La experiencia personal de la cárcel en el tardofranquismo inspira a la historiadora salmantina Isabel Alonso Dávila en su primera novela

La experiencia personal de la cárcel en el tardofranquismo inspira a la historiadora salmantina Isabel Alonso Dávila en su primera novela
La experiencia personal de la cárcel en el tardofranquismo inspira a la historiadora salmantina Isabel Alonso Dávila en su primera novela

'Como un pulso' traspasa la superficie del alcance social y político de las dictaduras y llega hasta el fondo de la represión moral en la vida privada y en las familias.

La editorial Caligrama publica Como un pulso. Partiendo del tardofranquismo y del hecho de haber sido detenida por la Brigada Político-Social en tres ocasiones y encarcelada en dos, Isabel Alonso Dávila crea una autoficción que sumerge al lector en las relaciones familiares de generaciones nuevas con quienes vivieron el modelo autoritario de la dictadura. "Como un pulso centra su argumento en el conflicto entre verdad o mentira, entre vivir de acuerdo con tu concepto de libertad o asumir la opresión familiar enraizada en una cultura heredada", dice la autora. 

La historiadora y escritora, publica su primera novela después de haberse dedicado a la docencia y a la investigación pedagógica, sobre la inclusión de las mujeres en la historia enseñada, por ejemplo, que le ha brindado premios como el Emilia Pardo Bazán del Ministerio de Educación y, en dos ocasiones, el premio 8 de marzo del Ayuntamiento de Barcelona. Ahora, en su jubilación, preside la asociación Derecho a Morir Dignamente de Cataluña.

Su novela recorre la vida de Julia y su hijo Daniel desde 1975 hasta 1996, casi veinte años de ocultaciones y secretos. Los personajes del libro no se mueven solo en territorios de la lucha política sino que conviven en lugares íntimos y profundos de las relaciones personales, hasta donde llega una represión del tipo moral que alcanza la vida íntima y que, por tanto, amplía la definición de víctima tal y como la conocemos. En este caso, la onda que contiene la falta de libertades se expande en el tiempo hasta perdurar en periodos largos y distanciados.

El texto se mece entre lo policial y la literatura comprometida. Isabel Alonso Dávila escribe páginas profundas, intimistas y emocionantes para las que ha vuelto a lugares muy significativos para ella, como el barrio granadino de La Chana, al bar en el que la detuvo la Brigada Político Social y al bloque en el que vivía entonces. Cuenta la emoción que sintió al reconocerla su vecina, «la pena que le dio que su padre ya no estuviera vivo para que pudiera ver que yo estaba bien, que mi vida no había sido un desastre».

Notas sobre la autora. Isabel Alonso (Salamanca, 1953) es licenciada en Historia por la Universidad de Granada. Participó en la lucha estudiantil antifranquista, por lo que fue detenida, encarcelada y procesada por el Tribunal de Orden Público (TOP). Comenzó a trabajar en el mundo editorial y después se incorporó al mundo de la enseñanza secundaria. Durante un breve periodo de tiempo fue profesora asociada en la UAB. Ha participado en los movimientos de renovación pedagógica, tarea por la que ha recibido varios premios. Como un pulso es su primera novela. 

Unnamed

Comentarios
Lo más