​Se amontonan las llamadas a la Policía Local de quejas por ruidos de obras en domicilios que hacen “imposible” la cuarentena

​Se amontonan las llamadas a la Policía Local de quejas por ruidos de obras en domicilios que hacen “imposible” la cuarentena
​Se amontonan las llamadas a la Policía Local de quejas por ruidos de obras en domicilios que hacen “imposible” la cuarentena

Los agentes, no pueden ir a hacer medición de ruidos debido al estado de alarma. Las obras están autorizadas

Los primeros días de este estado de alarma, muchos vecinos de Salamanca se sorprendían al ver que muchos trabajadores de la construcción se encontraban ocupados, ya fuera en diferentes obras públicas o en reformas en domicilios privados, entre otros muchos escenarios. Algo llamativo pero no prohibido, ya que el Real Decreto publicado por el Gobierno en el que se establecía el estado de alarma no lo impedía.

Así, con las diferentes obras autorizadas -tampoco la Junta ni el Ayuntamiento han puesto objeciones a la continuación de las ya iniciadas-, a lo largo de esta semana ha sido frecuente ver a cuadrillas de albañiles por la calle, a lo que hay que sumar los diferentes apaños que muchos vecinos de Salamanca han comenzado estos días gracias a la cantidad de tiempo libre que ahora poseen.

Pero todas estas obras están provocando un aumento en las quejas de los vecinos por ruidos. De hecho, la Policía Local no ha dejado de recibir llamadas de salmantinos alertando de que las obras en domicilios contiguos estaban ocasionándoles molestias al superar, según creían, el número de decibelios permitido.

Muchas de estas llamadas de personas mayores o familias con niños pequeños que estos días se ven obligados a quedarse en sus casas pero que están calificando de “imposible” esta cuarentena a causa de estos ruidos con los que tienen que convivir día a día, como puede ser un martillo neumático.

Unos ruidos que no se puede saber si superan los decibelios permitidos o no, puesto que los agentes de la Policía Local, a causa del estado de alarma, no pueden acudir a realizar las mediciones pertinentes para no estar en contacto con otras personas.

Lo más sencillo, según creen, sería paralizar las obras en lo que dura el estado de alarma, ya que así se evitaría causar molestas a todos aquellos que durante estos días no pueden moverse. De hecho, es la única solución aparente, ya que es competencia municipal autorizar o no las obras durante estos días.

Comentarios
Lo más