​La vitamina D, el mejor aliado para evitar la aparición de la enfermedad celiaca

​La vitamina D, el mejor aliado para evitar la aparición de la enfermedad celiaca
​La vitamina D, el mejor aliado para evitar la aparición de la enfermedad celiaca

Con motivo del Día Nacional del Celiaco, un grupo de investigación de la CEU San Pablo alerta de la importancia de ingerir vitamina D para fortalecer el sistema inmunológico y mantener la integridad de la barrera intestinal.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune caracterizada por la atrofia de las vellosidades del intestino delgado tras la ingestión de alimentos con gluten y cursa con una malabsorción de vitaminas como la D.

Con motivo del Día Nacional del Celiaco, el grupo de investigación CEU NutriFOOD, liderado por la catedrática de Nutrición y Bromatología Elena Alonso Aperte, alerta de la importancia de ingerir vitamina D, para fortalecer el sistema inmunológico, mantener la integridad de la barrera intestinal y evitar la aparición de la enfermedad celiaca.

La D es una vitamina liposoluble que se obtiene por síntesis en la piel con la exposición a la luz ultravioleta del sol o por la alimentación. Los investigadores señalan que el déficit vitamínico se debe a una ingesta dietética deficiente. En la enfermedad celiaca, se recomienda llevar una alimentación sin gluten y consumir alimentos ricos en esta vitamina: pescados azules, huevos, lácteos y bebidas fortificadas. Asimismo, destacan la importancia de tomar el sol, ya que la radiación solar es necesaria para sintetizar la mayor cantidad de vitamina D. Por ello, son necesarios 10-30 minutos de exposición diaria en manos, cara y brazos.

Los enfermos celiacos al diagnóstico suelen sufrir síntomas y déficits que, en su mayor parte, revierten al año de consumir una dieta exenta sin gluten. No obstante, algunas deficiencias, como es el caso de la vitamina D, permanecen en el tiempo.

A consecuencia de este déficit, un síntoma visible en los pacientes celiacos es que tienen mayor riesgo de sufrir problemas óseos: densidad mineral ósea reducida, osteoporosis, raquitismo osteomalacia o fracturas. En la mayoría de los casos, se reducen tras un año siguiendo una dieta sin gluten y aumentando los niveles de vitamina D con la alimentación, la exposición del sol y, en algunos casos, la suplementación.

Igualmente, esta ausencia vitamínica puede provocar la debilitación del sistema inmunológico, ocasionando enfermedades autoinmunes. Además, estudios recientes demuestran que la vitamina D modula la respuesta inflamatoria y colabora en el mantenimiento de la barrera. De ahí que resulte de gran interés mejorar el estado nutricional en la vitamina en pacientes celiacos.

Comentarios
Lo más