SEGÚN ALDEAS INFANTILES SOS

Cerca de 50.000 niños pasarán el Día de la Madre alejados de sus progenitoras

Cerca de 50.000 niños pasarán el Día de la Madre alejados de sus progenitoras
Cerca de 50.000 niños pasarán el Día de la Madre alejados de sus progenitoras

A  causa de la situación de confinamiento por la pandemia del coronavirus 

Alrededor de 50.000 menores pasarán el Día de la Madre, que se celebra este domingo 3 de mayo, alejados de sus progenitoras a causa de la situación de confinamiento por la pandemia del coronavirus, según ha informado  Aldeas Infantiles SOS.

Tal y como señala la organización, la emergencia sanitaria provocada por la Covid-19 y las medidas de confinamiento adoptadas para hacerle frente han obligado a suspender las visitas familiares de los 49.985 niños y niñas que crecen privados del cuidado de sus padres en España, tanto en acogimiento familiar como residencial.

Para facilitar el contacto entre niños y familias, con el fin de reducir la sensación de ansiedad y aislamiento provocada por el confinamiento, la organización ha habilitado un protocolo especial que garantiza la comunicación telemática entre ellos a través de llamadas telefónicas o videollamadas.

"Los niños y las niñas están preocupados por sus padres y necesitan canales de comunicación que les permitan saber que están bien y que están afrontando esta crisis de forma positiva", ha explicado Pedro Puig, presidente de esta organización, que desde que el Gobierno decretó el estado de alarma se encarga del "bienestar físico y emocional de los 1.155 niños y niñas" que crecen en sus programas de acogimiento familiar y en sus ocho aldeas.

Asimismo, esta organización prioriza el cuidado de su salud mental ya que, según destaca, el aislamiento puede producir "cuadros de estrés y fuertes contrastes emocionales". En concreto, alerta de que "los niños que han pasado por cuarentenas han llegado a mostrar niveles de estrés postraumático cuatro veces superiores a la media de aquellos que no habían estado confinados".

"Somos una organización de atención directa a niños, jóvenes y familias y, ahora más que nunca, nuestra prioridad es asegurar su protección para que no sufran las consecuencias de esta crisis más que el resto de la población, y a ello estamos dedicando todos nuestros esfuerzos", asegura Puig.

En este sentido, para aquellos niños que no pueden crecer junto a sus padres, la organización recuerda la importancia de contar con "figuras de referencia estables que les ofrezcan el cariño y la protección que necesitan", para asegurar "el apego y del vínculo; el buen trato emocional; el fortalecimiento de la resiliencia; el desarrollo de la autoestima y de las habilidades para la vida; la resolución de conflictos; la participación en la toma de decisiones; o la gestión positiva del ocio y el tiempo libre".

"Si los niños carecen de figuras de referencia estables, si no cuentan con un entorno seguro o si no tienen cubiertas sus necesidades más básicas, pueden producirse consecuencias graves para su desarrollo físico, emocional y mental, un lastre con el que deberán cargar el resto de sus vidas", explica Puig.

Además de estas medidas, la organización ha elaborado planes de contingencia en cada una de las aldeas; ha definido protocolos específicos de actuación ante un posible contagio; los educadores están alargando sus jornadas de trabajo para reducir el riesgo de contagio; ha reforzado la comunicación interna entre programas y entre niños y educadores para paliar los efectos del aislamiento; está llevando un seguimiento telefónico continuado con los niños y familias acogedoras, especialmente con aquellas que forman parte de la familia extensa de los niños, la mayoría de ellos abuelos y tíos; y mantiene el contacto permanente con los Servicios Sociales de las comunidades autónomas.

Asimismo, y coincidiendo con el Día de la Madre, Aldeas Infantiles SOS pone de relieve la importancia de "apoyar y fortalecer a las familias en situación de vulnerabilidad para que puedan cuidar mejor de sus hijos y evitar, así, su separación; así como en la importancia, cuando ya se ha producido esa ruptura familiar, de capacitar y orientar a las familias acogedoras y a todos los profesionales involucrados en el cuidado de los niños para que puedan ofrecerles la protección y el cariño que necesitan". Para ello, la organización ofrece "formación continua y asesoramiento con el fin de que estos niños cuenten con la mejor atención posible".


Comentarios
Lo más