​La vuelta del dinero en efectivo a los autobuses urbanos de Salamanca preocupa a los conductores, que recuerdan que no tienen las suficientes medidas de protección

​La vuelta del dinero en efectivo a los autobuses urbanos de Salamanca preocupa a los conductores, que recuerdan que no tienen las suficientes medidas de protección
​La vuelta del dinero en efectivo a los autobuses urbanos de Salamanca preocupa a los conductores, que recuerdan que no tienen las suficientes medidas de protección

Desde el próximo lunes, 11 de mayo, los conductores deberán aceptar recargar las tarjetas de los usuarios, siempre en billetes y con la cantidad justa. Sin embargo, las medidas de seguridad escasean, ya que no cambian las mascarillas cada semana -como se acordó-, no disponen de los suficientes guantes y no tienen gel desinfectante

Los trabajadores del transporte urbano han sido unos de los más vilipendiados -o al menos ese ha sido su sentimiento constante- desde que empezase la crisis del coronavirus. Tal y como se ha reflejado en este medio desde el pasado 13 de marzo, las medidas desinfectante no eran acordes a la magnitud de la situación, sufrieron un duro ERTE que dejaba al servicio con el personal mínimo y, además, los conductores apenas estaban protegidos por un plástico gigante que, además, les impedía ver correctamente y ponía en riesgo tanto su seguridad como la de los pasajeros.

Pese a ello, los trabajadores de Salamanca de Transportes, empresa concesionaria, han seguido desarrollando su labor con la más estricta profesionalidad, dando cumplimiento a un servicio cuya demanda ha decaído notablemente pero que ha seguido siendo fundamental para el transporte de aquellas personas que seguían utilizándolo.

Si bien no pocas han sido las quejas recogidas y enviadas al gerente por parte del Comité de Empresa, por lo general estas no han sido atendidas -o, ni siquiera, escuchadas-. De hecho, la última novedad que incluirá el servicio y que ha vuelto a molestar a sus trabajadores va relacionada con la inclusión del dinero en metálico, pudiendo ser este uno de los vectores de contagio.

Y es que, desde que se reanudase el servicio del transporte urbano -en un principio se suspendió-, los conductores no podían aceptar el pago de billetes ni la recarga en el vehículo, una medida destinada a proteger la salud de estos, si bien hubo diversos problemas con los pasajeros que no tenían constancia de dichas medidas y que no tenían saldo en la tarjeta o querían un billete puntual.

Sin embargo, esa medida de prevención va a llegar a su fin el próximo lunes, 11 de mayo. La empresa ya ha anunciado a los trabajadores que, a partir de dicho día, deberán retomar su función de recargar el monedero de las tarjetas de los usuarios. Eso sí, sólo podrán aceptar billetes y deberá ser la cantidad justa para no dar cambio -algo que también se indicará a los usuarios cuando suban al vehículo-. Tampoco se venderán billetes ordinarios por el momento.

WhatsApp Image 2020 05 07 at 17.15.40

Los conductores se han mostrado totalmente indignados, tal y como ha podido saber SALAMANCA24HORAS, ya que sienten que una vez más la empresa vuelve a primar el aspecto económico por encima de su salud. De hecho, ya han tramitado una nueva queja al gerente recordando que no se les renueva la mascarilla que se les da semanalmente, tal y como se acordó, y apenas hay guantes.

Además, también han solicitado que se incluya un gel desinfectante en cada autobús, pero no han recibido respuesta. Por todo ello, y a través de este medio, los conductores del servicio de autobús urbano de Salamanca piden a los usuarios que recarguen las tarjetas en los kioskos y lugares habilitados para ello puesto que están “sin apenas material de protección” y podría ser el origen de un nuevo foco de contagios.

Denuncian que el pliego de condiciones no se cumple

Además, los trabajadores de Salamanca de Transportes han vuelto a reclamar que el pliego de condiciones no se cumple, ya que la anhelada máquina de cobro en la parte trasera del vehículo, una de las peticiones durante toda esta cuarentena, debería haberse instalado hace tiempo.

De hecho, lamentan que la empresa haya puesto siempre como excusa al Ayuntamiento de Salamanca cuando deberían ser ellos los que cumpliesen las condiciones del servicio, algo que, a su parecer, no están haciendo completamente. 

Comentarios
Lo más