Denuncia la muerte brutal de sus gatos a perdigonazos y golpes en La Zarza de Pumareda

Denuncia la muerte brutal de sus gatos a perdigonazos y golpes en La Zarza de Pumareda
Gata que ha tenido que ser sacrificada por los golpes tan graves que recibió
Denuncia la muerte brutal de sus gatos a perdigonazos y golpes en La Zarza de Pumareda

El dueño de las mascotas, Pablo González, atribuye a otro vecino los disparos. El último caso de maltrato animal, este lunes, obligando al sacrificio de una gata por fractura de mandíbula y traumatismo cranoencefálico

Varios gatos con perdigonazos, otros muertos por golpes, uno desaparecido...Pablo González, vecino de La Zarza de Pumareda, ha denunciado ante la Guardia Civil de Barruecopardo la muerte de varias de sus mascotas a perdigonazos y golpes. Un maltrato hacia sus animales que se viene produciendo desde hace meses con el resultado de varios muertos y otros heridos. 

Gatitos La Zarza (1)


El dueño de los gatos ha explicado a SALAMANCA24HORAS que esta "salvajada" se remonta a hace varios meses cuando el primero de los gatos apareció con un perdigonazo.  Con denuncia presentada ante la Guardia Civil de Barruecopardo, atribuye la autoría de estos hechos a otro vecino de La Zarza, y cercano a su domicilio.

"Se dedica a disparar con escopeta de perdigones a mis gatos, ignoro el motivo".  Al tiempo, añade Pablo González, aparecieron otros dos gatos más en iguales condiciones y otro gato perdiendo parcialmente la vista. La última atrocidad, la noche de este lunes.

"En la noche de ayer reventaron de una patada a otro gato que murió después de agonizar casi una hora y a una gata la dejaron mal herida con fractura de mandíbula, pérdida del globo ocular en un ojo, vértebras del cuello facturadas...". Tan malheridas que Pablo González la ha llevado este martes a una clínica veterinaria de Vitigudino para realizarle la eutanasia por fractura de mandíbula y traumatismo cranoencefálico, como recoge el informe.  

Factura veterinaria


"La vida de un animal no vale nada, no sienten empatia, ni remordimiento. Una mascota sea cual sea pasa a ser parte integrante de la familia, se la quiere, se le ama. Su dueño se preocupa por ella. Le hace compañía en momento alegres y tristes y en ocasiones la mascota percibe los sentimiento de su dueño. En momentos de soledad ella está a su lado y cuando ya no está en este mundo se la extraña y se la llora", manifiesta Pablo González.

Gatitos La Zarza (3)



Comentarios
Lo más