La vergüenza, uno de los principales motivos de que los hombres practiquen menos el yoga que las mujeres

La vergüenza, uno de los principales motivos de que los hombres practiquen menos el yoga que las mujeres
La vergüenza, uno de los principales motivos de que los hombres practiquen menos el yoga que las mujeres

El Yoga parece haberse erigido como una de las prácticas deportivas estrella durante el confinamiento. De hecho, las actividades corporales dentro de casa se han incrementado un 22% desde el pasado 14 de marzo, en especial el yoga y los circuitos de entrenamiento interno, que se han triplicado. Esta es una de las principales conclusiones del estudio llevado a cabo por la marca Suunto, y que pone de relieve el comportamiento de los españoles durante el confinamiento y su salud deportiva

"El confinamiento es el momento perfecto para aprender yoga, ya no tan sólo por el beneficio físico, sino también mental", afirman fuentes de Deusto Salud, centro de formación continua a distancia especializado en salud y bienestar, y que actualmente imparte el Curso de Monitor de Yoga: "Practicar yoga produce un efecto positivo en nuestro estado anímico, y nos ayuda a canalizar estados como el miedo o la ansiedad", apuntillan de Deusto Salud.

Además, Deusto Salud ha experimentado un crecimiento considerable de los alumnos matriculados en el curso de Yoga durante el período de confinamiento.

Yoga, territorio femenino

A pesar de la popularización del yoga, cabe destacar que el 78% de las personas que llevan a cabo la formación son mujeres. Esta disciplina física y mental, que enfatiza la meditación y la liberación, es muy beneficiosa tanto para el cuerpo como para la mente, pero hasta la fecha parece ser territorio femenino: "Los hombres son menos propensos a interesarse por esta actividad, sobretodo a causa de prejuicios culturales y de género", afirman desde Deusto Salud: "Se trata de una clara brecha de género, basado en estereotipos".

De hecho, la vergüenza es uno de los principales motivos de que los hombres practiquen yoga con menos regularidad que las mujeres. Paradójicamente, y aunque tradicionalmente ellas han estado más relacionadas con esta actividad, fue concebida originalmente para hombres.

Otro de los factores a tener en cuenta es la falsa creencia de que es una actividad pasiva; variantes como el 'Asthanga' son atléticos y muy exigentes físicamente.

Además, muchos hombres lo consideran como una terapia temporal para recuperarse del estrés o de lesiones, pero el yoga únicamente tiene efecto en el cuerpo y la mente si se es perseverante y se adopta como una rutina de bienestar físico y mental.


Comentarios
Lo más