Estas son las medidas que deben tener en cuenta los salmantinos a la hora de viajar por Europa en estos momentos de rebrotes

Estas son las medidas que deben tener en cuenta los salmantinos a la hora de viajar por Europa en estos momentos de rebrotes
Estas son las medidas que deben tener en cuenta los salmantinos a la hora de viajar por Europa en estos momentos de rebrotes

En Portugal, Italia, Francia y Bélgica la entrada es más accesible, a diferencia de Grecia, Reino Unido e Irlanda, que se lo pone más difícil a los turistas extranjeros

Llegando casi al final del mes de julio, se puede confirmar que el verano de 2020 está siendo, sin duda, uno de los más complicados y peculiares en mucho tiempo en cuanto a las vacaciones y al turismo se refiere. La llegada del coronavirus y su posterior crisis sociosanitaria han traído consigo los conceptos de incertidumbre, miedo y precaución a la hora de gastar en ocio, disfrute y descanso.

La riqueza cultural, gastronómica y paisajística de España, así como el clima cálido que acompaña al país en estas fechas hace que muchos salmantinos prefieran pasar sus vacaciones en territorio nacional. En cambio, muchas familias y grupos de amigos acostumbraban a planear parte de sus vacaciones en el extranjero, asunto que este año está siendo protagonista de cambios y restricciones, con un consecuente desconocimiento sobre lo que sería necesario en caso de decidir viajar.

SALAMANCA24HORAS ha analizado, junto con la ayuda de los consulados españoles en esos destinos, la situación que se vive y las medidas preventivas contra el COVID-19 a tomar en algunos de los principales países de Europa elegidos como destino vacacional por los españoles.

Reino Unido e Irlanda obligan a guardar cuarentena

En el caso de Reino Unido, uno de los que más ha dado que hablar en los últimos días, se ha creado una lista de países que no suponen un “peligro” por tener unas tasas moderadas de personas contagiadas de COVID-19. Entre ellos no está España, lo que supone que todo español que aterrice en territorio inglés deberá permanecer en cuarentena quince días. Además, se deberá entregar un documento a la llegada al aeropuerto que informe del lugar donde se realizará dicha cuarentena y varios números de teléfono a través de los cuales se pueda contactar con la persona en cuestión, entre otras cosas, para asegurar que está cumpliendo. Se puede encontrar toda la información a través del enlace https://www.nidirect.gov.uk/articles/coronavirus-covid-19-travel-advice.

La isla vecina, Irlanda, ha establecido también una Green List en la que se mencionan varios países que están exentos de realizar cuarentena al llegar y, como es de adivinar, España no está entre ellos, por lo que los españoles o personas que hayan estado en el país recientemente también deben realizar cuarentena al llegar. Cabe recordar que en ninguno de los dos países el uso de la mascarilla por la calle es obligatorio.

Los salmantinos no tienen restricciones para entrar en Bélgica

En Bélgica las restricciones dependen de la zona de España de la que se proceda. Por el momento, los salmantinos no tendríamos ningún tipo de restricción, en cambio los españoles de zonas en las que se está realizando un reconfinamiento necesitan rellenar un formulario. Aun así, según informa a SALAMANCA24HORAS el consulado del país, “la estructura federal y descentralizada de Bélgica hace que las normas puedan variar en función de las ciudades”. En cuanto a las normas de carácter general que deben cumplir tanto belgas como extranjeros está el uso obligatorio de mascarilla desde este pasado sábado, 25 de julio.

Las autoridades belgas piden, en cualquier caso, “extremar las precauciones ya que se está registrando un importante aumento de los casos en todo el país” y, desde el consulado, “se recomienda consultar las webs de información a diario ya que las medidas pueden cambiar rápidamente”. Las webs donde se encuentra la información son las siguientes: https://diplomatie.belgium.be/en y https://www.info-coronavirus.be/.

La frontera franco-española está completamente abierta

Desde el consulado de España en París se ha informado a este medio de las medidas y restricciones que se deben llevar a cabo en territorio francés actualmente. “Francia no exige nada en particular a las personas que proceden del territorio español ya que la frontera franco-española está completamente abierta, sin otra obligación que llevar consigo la documentación de viaje, DNI o pasaporte, como en una situación normal”, indican.

Al igual que en España, las autoridades francesas locales, prefecturas y alcaldías –según la incidencia de la COVID-19 en su territorio- toman medidas particulares, relativas a las medidas de “distanciamiento social”, como el uso de las mascarillas, que en algunas localidades es obligatorio incluso en el exterior. El uso de mascarilla sí ha sido obligatorio desde el principio en todo el territorio en los transportes públicos, teatros y cines y, desde el pasado 20 de julio, se ha extendido su obligatoriedad a otros lugares públicos cerrados, como los comercios, museos, bares, etc. La reglamentación francesa prevé una multa, en caso de infracción de esta regla de 135 euros, y que asciende a 1.500 en caso de reincidencia.

Tal y como añade el consulado, “la única medida que Francia ha tomado, por el momento, en relación a España es aconsejar a sus ciudadanos que no viajen a Cataluña, debido al rebrote de la COVID-19 en esa región”.

En Grecia pueden someter al turista, en cualquier momento, a una prueba del COVID-19

La situación en Grecia es diferente y más estricta. Las autoridades han determinado que toda persona extrajera que pise territorio griego debe rellenar un formulario (https://travel.gov.gr/#/form) y, una vez hecho esto, recibirá a través de correo electrónico un código QR con el que identificarse ante las compañías aéreas o marítimas, así como ante las autoridades fronterizas griegas. En dicho formulario hay apartados de carácter general sobre el contacto con el COVID-19 de la persona en cuestión, y algunos detalles sobre el lugar donde se alojará y teléfonos de contacto. Su carácter es obligatorio desde el pasado día 1 de julio y, hasta mínimo, el 31 de agosto, por lo que no disponer del código QR al llegar puede suponer una multa de hasta 500 euros.

Además, las autoridades tienen derecho a pedir al viajero que se someta a una prueba de COVID-19 en cualquier momento y, hasta conocer el resultado -tiempo que no se especifica- deberá permanecer en cuarentena, con una multa en caso de incumplimiento de hasta 5.000 euros.

El caso de Italia y Portugal es similar al español

Ambos países tienen abiertas sin restricciones sus fronteras. En el caso de Italia es necesario entregar un formulario al transportista o a la policía (https://www.esteri.it/mae/resource/doc/2020/07/modulo_rientro_da_estero_10_07_2020__es.pdf), y una vez allí cumplir con la obligatoriedad de llevar mascarilla en lugares cerrados accesibles al público y cuando no se pueda respetar la distancia interpersonal. Al igual que España, Italia es un país muy turístico por lo que el Gobierno ha establecido unas directrices para asegurar la recuperación gradual de los flujos turísticos en condiciones de máxima seguridad para los visitantes que llegan de otros países (http://www.italia.it/es/informacion-util/directrices-para-la-reapertura-de-las-actividades-economicas-y-productivas.html).

El país vecino, Portugal, tiene sus fronteras terrestres abiertas por lo que los salmantinos pueden llegar hasta allí en unas pocas horas de coche. Además, que allí se hayan permitido las zonas de baño naturales, puede suponer un incentivo añadido para que la gente de la provincia decida hacer una escapada.

Comentarios
Lo más