Importante crecimiento de operadores ecológicos en Salamanca, que supera las 2.400 hectáreas

Importante crecimiento de operadores ecológicos en Salamanca, que supera las 2.400 hectáreas
Importante crecimiento de operadores ecológicos en Salamanca, que supera las 2.400 hectáreas

La provincia cuenta con 10 explotaciones ganaderas ecológicas y destaca por la superficie dedicada al olivo

La producción ecológica en Castilla y León alcanzó en 2019 las 59.783 hectáreas certificadas, un 18 % más que en 2018. Esto supone un incremento del 68 % de la superficie respecto a 2015 ya que desde ese año se han certificado 24.168 hectáreas más. Castilla y León acabó 2019 con 1.289 operadores certificados, lo que supone un incremento del 22% respecto a 2018. Desde 2015, el número de operadores se ha incrementado en un 71% al contar con 537 operadores nuevos.

Por superficie, Zamora, con 14.470 hectáreas, y Valladolid, con 12.175 hectáreas, se mantienen como las provincias y entre ambas suman el 44 % de la superficie de Castilla y León. Por el contrario, Salamanca, con 2.442,81 has, solo contribuye con un 4 % al total de la superficie existente en la Comunidad.

Agricultura ecologica

En lo referente a los cultivos, Zamora lidera la mayor superficie dedicada a cereales (3.814 hectáreas), Valladolid concentra la mayor superficie dedicada a viñedo (3.610 hectáreas), Salamanca destaca por la superficie dedicada a olivo (109 hectáreas), Soria lidera la superficie dedicada a aromáticas y medicinales (109 hectáreas), Burgos destaca por pastos permanentes (2.737 hectáreas) y Ávila concentra la mayor superficie dedicada a tubérculos (49 hectáreas).

Ganadería e industria ecológica

En 2019, el número de explotaciones ganaderas ecológicas ha aumentado hasta las 134, creciendo un 25% con respecto a 2018 en el que había 107 certificadas. El incremento del número de explotaciones ganaderas destaca en Salamanca, donde han aumentado más de un 66% llegando a 10, y en León donde han llegado a 38, lo que supone un crecimiento superior al 40 % con respecto a 2018.

Ya son 351 las instalaciones industriales dedicadas a la elaboración y transformación de productos ecológicos. Con respecto a 2018, se han incorporado 48 nuevas, lo que se traduce en un aumento de casi un 16 %.

La actividad de elaboración/transformación que mayor número de instalaciones aglutina es la de bebidas, impulsada principalmente por el sector de las bodegas. El sector de las bebidas representa el 35% del total de instalaciones dedicadas a la elaboración/transformación, lo que supone 123 operadores, encontrándose en Valladolid la mayoría de ellas con 52. El sector de otros productos alimenticios de origen vegetal (azúcar, café, cacao, manipulado de cereales y legumbres, etc.) y el de frutas y hortalizas, ambos con 54 instalaciones, ocupan el segundo lugar en cuanto a número de operadores.

Impulso al sector

Desde la Consejería se ha apoyado la producción y el consumo de productos ecológicos a través del Plan Estratégico de Producción Ecológica de Castilla y León 2016-2020, con el que se busca fomentar la transición hacia un modelo de producción más sostenible y ecológico que contribuya no solo a frenar la contaminación del agua y la desertificación, sino también la pérdida de la diversidad agraria y cultural del territorio, al tiempo que ayuda en la lucha contra el cambio climático.

Pasos a dar para producir en ecológico

Para dar el paso a la producción ecológica lo primero y fundamental es que el operador conozca los requisitos establecidos en los reglamentos de aplicación y que esté convencido y crea en este sistema de producción, ya que el manejo de una finca o una granja en ecológico es muy distinto a convencional.

Una vez tomada la decisión de trabajar en ecológico, tendrá que ponerse en contacto con cualquiera de las entidades que se encuentran autorizadas en Castila y León para certificar la Producción Ecológica. Decidida la entidad con la que se van a llevar los controles, esta comunica al Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) la declaración de inicio de actividad, momento a partir del cual el operador tiene que empezar a trabajar de acuerdo a los requisitos de producción ecológica.

A partir de este instante la entidad de certificación realizará la visita de control inicial al operador y, si el resultado de la misma es favorable, le emitirá el correspondiente certificado de conformidad, mediante el cual el operador se identifica como operador ecológico.

Un sector en auge

En los últimos años, ha crecido la sensibilización ciudadana con el consumo responsable y la producción de proximidad y más sostenible, lo que ha provocado que el consumo de productos ecológicos actualmente esté en crecimiento.

Además, los principios de este sistema productivo tienen como finalidad el respeto al medio ambiente, la conservación del suelo y de los recursos naturales, totalmente en línea con el enfoque que se le está dando a la política agraria desde la Comisión Europea. Todo ello hace que la producción ecológica se convierta en una apuesta de futuro para el sector agroalimentario de Castilla y León. Con la situación del Covid-19 los ciudadanos están apreciando los valores de calidad y cercanía de los alimentos, objetivos que comparte la producción ecológica.

Comentarios
Lo más