Verónica Casado: “Si hay casos nuevos y no hacemos un comportamiento bueno, en vez de desescalar podemos empezar a reescalar”

Verónica Casado: “Si hay casos nuevos y no hacemos un comportamiento bueno, en vez de desescalar podemos empezar a reescalar”
Verónica Casado: “Si hay casos nuevos y no hacemos un comportamiento bueno, en vez de desescalar podemos empezar a reescalar”

La consejera de Sanidad se mostraba preocupada por las imágenes de este fin de semana en las que se veía paseando a personas “demasiado juntas y recordaba que “cambiar de fase no es normalizar nuestros movimientos”. Por eso, insistía en que la actuación individual va a ser fundamental a la hora de pasar de fase

Este lunes la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha valorado en rueda de prensa la situación sanitaria en Castilla y León, acompañada del vicepresidente y portavoz de la comunidad en el Comité para la desescalada, Francisco Igea. La consejera aseguraba que “es evidente que el número de casos diagnosticados por PCR va disminuyendo pero también es verdad que todos los días hay casos nuevos”. Y es que, este mismo lunes se han registrado 51 nuevos casos en Castilla y León diagnosticados por prueba de detección molecular, de los que 5 son de Salamanca.

Por eso, recordaba que hay dos medidas claves a la hora de contener el virus. El primero, la cuarentena social, en la que en este momento que se empiezan a permitir algunas cosas, no se pueden olvidar la higiene de manos, respiratoria, distancia social. “Nos preocupa ver algunas imágenes en las que hay demasiadas personas en la calle demasiado juntas, nos preocupa que haya un repunte”, por eso, aunque la medida principal sea ese distanciamiento,  en caso de que no se pueda, “es conveniente que utilicemos mascarillas”.

También hablaba de las PCR masivas, entendidas como las pruebas “que se hacen de manera inmediata a personas con síntomas o en contacto con personas con alto nivel de contagio”. Estas se deberán dirigir a esos dos perfiles de personas, tal y como consideraba de acuerdo con Daniel López Acuña: “Las PCR tienen que ser la artillería dirigida, sino esto podía ser como matar moscas a cañonazos”.

Criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad: problemas en el personal y el número de camas

El Ministerio de Sanidad exigirá a las comunidades autónomas tener entre 1,5 y 2 camas en UCI por cada 10.000 habitantes y entre 37 y 40 camas de enfermos agudos por cada por 10.000 habitantes, en el caso de que se produjera un rebrote de coronavirus, para valorar las propuestas de desescalada. En este sentido, la consejera aseguraba que la Junta encuentra problemas por la mezcla de criterios e indicadores, además de la falta de estándares y umbrales para determinar que algo está bien o mal hecho.

Afirmaba que en las UCIs no hay problemas para cumplir la exigencia. En Salamanca, por ejemplo, de las 38 camas de UCI habituales se puede llegar a 48 o 64. Donde sí hay un problema es en el número de camas. Hay en total 6.502 y se podría aumentar en mil más, pero según esos criterios del Ministerio harían falta más de 2.000. “Es inviable. No hemos encontrado un estudio que avale este aumento. Vamos a pedir por qué, porque no hemos llegado al número de camas que se plantean horizonte”, decía Verónica Casado.

Otro elemento que preocupa mucho a la Junta aparte del número de camas UCIs son los profesionales: “Han hecho un esfuerzo inaudito, por lo que tenemos que pedir al Ministerio que no solamente hay que hablar de tasas de camas, también de profesionales que si vuelve a haber un rebrote nos permita reorganizar”.

Respecto a los 2.500 profesionales contratados para esta crisis son las propias gerencias de Salud las que plantearán cuántos se siguen necesitando y cuántos tendrán que ir a la bolsa de empleo”, apuntaba.

 “Todos los días tenemos casos nuevos, no nos podemos relajar”

Verónica Casado apuntaba que dado que Castilla y León sigue en fase 0, es esencial mantener las medidas de prevención, por lo que reiteraba que “todos los días tenemos casos nuevos, no nos podemos relajar. Debemos mantener la distancia de seguridad”. Por eso, recordaba que “cambiar de fase no es normalizar nuestros movimientos”. Y prevenía asegurando que “si hay casos nuevos y no hacemos un comportamiento bueno, en vez de desescalar podemos empezar a reescalar”.

Detallaba que las fechas del plan “son orientativas” y que la transición a una nueva fase dependerá del comportamiento generalizado: “En esta fase se tienen que hacer muy bien todas las medidas de precaución.  Es irrenunciable nuestra responsabilidad”.

Mantenía que la tasa de nuevos contagios “es alta, pero tenemos que compararlo con cómo hemos venido, hemos tenido tasas muy altas” de hasta el 54%. “Hemos mejorado mucho de esa época horrorosa del mes de marzo al 0,6% actual”, añadía. Se mostraba preocupada por la liberalización del movimiento y posibles rebrotes: “Estaré tranquila el día que llegue y de manera sistemática diga cero casos”.

Las medidas a tomar en caso de contagio

La consejera de Sanidad recordaba que cuando alguien tiene síntomas debe quedarse aislada en una habitación que sea solo utilizada por esa persona y, a ser posible, con ventilación exterior. Esa habitación deberá tener las cosas que utilice habitualmente y no deberán entrar el resto de personas que vivan en esa vivienda. En caso de que lo hagan, siempre con mascarilla y guantes y lavándose antes y después. Si es posible, que haya un baño para la persona en aislamiento y sino que lo lave con lejía tras su uso.

Consejos tras el duelo por el fallecimiento

La consejera de Sanidad consideraba que en los casos de fallecimiento por coronavirus, “el duelo es mucho más complejo que el que se produce cuando podemos despedirnos”. Por eso daba algunos consejos como la normalización de lo que sentimos. También la realización de rituales en nuestras casas, como encender una vela; tener pensamientos positivos, como los que nos hacían reír; y muy especialmente que mantengamos relaciones interpersonales y no nos aislemos. “Expresar nuestro dolor es la mejor forma para minimizarlo”, apuntaba.

Recordaba, asimismo, el teléfono de apoyo psicológico habilitado por la Junta de Castilla y León (900 40 50 30) al que se pueden dirigir los familiares de fallecidos por coronavirus.

Comentarios
Lo más