La ventilación natural reduce el riesgo de contagio en edificios y locales

La ventilación natural reduce el riesgo de contagio en edificios y locales
La ventilación natural reduce el riesgo de contagio en edificios y locales

Se ha demostrado que la renovación de aire por ventilación cruzada baja las tasas de contaminantes de las estancias

La aparición de la COVID-19, ha supuesto un gran impacto sanitario, social y económico en todo el mundo, por ello surgen numerosos ensayos y estudios sobre su comportamiento, propagación y contagio con una frecuencia muy alta.

Repasaremos en este artículo las últimas recomendaciones sobre la climatización de los edificios, para prevenir la propagación del SARS-Cov-2, en base a las guías actualizadas publicadas por el ministerio.

Los lugares en los que se congrega mayor cantidad de gente pueden ser un foco importante de contagio. En el caso de locales y edificios, además de los usuarios presentes al mismo tiempo, son lugares cerrados y espacios reducidos.

La limpieza y desinfección de todas las superficies (suelos, muebles, aparatos eléctricos, cristales…) es muy importante para eliminar cualquier resto que pudiera haberse depositado, bien por contacto directo o por depósito de partículas con coronavirus que queden en el aire un tiempo sin determinar.

Las recomendaciones que se han realizado sobre la climatización en edificios y locales de trabajo priorizan la salud y seguridad de los usuarios, por encima del bienestar térmico y la eficiencia energética.

A lo largo de este tiempo de estudio, se ha demostrado que el riesgo de contagio por vía aérea en el interior de edificios es más elevado cuando existe poca ventilación.

La principal recomendación es la ventilación natural, puesto que se ha demostrado que la renovación de aire por ventilación cruzada baja las tasas de contaminantes de las estancias

El parámetro más importante en la ventilación es la renovación de aire por ocupante (la guía recomienda un mínimo de 12,5l/segundo y ocupante). La forma de trabajar con este parámetro será jugando con el aumento de la ventilación o la reducción de la ocupación del espacio.

Se recomienda abrir las ventanas 15 minutos antes de entrar en el recinto incluso cuando haya ventilación mecánica.

Se debe de verificar que los equipos encargados de la renovación del aire trabajen en sus condiciones óptimas. en horario laboral se recomienda trabajar con el caudal máximo que permita el sistema durante dos horas antes y después de la apertura y el cierre del centro de trabajo. No se recomienda que el caudal este por debajo del 25% de aire nominal, manteniendo la ventilación encendida las 24 horas del día, durante los 7 días de la semana

Cuando hablamos de la ventilación en los baños, se recomienda mantener la ventilación de extracción de los inodoros durante los 7 días de la semana y las 24 horas del día, evitando abrir las ventanas si existe sistema de extracción.

La guía publicada facilita información muy precisa sobre cómo actuar según el tipo de ventilación que se tenga instalada, por lo que se recomienda su lectura para actuar en cada caso concreto de la forma más correcta estudiada hasta el momento.

Las recomendaciones descritas se enmarcan en un contexto temporal y excepcional, priorizando la seguridad de los usuarios ante el contagio.

Comentarios
Lo más