​VÍDEO | Que las sirenas y las luces lleguen al cielo por Isabel: El sentido homenaje a la médica de La Fuente de San Esteban desde Salamanca

​VÍDEO | Que las sirenas y las luces lleguen al cielo por Isabel: El sentido homenaje a la médica de La Fuente de San Esteban desde Salamanca
​VÍDEO | Que las sirenas y las luces lleguen al cielo por Isabel: El sentido homenaje a la médica de La Fuente de San Esteban desde Salamanca

Agentes de los cuerpos de Policía Local y Nacional, así como efectivos del Parque de Bomberos de Salamanca, han querido realizar este emotivo homenaje en honor a Isabel, la médica de La Fuente que tristemente nos ha dejado por culpa del coronavirus

Salamanca presenta una estampa vacía. Sus calles están sumidas en el silencio característico de estos días que llega a encoger el alma. Roto intermitentemente por las gotas de lluvia de un día gris que se ha sumado a la pena de muchos vecinos salmantinos por la muerte de Isabel.

Las gotas a veces dejan paso a algún ladrido de un perro, a un comentario desde un balcón o la música que sale de una ventana de aquellos que quieren seguir mirando hacia adelante o simplemente no mirar atrás.

Se acercan las ocho de la tarde y ya se empieza a escuchar el bullicio de algunos vecinos que acuden religiosamente a su cita con los aplausos. La mayoría de los días ya no se sabe a quién se aplaude, pero se hace porque al final es el único momento de la jornada en el que se tiene interacción social desde que todo comenzó. Sin embargo, este miércoles sí cobran protagonismo, el de la muerte de Isabel, por ello las palmas se tornan más atronadoras.

Aplausos y pena en la distancia de los casi 1.300 pacientes que tenía en la zona de La Fuente de San Esteban, pero también de los anónimos que hacen suyo este homenaje a alguien que vertió su vida en ayudar a aquellos que últimamente parecen olvidados, la gente del mundo rural.

En la capital, de repente, luces azules comienzan a aparecer desde la Plaza de España. Son los rotativos de Policía Local, Nacional y Bomberos que con su color cercano al del cielo y el sonido de sus sirenas intentan hacer llegar al lugar donde ahora esté Isabel el agradecimiento de toda una sociedad. La gente se apila en sus balcones y rompen a aplaudir porque esas luces y esas sirenas también llevan un poquito de todos los salmantinos, una manera de agradecer y homenajear todo lo que esta médica de la Fuente hizo por nosotros. 



Una comitiva que a su paso levanta, aunque no estén sentados, de sus asientos a los espectadores ‘balconiles’. Un homenaje que ha encendido las calles de Salamanca hasta culminar en el Hospital. Allí los sanitarios se suman con un nudo en el estómago y conteniendo las emociones en ese aplauso de agradecimiento a una compañera de profesión ejemplar.

La vida no fue justa con Isabel, porque una persona que ha demostrado haber sido tan querida no puede dejar así este mundo. Ella que sirvió y ayudó a miles de personas durante toda su vida, se fue sola, en su casa, donde se había recluido voluntariamente por, de manera indirecta, seguir ayudándonos a todos. Un mensaje de la vida en forma de lección, para todos aquellos que salen porque quieren de sus casas; a los que esto les sigue pareciendo un juego: Quédate en casa

A Isabel, de toda Salamanca, este homenaje. Que tu luz siga brillando por siempre.






Comentarios
Lo más