Varios expertos aseguran que el riesgo de contagio del COVID no se ve incrementado por el uso del aire acondicionado

Varios expertos aseguran que el riesgo de contagio del COVID no se ve incrementado por el uso del aire acondicionado
Varios expertos aseguran que el riesgo de contagio del COVID no se ve incrementado por el uso del aire acondicionado

El uso responsable del aire acondicionado, con una ventilación habitual de los espacios cerrados, no aumentaría el riesgo de contagio de coronavirus, según apuntan varios expertos científicos

El calor ha llegado a buena parte de nuestro país, entre la que incluimos a nuestra provincia, Salamanca, donde desde que comenzó el mes de julio se han sobrepasado los 30 grados la mayor parte del día. El aire acondicionado se ha convertido en uno de los protagonistas en casas y oficinas para sobrellevar mejor estas temperaturas. 

Siguiendo con los protagonistas, no podemos pasar por alto todas las cuestiones que rodean al coronavirus. Despejando cualquier información contradictoria respecto al tema, varios expertos coinciden en que el virus ni se genera ni se reproduce dentro de los aparatos de aire acondicionado, por lo que no puede salir de ellos. Otras de las creencias es que el riesgo de contagio no se ve incrementado por su uso, algo que también descartan los científicos.

Una vez acalaradas estas dudas respecto a la propagación del virus, es importante tener en cuenta varias consideraciones generales y consejos para su compra, su uso inteligente y para el ahorro energético.

En primer lugar, para elegir un buen aparato hay que tener en cuenta el tamaño de la habitación, la climatología del lugar o su grado de aislamiento. Una vez se ha tenido esto en cuenta, hay que prestar atención a la etiqueta energética del aparato -algunos consumen hasta un 60% más de electricidad que otros con las mismas prestaciones. La letra A, acompañada de "+" y el color verde, son indicativos de un aparato eficiente energéticamente. Esto supone un ahorro en algunos casos de hasta el 40%.

Cuando ya tenemos el aparato adecuando, se debe regular la temperatura. Suele caerse en el error de marcar una temperatura más baja de la deseada para que la estancia se enfríe antes, sin contar que cada grado manos de temperatura supone un 8% más de factura. En condiciones normales la temperatura interior debería estar entre 22 y 25 grados y nunca más de 10 grados de diferencia con la temperatura exterior.

Otro consejo para un buen mantenimiento es revisar los filtros, las bobinas y las aletas, reemplazándolos o limpiándolos de manera rutinaria.

Por último, y a pesar de que las temperaturas sean algo elevadas en la calle, es recomendable abrir las ventanas para que entre el aire limpio del exterior, especialmente a primera hora de la mañana o por la noche.

Comentarios
Lo más