El hospital de Salamanca pone en funcionamiento su plan de desescalada para llegar a la "normalización de la actividad asistencial"

El hospital de Salamanca pone en funcionamiento su plan de desescalada para llegar a la "normalización de la actividad asistencial"
El hospital de Salamanca pone en funcionamiento su plan de desescalada para llegar a la "normalización de la actividad asistencial"

Dada la evolución actual, en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca se presenta un documento general con acciones que permitan llegar a la normalización de la actividad asistencial. El plan tiene como objetivo “dar cobertura a las necesidades de salud de la población del área de Salamanca y de la población de referencia, optimizando los recursos asistenciales y controlando la extensión de la infección COVID-19”

En relación con la situación de la infección por la COVID-19 en nuestro país, en la Comunidad Autónoma y en nuestra Área de Salud, dada la excepcionalidad y el desafío de salud pública que esta pandemia significa y el incremento exponencial de la presión asistencial derivada, desde el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca (CAUSA) se preparó un plan de contingencia junto a un plan de expansión. Dada la evolución actual, con un descenso de casos, se ha elaborado un plan de desescalada aprobado por la Dirección General de Planificación y Asistencia Sanitaria de la Gerencia Regional de Salud, de carácter general, en consonancia con la desescalada social, que permita llegar a la normalización de la actividad asistencial.

Es importante estar preparados para la atención de las personas más vulnerables, por lo que se debe proteger a los profesionales sanitarios para que estén en las mejores condiciones y puedan garantizar la asistencia, afirman desde el propio hospital. Por ello, el plan tiene como objetivo “dar cobertura a las necesidades de salud de la población del área de Salamanca y de la población de referencia, optimizando los recursos asistenciales y controlando la extensión de la infección COVID-19”.

Según fuentes sanitarias, "Se busca reducir de forma escalonada las medidas de restricción asistencial establecidas; restablecer de forma progresiva la actividad habitual en los diferentes niveles y servicios asistenciales; mantener e incrementar recursos para asistir a pacientes con problemas de salud urgentes o no demorables, no relacionados con el coronavirus, al tiempo que continúan las medidas de prevención, asistencia y control de pacientes con coronavirus. En cada una de las diferentes áreas del CAUSA se deberán ahora plantear las medidas específicas para la desescalada".

En Urgencias del Hospital Clínico se continúa con dos circuitos diferenciados y se irá normalizando la atención en las Urgencias del Virgen de la Vega, recordando a la población que eviten este hospital si tienen patología respiratoria. En cuanto a la hospitalización, en estas semanas se han ido replegando algunas zonas COVID, atendiendo a las necesidades y al número de pacientes ingresados.

En el momento actual, apuntan desde el hospital, en la actividad quirúrgica se ha revisado ya la situación clínica y administrativa de los pacientes que se encuentran incluidos en la lista de espera quirúrgica, priorizando por clínica, en especial los pacientes oncológicos, programando sus intervenciones. La actividad quirúrgica se mantiene, en el inicio, diferenciada: en el hospital Virgen de la Vega los pacientes no COVID y en el hospital Clínico para pacientes COVID, excepto cirugía Cardiaca y Pediátrica.

Tras el inicio de la actividad quirúrgica se han reabierto unidades de hospitalización en el hospital Virgen de la Vega, por lo que ya se encuentra con toda la actividad casi a pleno rendimiento. La desescalada de las unidades de críticos también se ha ido realizando, aunque de forma más lenta, reduciendo las UCI expandidas en función de las necesidades y manteniendo la posibilidad de volverlas a activar.

Todos los servicios han revisado las consultas programadas día a día durante la contingencia. Se han realizado consultas telefónicas y no presenciales, además de consultas presenciales en pacientes preferentes o cuya atención no podía ser diferida. Ahora se procede al aumento controlado y filtrado de la actividad presencial, con un nuevo sistema de citaciones, con consultas de mañana y de tarde, citando a los pacientes en un horario más amplio, respetando el tiempo entre citas al doble de lo habitual. Además, en este plan se plantea la alternancia y continuidad de las consultas telemáticas, para evitar aglomeraciones en las salas de espera.

El plan de desescalada incluye también recomendaciones dirigidas tanto a los profesionales como a los pacientes que acudan al centro relacionadas con la higiene de manos, el uso de mascarillas quirúrgicas, extremar medidas de higiene respiratorias, permanecer el tiempo en sala de espera alejado a un metro de otros pacientes y, en caso de necesidad, ir acompañado siempre por la misma persona.

Desde el propio hospital, "se recuerda que estas medidas y acciones pueden variar según la evolución de la pandemia COVID-19 y de las instrucciones que surjan desde la Gerencia Regional de Salud y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social".

Comentarios
Lo más