El peso de la agricultura en el empleo bajó desde el 46% al 4% entre 1955 y 2018, según Fedea

El peso de la agricultura en el empleo bajó desde el 46% al 4% entre 1955 y 2018, según Fedea
El peso de la agricultura en el empleo bajó desde el 46% al 4% entre 1955 y 2018, según Fedea

El estudio constata que este sector, junto a la industria, son los que menos han visto aumentar sus precios de venta

El peso de la agricultura en el empleo nacional se desplomó desde el 46% al 4% entre 1955 y 2018, mientras que el sector servicios elevó su participación desde el 30% hasta el 78%, con el subsector de servicios públicos incrementando en casi un 50% su peso dentro del total del sector.

Así lo refleja un estudio publicado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) en el que se construye una nueva base de datos de variables económicas regionales desagregadas por sectores.

Esta base de datos incluye series regionales de empleo (ocupados y asalariados), VAB a precios corrientes y constantes, salarios medios y remuneración de asalariados que cubren el periodo 1955-2018 con una desagregación en seis grandes sectores.

De acuerdo con este trabajo, elaborado por Angel de la Fuente (Fedea) y Pep Ruiz (BBVA Research), mientras la agricultura perdió peso en el empleo y los servicios lo ganaron entre 1955 y 2018, el resto de sectores muestran trayectorias más estables aunque con ciertos altibajos.

El estudio revela también importantes diferencias entre regiones en cuanto a su estructura sectorial, aunque con tendencia a reducirse con el paso del tiempo.

Entre otros casos atípicos, Fedea destaca el de Madrid por el reducido peso de la agricultura y el elevado peso de los servicios públicos; Asturias por el elevado peso de la minería durante buena parte del periodo analizado, y Cataluña y País Vasco por la importancia del sector industrial.

Según este trabajo, el sector con mayor valor añadido por trabajador en el periodo 1955-2018 ha sido el de energía y agua y el menos productivo, la agricultura. Los servicios, por su parte, han ido perdiendo terreno durante el periodo analizado, al igual que la industria, aunque en menor medida.

Fedea subraya que las diferencias entre regiones son también muy importantes teniendo en cuenta esta variable, siendo frecuentes ratios de 2 a 1 entre la comunidad más productiva y la menos productiva dentro de un sector determinado.

Por último, en el estudio se constata que la agricultura y la industria son las que menos han visto aumentar sus precios de venta entre 1955 y 2018, mientras que la construcción y los servicios han registrado incrementos mucho mayores.


Comentarios
Lo más