México, ¿lindo y querido para pasar la cuarentena?

México, ¿lindo y querido para pasar la cuarentena?
FOTOS: DIEGO ADAME GALLO
México, ¿lindo y querido para pasar la cuarentena?

Al torero salmantino Eduardo Gallo le ha cogido allí el estado de alarma decretado en España.

Son las 15 horas de cualquier día del estado de alarma en Salamanca. La ciudad está vacía porque los residentes en la ciudad permanecen en sus casas. Solamente se encuentran en la calle aquellos que abandonan sus domicilios para trabajar y que, convenientemente, tratan de respetar las normas de seguridad dictadas por el Gobierno. El resto come, descansa, se informa de los últimos datos de impacto del Covid-19 en España a través de los medios de comunicación o realiza otras actividades dentro de sus hogares.

Eduardo Gallo México (10)

En ese mismo momento son las 8 horas en el mexicano rancho de El Rosario, ubicado en Guanajato, aunque más próximo a Querétaro. La población se levanta y desayuna en las casas del lugar antes de salir a faenar en el campo o llevar a cabo otras tareas vinculadas a él, como prepararse para torear, hecho que ocurre con el salmantino Eduardo Gallo, afincado allí desde octubre de 2018.

Eduardo Gallo México (6)

“El coronavirus no ha llegado tan fuerte a México como a España y todavía hay algunas tiendas y restaurantes abiertos, pues las medidas se van tomando por estados. Es cierto que los centros comerciales y la mayoría de negocios están cerrados y con el personal teletrabajando, pero se ha realizado más como prevención que por un aluvión de contagios como el español”, relata el torero a SALAMANCA24HORAS.

Eduardo Gallo México (7)

Cuando la ‘Crisis del coronavirus’ llegaba a su tierra, Gallo se planteaba volver a ella, opción que terminaba declinando: “Lo pensé por estar cerca de la familia, pero si iba, tenía que encerrarme en una casa sin poder verla. Aquí no hay estado de alarma, por lo que puedo hacer deporte y practicar toreo en la finca. Con las circunstancias que hay en España, tener un trozo de tierra por el que poder caminar es un lujo. Lógicamente, es duro estar lejos de los tuyos en un momento así, pero también estoy rodeado de personas a las que considero familiares. Por eso, mi vida es prácticamente similar a la que llevaba antes de la cuarentena, con la salvedad de que voy muy de vez en cuando a Querétaro para comprar”.

Eduardo Gallo México (9)

En ese viaje, el charro observa a gente por la calle, aunque en menor medida que antes de la aparición del Covid-19. “Pasa porque nuestra situación es menos dramática. De hecho, en Ciudad de México siguen congregándose multitudes en el Metro. Pero nadie puede confiarse; esto puede cambiar de una semana a otra”, explica.

Eduardo Gallo México (5)

En lo que ha variado el día a día de Eduardo Gallo es en que ahora no puede vestirse con un traje de luces porque se han suspendido las corridas de toros. La última la lidiaban Juan Pablo Sánchez y él en la Hacienda El Salitre el 14 de marzo: “Ya se habían cancelado ferias taurinas y encuentros deportivos por precaución, pero en esa plaza se pudo torear porque es de carácter íntimo y no excede los 600 aficionados de aforo. Ahora toreo toros o vacas durante los fines de semana en la ganadería, donde también llevo a cabo alguna labor los demás días”.

Eduardo Gallo México (4)

El tiempo libre prefiere dedicarlo a tareas ajenas a informarse sobre la expansión del coronavirus: “He decidido dejar de estar muy informado sobre lo que pasa en España porque son malas noticias y, al estar lejos de casa, condiciona mi día a día. Al principio, estaba muy al tanto, pero escuchaba cosas tan malas y feas sobre mi país que me causaba dolor. Lógicamente, en México existe preocupación por lo que sucede en España. Esta situación nos ha pillado a todos sin saber cómo actuar. Nadie estaba preparado para un impacto así”.

Eduardo Gallo México (3)

Mientras la pandemia del Covid-19 continúe, la vida en México, donde la palabra ‘desescalada’ suena extraña al no haber necesitado tomar decisiones tan drásticas como España, irá modificándose. En lo que coinciden los habitantes del país natal de Eduardo Gallo y el que lo acoge actualmente es en que, con unas medidas u otras, quieren dejar de lidiar con un morlaco microscópico: el coronavirus.

Comentarios
Lo más