VÍDEO | Mascarillas Béjar, un ejemplo exitoso de reconversión textil para abastecer a la población de un producto de primera necesidad

VÍDEO | Mascarillas Béjar, un ejemplo exitoso de reconversión textil para abastecer a la población de un producto de primera necesidad
VÍDEO | Mascarillas Béjar, un ejemplo exitoso de reconversión textil para abastecer a la población de un producto de primera necesidad

La grave crisis sanitaria del coronavirus ha generado múltiples efectos y consecuencias en España. El impacto de la pandemia ha sido tal que ha obligado a un cambio de hábitos a la hora de salir a la calle. Desde la pasada semana, el Gobierno ha obligado al de mascarillas de protección para las personas mayores de seis años, ya sea en espacios públicos cerrados como en la calle, en el caso de que no se pueda garantizar los dos metros de distancia de seguridad recomendados para no propagar la infección

Hacerse con las mascarillas no ha sido fácil desde el inicio del estado de alarma ni ha estado exento de polémica. Primero, cuando su uso no estaba en Castilla y León ni siquiera generalizado, había un importante desabastecimiento en las farmacias debido al importante acopio que estaban haciendo las instituciones públicas. A las Administraciones también les ha causado problemas: han sido varios los casos en los que el comprador ha recibido gato por liebre y se ha llevado mascarillas defectuosas procedentes, principalmente, de Asia.

Web de Mascarillas Béjar

Pero no hace falta irse tan lejos para comprarlas. En Béjar, antaño la ciudad textil por excelencia, funciona desde hace unas semanas Mascarillas Béjar, una marca surgida de la empresa familiar Fibras Textiles Sánchez SL, que tiene más de tres décadas de experiencia en la creación de fibras y textil de descanso. En una época de emigración de la juventud bejarana, cuyo éxodo se produce buscando una vida laboral con mejores perspectivas de futuro, la empresa identificó la necesidad que había en España de mascarillas quirúrgicas y creyeron posible su fabricación industrial en Béjar. Así, la familia de Alberto Sánchez decidió emprender y el proyecto es, ahora mismo, un ejemplo de nueva industria.

De hecho, con este proyecto de mascarillas la empresa ha podido salvar los seis empleos fijos que tenía su manufactura de almohadas y ha creado casi treinta más, creciendo cada día que pasa con más fuerza con unos precios muy competitivos y ajustados, que están por debajo del tasado por el Gobierno por cada unidad de mascarilla.

Se trata, por tanto, de un producto 100% español, como indican en su página web y han mostrado en televisión, que están haciendo llegar a toda España pese a los innumerables inconvenientes que genera el estado de alarma con las empresas de reparto. Desde que SALAMANCA24HORAS diera a conocer que se trataba de una empresa con todas las garantías, Mascarillas Béjar se ha convertido en un fenómeno viral en tiempos en los que los españoles se encuentran más escépticos que nunca.

Una empresa capaz de fabricar 14.000 mascarillas diarias

La empresa fabrica 14.000 mascarillas diarias en dos turnos de trabajo gracias a la maquinaria que, dicen por el momento no se realiza en España y ha sido importada. El objetivo es el de llegar a tener seis máquinas a mediados de junio, para generar hasta un millón diarias de mascarillas fabricadas en Béjar y que Salamanca sea la vanguardia de la fabricación de este tipo de material de protección frente al Covid-19.

Este crecimiento también se reflejará en el empleo, con la intención de crear sesenta nuevos puestos de trabajo y situar a la provincia de Salamanca a la vanguardia de un producto que en la actualidad que vivimos se trata de un bien de primera necesidad.



Las mascarillas de Béjar cuentan con una protección de triple capa y un filtro TNT que permite una filtración del 95% de gérmenes y polvo. El modelo está certificado por la norma UNE-EN14683:2019+AC y el Instituto Tecnológico Textil (Aitex).

Mascarillas Béjar ha puesto a la venta tres packs diferentes en su página web: el pack single con 100 mascarillas que cuesta 76 euros; el pack familiar de 200 unidades por 144 euros, y finalmente el pack profesional, con 2.000 mascarillas a un precio de 1.360 euros.

Lo más