y que se difunde “muy bien entre la población”. Pero, sobre la gravedad, recuerda que es muy diferente según los segmentos de edad, “al igual que en muchas infecciones respiratorias”.

Los mayores y las personas con enfermedades, los grandes grupos de riesgo

Esos grupos de riesgo no serían ni los jóvenes ni los menores de 50 años, entre los que la gravedad es “mínima”, sino que serían “las personas más mayores y, sobre todo, con patologías subyacentes o con enfermedades concomitantes”. Es decir, que las pasan a la vez o de manera permanente, como la diabetes o la hipertensión, señalaba. Ahí “sí que tiene más importancia y cierta gravedad”.

Raúl Ortiz de Lejarazu Leonardo 2


Pero, como también bien afirmaba, “no tenemos datos todavía para poder saber la gravedad definitiva que puede tener un virus que acaba de aparecer” y que apenas lleva algo más de dos meses, lo que impide saber ni el número real de afectados -sobre todo si se confirma que hay portadores asintomáticos- ni la gravedad final de todo el conjunto, puesto que “ahora mismo, estamos viendo los que requieren asistencia médica. Y esa no es toda la pintura del virus”.

“El SARS desapareció de los humanos porque se extinguió biológicamente”

Este nuevo coronavirus ha recordado, en sus orígenes, al SARS que, en 2003, también parecía una futura pandemia, y de por aquel entonces se tomaron “Muchas lecciones”. Sin embargo, el SARS desapareció. “Más que pararla el mundo, ocurrió una extinción biológica del virus”. A día de hoy sólo existe “en algún reservorio o los laboratorios que han trabajado con él”.

¿Por qué sucedió esto? Porque el virus, cuando saltó de ‘huésped’, “transitó por una carretera que no es la suya, y tuvo que pagar un peaje biológico”, concreta el virólogo. Ese peaje, con el tiempo, puede producir desde que desaparezca, como sucedió con el SARS; hasta que se estacionalice, como pasa con muchas infecciones; pasando porque pierda infeciosidad.

“Porque un virus, con una relativa infeccionsidad y que sea muy letal, es un virus que tiene pocas posibilidades de progresar”, aseguraba el doctor Ortiz de Lejarazu, puesto que “nadie pretende destruir al huésped que le hace vivir”. En otras palabras, “el éxito de un virus, y de un microorganismo, es infectar a muchas personas y matar a muy pocas”.

Miguel Barrueco

“Sería muy demagógico aprovechar esta alerta para reclamar más investigación, pero es verdad”

Por último, y con investigador que ha sido “y que sigo siendo”, el doctor Ortiz de Lejarazu lamentó que los fondos en investigación siempre sean muy escasos, lo que hace que mucho talento español tenga que emigrar. “Deberíamos hacer el esfuerzo por traerlo”, aunque consideró que “sería muy demagógico aprovechar esta crisis o alerta sanitaria” para reclamar más investigación. Es decir que no quería aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para tratar el tema, si bien puntualizó “pero es verdad”.

De hecho, puso el ejemplo de que investigación, en inglés, se dice research, lo que significa rebuscar. Es decir, “buscar donde ya han buscado otros”. Y consideró que lo que hace un investigador es “subirse a los hombros de la investigación que han hecho otros y ver un panorama que no veía hasta entonces”, algo “fundamental” con el nuevo coronavirus.

Porque los coronavirus no son algo nuevo, sino que “se conocen desde hace un montón de tiempo” y hay más de 30 especies. Algunos sólo afectan a los animales, “y que se lo digan a los ganaderos”, porque causan enfermedades “muy, muy graves”. Y también lo saben gente con perro, que han escuchado a su veterinario que era necesaria la vacuna del coronavirus.

“Pero no es este coronavirus, es otro”, concretó, ya que los coronavirus, en general, están muy esparcidos por la naturaleza, y “cualquier investigación al respecto, es bienvenida”.

Raúl Ortiz de Lejarazu Leonardo 3

Comentarios
Lo más