Diez sacerdotes ya han fallecido en Castilla y León a causa de la pandemia

Diez sacerdotes ya han fallecido en Castilla y León a causa de la pandemia
Diez sacerdotes ya han fallecido en Castilla y León a causa de la pandemia

Un total de diez sacerdotes vinculados a las distintas diócesis de Castilla y León ha perdido ya la vida desde el inicio de la pandemia por coronavirus, según informaron a Europa Press fuentes de la institución religiosa

Valladolid es la que aglutina el mayor número de víctimas, con un total de cinco sacerdotes fallecidos vinculados a lo largo de sus vidas con la Archidiócesis vallisoletana.

Los primeros fallecimientos se produjeron en la persona de Fernando Martín, muerto a los 92 años en Majadahonda (Madrid), ordenado en Salamanca y rector del Seminario de Valladolid entre los años 68 y 76, así como de José Guerra, muerto en Zamora tras desempeñar la función de párroco de Alaejos y Sieteiglesias.

A sus muertes se suman, más recientemente en la capital del Pisuerga, las de Antonio Sanz del Valle y Daniel Redondo Redondo, ambos residentes en Valladolid, el primero quien fue párroco de Tamariz y el segundo--no era diocesano sino operario--párroco in solidum en la parroquia de Santa Teresa, así como la de Germán García González, quien antes de trasladarse ya enfermo a la Residencia Sacerdotal de Palencia, donde falleció el fin de semana, estuvo en la parroquia de los Franciscanos del Paseo de Zorrilla.

Además, León cuenta con dos religiosos fallecidos; Zamora contabiliza la muerte en Madrid de José Antonio Mostaza, y en Palencia, además del ya citado Germán García González vinculado también a Valladolid, figuran David García Martín, jubilado en 2012 y quien fuera párroco en Velilla del Río Carrión y de la parroquia de San Antonio de la capital palentina, así como Alberto Ruiz Lanchares, párroco en su día de Frómista y bibliotecario del Seminario Mayor.

Además, en Palencia se encuentran ingresados otros cuatro religiosos afectados, mientras que otra veintena se halla en cuarentena en la Casa Sacerdotal. El propio obispo, Manuel Herrero, también contrajo el Covid-19 pero ya ha sido dado de alta.

En esta provincia fallecía el párroco de El Maíllo, Alfredo Ramajo, fallecía tras permanecer varios días en la UCI. Además, el obispo, Carlos López, también se vio contagiado por el virus y tras permanecer ingresado en el hospital se encuentra ahora en el Colegio Arzobispo Fonseca. Igualmente, el párroco durante medio siglo de La Purísima, Fructuoso Mangas, afectado por coronavirus, falleció de un ictus.

Soria, segovia, Burgos y Ávila no han sufrido bajas entre sus sacerdotes como consecuencia directa de la pandemia.

Comentarios
Lo más