Los hijos de las familias que eran ricas en 1998 ganan 5.000 euros anuales más que los de hogares más pobres

Los hijos de las familias que eran ricas en 1998 ganan 5.000 euros anuales más que los de hogares más pobres
Los hijos de las familias que eran ricas en 1998 ganan 5.000 euros anuales más que los de hogares más pobres

Este dato lo determina un estudio realizado por las fundaciones Felipe González y COTEC que ha estudiado la movilidad social en España, cruzando los datos tributarios de los padres con los de sus hijos 18 años después

Los hijos de los hogares que eran ricos en 1998 ganan en la actualidad 5.000 euros anuales más que los de hogares pobres. Así lo determina un estudio realizado por las fundaciones Felipe González y COTEC que ha estudiado la movilidad social en España, cruzando los datos tributarios de los padres con los de sus hijos 18 años después.

El proyecto, que se llama 'Atlas de Oportunidades', y recoge los datos de 1,6 millones de niños nacidos entre 1984 y 1990 -más de la mitad del total-, a través de la declaración de la renta que hicieron sus padres en 1998. Después, esa información se completa con la renta de los hijos ya en 2016, casi dos décadas después, cuando ya tenían entre 26 y 32 años.

Los hogares, por su parte, se dividen usando centiles. Un hogar pertenece al centil 1 si está entre el 1% con menos renta, y al centil 100 si está en el 1% con más renta. Lo mismo los hijos: pertenecen al centil 1 si están en el 1% con menos ingresos a su edad, y al centil 100 si están en el 1% con más ingresos. El centil 50 contiene a hogares e hijos en la mediana.

Con estos datos, el estudio determina que los hijos de los hogares más pobres (por debajo del percentil 20) en 1998 tienen ahora unos ingresos de 16.000 o 17.000 euros de media, mientras que los hijos de rentas medias-altas (en torno al percentil 80) rondan los 21.000 euros. Esta diferencia se agranda si se compara con los hijos del 1% más rico del país, que superan los 33.000 euros.

Tal y como ha explicado en rueda de prensa uno de los autores del trabajo, Kiko Llaneras, se trata de sueldos medios porque hay jóvenes de la muestra, especialmente los cercanos a los 26 años, que aún están estudiando, por lo que sus ingresos son cero. También hay gente en paro.

La ventaja de ser rico

El perfil que marcan los datos anteriores es el que se puede observar en la sociedad en general. Es decir, según el estudio, los hijos de familias pobres tienen rentas más bajas cuando crecen que los que nace en familias ricas. En concreto, los hijos de familias pobres crecen para tener rentas alrededor del percentil de 40, es decir, por debajo de la media, mientras los hijos de las familias ricas tienen rentas por encima del 60.

Los gráficos del trabajo muestran, además, "la ventaja extra de ser rico" y es que, según explica Llaneras, la curva no es simétrica porque se eleva más deprisa por arriba. A partir del centil 90% la ventaja es cada vez más acusada: los hijos de hogares del 1% crecen para pertenecer de media al percentil 80 cuando rondan los 30 años.

En cuanto a la parte baja de la curva, el experto señala que, al menos, "los hogares no parecen atrapados", es decir, que los hijos de familias pobres están de promedio en el centil 42, pero no más abajo que eso. Aún así, ha señalado que esta muestra se ha recogido con datos tributarios, por lo que no existen cifras de los hogares que no hacen la declaración de la renta y suelen estar entre los más pobres.

El trabajo tambián hace un estudio de género en esta materia. En este sentido, ha explicado Llaneras, no hay sorpresas, y los hijos de una familia mediana están en un percentil más alto (56) que el de las hijas (44). Estas diferencias se reducen cuando se consideran las rentas del hogar de hijos e hijas, en lugar de su renta individual, y cuando se habla de clases más altas, ya que se contempla también el patrimonio heredado.

La movilidad por edad

En su intervención, Llaneras ha propuesto otra forma de ver la movilidad fijándose en la distribución de renta de los hijos de hogares pobres y ricos. En este caso, la diferencias también son las esperadas: solo el 12% de los hijos de hogares pobres pertenece al quintil con más rentas de joven, mientras que un 33% de los hijos de hogares ricos está ese quintil rico.

Estos datos, explia el experto, también sirve para observar los efectos de la edad. Con estos datos se puede determinar que la influencia de la renta de los padres sobre la de los hijos tarda unos años en manifestarse y es máxima cuanto más mayores. Así, con 26 años, los hijos de familias ricas y pobres que tienen ingresos bajos son prácticamente los mismos (alrededor del 20% del total), pero para cuando cumplen los 32 años la cosa ha cambiado: tienen ingresos bajos el 16% de los hijos de familias ricas y hasta el 27% de los hijos de hogares pobres.

La menor movilidad la se observa en el estudio a los 32 años. A esa edad, la probabilidad de estar en el 20% rico es casi el triple para los hijos de hogares ricos que para los hijos de hogares pobres. "Es posible que la brecha siga aumentando después, pero no tenemos ya datos", ha indicado Llaneras quien ha indicado que seguirán estudiando la trayectoria de los miembros de la muestra en los próximos años.

Todos estos datos se pueden consultar en la web de 'Atlas de Oportunidades', en donde se incluye un mapa de España en el que se pueden cosutar estas cifras por provincia, municio o código postal. La directora de la Fundación Felipe González, Rocío García-Sampere, ha pedido a periodistas, académicos y ciudadanos que trabajen con esta herramienta, que ha valorado de forma muy positiva para muchos estudios en el futuro. Tambén su homólogo de COTEC, Jorge Barrero, ha destacado el papel que este trabajo puede tener en la Innovación.


Comentarios
Lo más