La Policía Local desaloja una fiesta en un piso de la Rúa y detiene a un joven que agredió a los agentes

La Policía Local desaloja una fiesta en un piso de la Rúa y detiene a un joven que agredió a los agentes
Agentes de la Policía Local en un servicio nocturno
La Policía Local desaloja una fiesta en un piso de la Rúa y detiene a un joven que agredió a los agentes

Los hechos, tal y como ha podido saber SALAMANCA24HORAS de fuentes municipales tuvieron lugar en una vivienda de la calle de la Rúa de la ciudad a las 02:55 horas de la madrugada, cuando la Policía Local fue alertada porque una fiesta en un inmueble, en la que al parecer se encontraban diez jóvenes, estaba causando problemas a los vecinos, generando mucho ruido

Agentes de la Policía Local han detenido en la madrugada de este miércoles, 16 de septiembre, a un joven que participaba en una fiesta que tenía lugar en un inmueble del centro de la ciudad, concretamente de la calle de la Rúa. Según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, el joven no paró de increpar a los agentes, gritándoles y menospreciando su trabajo e incluso les llegó a lanzar codazos hasta que fue reducido.

Los hechos, tal y como ha podido saber SALAMANCA24HORAS de fuentes municipales tuvieron lugar en una vivienda del centro de la ciudad a las 02:55 horas de la madrugada, cuando la Policía Local fue alertada porque una fiesta en un inmueble, en la que al parecer se encontraban diez jóvenes, estaba causando problemas a los vecinos, generando mucho ruido, emitiendo música a gran volumen y dando muchas voces.

A su llegada, siete agentes de la Policía Local se entrevistaron con una de las jóvenes, que era propietaria de la vivienda. Los policías locales comenzaron el desalojo de la casa pero uno de los participantes no se mostró colaborador. Increpó e insultó de forma reiterada a los agentes, llegando a agredirles. El joven les llegó a decir: "llamad a un Nacional, que vosotros no tenéis autoridad", sin guardar la distancia de seguridad con ellos.

Por ello, los policías tuvieron que emplear la mínima fuerza necesaria e imprescindible para reducirle y trasladarle en coche patrulla a sus dependencias policiales. El joven acabó detenido por desobediencia y resistencia a agentes de la autoridad.

La multa, en este caso, fue a parar a la dueña del piso.

Comentarios
Lo más