LEY DEL JUEGO

​Las asociaciones de vecinos consideran la Ley del Juego “insuficiente” aunque la ven bien como “un primer paso”: “Vamos a seguir luchando para acabar con esta lacra social”

​Las asociaciones de vecinos consideran la Ley del Juego “insuficiente” aunque la ven bien como “un primer paso”: “Vamos a seguir luchando para acabar con esta lacra social”
​Las asociaciones de vecinos consideran la Ley del Juego “insuficiente” aunque la ven bien como “un primer paso”: “Vamos a seguir luchando para acabar con esta lacra social”

Desde Garrido Contigo, asociación vecinal que siempre se ha mostrado en contra de las apuestas, creen que la Ley debería haber sido “más estricta y dura” y dejar claros muchos aspectos más de los que toca, aunque admiten que es el primer “granito de arena” para continuar su lucha

La pasada semana, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, presentaba en rueda de prensa los principios del Decreto-Ley que regulará el juego y que, según las últimas informaciones, podría entrar en vigor antes de septiembre -fecha de inicio de la mayoría de temporadas deportivas en España-.

Una ley que no ha terminado de contentar a todos, ni a las empresas que reclamaban mayor libertad ni a las distintas asociaciones que pedían una regulación más severa. Una de esas asociaciones que desde un principio se mostró en contra de las casas de apuestas fue Garrido Contigo. Su tesorera, Luisa María Martín, atiende a SALAMANCA24HORAS para charlar sobre un proyecto de ley que, aunque considera un tanto escaso, valora como un principio para seguir luchando contra el juego.

Luisa explica que, aunque todavía está por determinar la ley en sí misma -hasta septiembre puede incluir diversos cambios-, Garrido Contigo, dentro de la Coordinadora contra las casas de apuestas que se formó en Salamanca, estuvo reunida con el alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo, así como con otros concejales y la subdelegada del Gobierno en Salamanca, Encarnación Pérez, para hablar sobre el tema. Y lo único que sacaron en claro, según reconoce, es que presentarán alegaciones al proyecto de Ley porque “nos parece insuficiente y hay muchas cosas ambiguas”.

El principio de ambigüedad viene, sin ir más lejos, en considerar qué personas son famosas o cuáles son los espacios de máxima audiencia, ya que “habrá que ver la audiencia que tiene el espacio una vez se emita para considerarlo como tal”. También considera insuficiente el reducir los 'cheques-regalo' a 100 euros porque “no tenía que haber ninguno”. También en la medición de espacios entre las casas de apuestas y centros escolares o espacios infantiles, donde “no tendrían que andarse con rodeos”.

Como la Coordinadora contra las casas de apuestas ya tiene el proyecto de ley -facilitado por la Subdelegación-, ahora es turno para que estudien dicho reglamento y presentar las alegaciones que estimen oportunas que, a priori, serán unas cuantas.

Tenemos más casas de apuestas que Valladolid”

La tesorera de la asociación Garrido Contigo recuerda que la postura del barrio sobre las apuestas “siempre ha sido clara”. Hace tiempo hicieron un escrito, junto con otra asociación del barrio Garrido al Ayuntamiento, que nunca recibió respuesta. Y la asociación fue una de las promotoras de la Coordinadora formada junto con Fevesa, Fedampa, las asociaciones AMPA del CEIP San Mateo y el IES Francisco Salinas, dos centros escolares “muy cercanos al salón de juegos que quieren abrir ahora” y que, por el momento, está paralizado.

El problema de Salamanca, refleja Luisa , es la gran cantidad de casas de apuestas que tiene la ciudad. En total, 21. “Más que Valladolid”, afirma. Garrido tiene cinco -contando la de Los Cipreses- de esas 21, y todas “están en un radio de un kilómetro y muy cerca de centros escolares y zonas de ocio infantil”. Ese ha sido otro de los motivos que han llevado a que Garrido Contigo siempre haya estado “en contra de las casas de apuestas”.

Su meta no es otra que “cerrar todas las casas de apuestas”, aunque sabe que ese objetivo no se logra a corto plazo. Luisa María Martín reconoce que es “un poco utópico y muy complicado” por la cantidad de dinero que mueve la industria del juego, pero no pierde la esperanza. Por ello, desearía que la regulación fuera “más estricta y dura”, especialmente en el tema de la publicidad. Porque no entiende que, sin ir más lejos, en un partido de fútbol se puedan seguir anunciando las apuestas.

Una contrapublicidad como se hace con el tabaco, el alcohol o las drogas

Otro de los aspectos que a Luisa le gustaría que se incluyese en la Ley del Juego y que, probablemente, reclame la Coordinadora de Salamanca sea la inclusión o desarrollo de una contrapublicidad de las apuestas, tal y como se hace con el tabaco, el alcohol o las drogas. “Una publicidad elegante que explique que el juego produce una adicción y una ludopatía, que es una enfermedad y que va en contra de la salud pública”, relata.

Y es que no entiende que en la cajetilla de tabaco venga una imagen y un texto advirtiendo que fumar mata pero respecto a las apuestas no se haga absolutamente nada. Especialmente cuando afecta, de manera más directa, a las personas en situación de exclusión o en riesgo de pobreza.

Casas de apuestas en barrios obreros, algo que “no es casualidad”

“No es casualidad que las casas de apuestas las abran donde las abran. En los barrios pobres donde hay gente desesperada que muchas veces no tienen ni para acabar el mes y ve en las apuestas dinero fácil”. Así de contundente se manifiesta Luisa, quien también concreta que se abren en lugares donde no deberían, como cerca de colegios e institutos, llenos de jóvenes que son “gente susceptible”.

Luisa sabe que, por el momento, las casas de apuestas son establecimientos legales ante los que no puede ir en contra, pero por eso desearía que la Administración limitase esa legalidad y cambiase la ley para que fuera mucho más estricta. Al principio parecía que iba a ser así -se habló de una limitación del horario de apertura-, pero finalmente de momento, y según la rueda de prensa de Garzón, eso no está recogido.

Esto se debe a que “tenían muy buenas ideas pero se han encontrado con problemas económicos”, cree la tesorera de Garrido Contigo. De hecho, rememora que la Junta siempre se mostró a favor de ayudar en la lucha “pero insistía en que era un sector que, en la Comunidad, generaba 70 millones de euros para las arcas públicas”. Un dinero que pierde el Estado, al que tampoco cree que le interese meterse mucho con el juego porque son los propietarios de Loterías y Apuestas del Estado.

“No es fácil”, resume Luisa María Martín, quien entiende la buena voluntad. Admite que, por el momento, la regulación del juego es “una buena idea” y, aunque es “insuficiente”, se debe seguir trabajando en ella. “Va a costar un tiempo y un trabajo, y todos los agentes sociales deben estar implicados y poner su granito de arena para que esto vaya cambiando”. Que cambie esa “lacra social” que genera “muchísimos problemas” es la idea por la que sigue peleando.

No descartan más movilizaciones para evitar que las apuestas se instalen en la cultura infantil

Desde la Coordinadora contra las casas de apuestas, junto a Asaljar (Asociación Salmantina de Jugadores de Azar Rehabilitados) están luchando para que las apuestas no se instalen en la cultura infantil y juvenil, porque “mucha gente joven sale del colegio para apostar”. Y es que ya en los diferentes juegos en los que participan en su vida diaria “se trata de ganar vidas o de apostar cromos o tazos”.

Que no normalicen esas apuestas es el mayor problema al que se enfrenta Fedama (Federación de Asociaciones de Madres y Padres), incluida también en la Coordinadora. Por ello, y pese a que se reunirán con la Junta, no descartan más movilizaciones, ya sean manifestaciones, caceroladas u otras protestas “si no se nos da respuesta”.

Porque, como recordarán en todas las reuniones, las apuestas son “un problema de salud pública” que necesita la ayuda de todos para que no se extienda más. “Es un problema del barrio, de la ciudad, de los menores, de los mayores y de las familias, que se terminan arruinando con esto”, asevera Luisa, quien apunta que las casas de apuestas también se están instalando en el mundo rural.

Este es un movimiento pensado, porque “son multinacionales que no las ponen porque sí”. Y, además, muchos de estos establecimientos están incurriendo en competencia desleal “porque regalan refrescos o comida a las personas que apuestan, perjudicando a otros comercios y establecimientos de la zona”. Incluso, como señala, es curioso que mientras muchos de esos comercios, las casas de apuestas no dejan de abrir y no dejan de ganar dinero.

Es por eso que también intentarán alegar la Ley para que, parte de esas ganancias, revierta en la sociedad. “Que no sólo el Estado pague la retribución de los daños”, refiriéndose a todas esas personas arruinadas y bajo tratamiento por ludopatía, sino que las casas de apuestas también paguen por causar esos males.

“Es un largo camino, y no vamos a conseguir todo de entrada, pero vamos a seguir en ello. Estaremos luchando el tiempo que haga falta”, sentencia.

Comentarios
Lo más