​Así afronta Salamanca uno de los otoños más importantes de los últimos años: más de 2.200 casos en septiembre y 24 muertes en el hospital

​Así afronta Salamanca uno de los otoños más importantes de los últimos años: más de 2.200 casos en septiembre y 24 muertes en el hospital
​Así afronta Salamanca uno de los otoños más importantes de los últimos años: más de 2.200 casos en septiembre y 24 muertes en el hospital

El otoño coincide con el desembarco de otras enfermedades como la gripe que tendrán que convivir con el coronavirus. La llegada de los estudiantes también será un factor importante a tener en cuenta

Salamanca encamina en los próximos días un paso de vital importancia para el devenir de su historia reciente. El otoño de 2020 será uno de los periodos que puedan cambiar la situación sanitaria, social y económica de la provincia y la ciudad.

La llegada del frío trae consigo enfermedades como la gripe que deberán convivir con el coronavirus y con una presión asistencial en el Hospital superior a la esperada en estas fechas. Por ello, se convierte en esencial el extremar las precauciones para no volver a situaciones similares a las de marzo o abril y que así la ciudad pueda, aun con ciertas limitaciones, poder seguir con su motor económico en funcionamiento. Volver a aquella situación no pasa por la cabeza del vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, quien cree que “no vamos a volver a esos días”, aseguraba el 19 de agosto.

Lo que sí es cierto es que la actividad social con el desembarco de los universitarios también será un factor importante en el devenir de la evolución de la pandemia, por ello, este martes la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha querido hacer un llamamiento a la juventud: “sé que es complicado decir a estos universitarios que llegan que extremen el cuidado, porque vendrán con ganas de salir de fiesta, pero tienen que darse cuenta que si empeora la situación los que pagarán las consecuencias económicas en el futuro serán ellos”

¿Cómo llega Salamanca a este periodo que puede ser decisivo?

Pocos pueden decir que el goteo de positivos en agosto fue el esperado. Para políticos, expertos y población en general, en cierta medida, el alto número de positivos durante el fin del verano llegó de forma anticipada; todos esperaban que los casos aumentarán de cara a septiembre coincidiendo con los cambios de temperatura o el inicio de las actividades lectivas. Sin embargo, quizá ese adelanto en el tiempo de la incidencia de la enfermedad en Salamanca haya podido ser un aviso que actualmente pueda ayudar a contener mejor al coronavirus de cara a lo que viene.

Más cuidado, más control y más pruebas para una provincia que durante toda la pandemia ha visto como el número de test se destinaban en mayor medida para otros lugares que tenían una incidencia más baja de la enfermedad. Prueba de ello es la entrega de más de 6.000  test de antígenos de segunda generación, siendo la primera provincia, junto a Valladolid, donde se han comenzado a usar. Un hecho anunciado este martes por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, para paliar el déficit de reactivos y problemas para analizar las pruebas PCR en la provincia, y que “supondrá una gran ayuda, sobre todo, en cuanto a la inmediatez de resultados”.

El hecho es que el control y la imposición de algunas medidas de restricción en la provincia ha hecho que el virus esté dando un pequeño respiro a toda Salamanca, “existe una tendencia a la baja, a la mejoría”, anunciaba Casado, quien precisaba, además que en Salamanca “se han registrado 591 positivos por coronavirus en los últimos siete días”.

Sin embargo, los datos que presenta su propia Consejería en el portal de la Junta de Castilla y León varía considerablemente esa cifra. En los últimos siete días, contabilizando con los datos desde el 22 de septiembre al 16, se notificaron 673 contagios, 82 más de los anunciados por la consejera este martes. Precisamente, ni siquiera ese gráfico presenta una mejoría comparándolos con los siete días anteriores, puesto que, y cosa de los números, la cifra es exactamente igual con 673 en el periodo comprendido entre el 9 y el 15 de septiembre. Es más, en esta segunda etapa del coronavirus en Salamanca, existen días con mayor número de positivos que en marzo o abril. Así mismo, si se hace una evaluación solamente de este mes en curso los datos llegan hasta los 2.218 contagios, contabilizando los datos de este miércoles.

Un dato, no obstante, que atiende más a un incremento de las pruebas realizadas en este segundo periodo y a un mayor número de asintomáticos, que a una situación peor que a la de marzo y abril. Es decir, el hecho de que se registren más positivos diarios en esta segunda mitad del año que en el primer cuatrimestre, no quiere decir que la situación sea más negativa, sino que se ha ampliado de una manera sustancial la capacidad de detección y diagnóstico.

Más de 850 muertes, 24 en el hospital en el último mes

Septiembre ha traído también a Salamanca un incremento de las muertes por coronavirus. Desde el 1 de septiembre, 24 personas han fallecido en el Hospital de Salamanca, lugar que acumula un total de 411 defunciones.

Sin embargo, si se atiende a ese dato total de defunciones solo en el Complejo Asistencial de Salamanca, la visión de la mortalidad por COVID-19 en Salamanca sería errónea. Una provincia, que encabeza la lista de Castilla y León en número de muertes, con un total de 860 decesos -con datos actualizados al 23 de septiembre- sumando aquellos que se han producido en residencias y centros de atención sanitaria, viviendas y el propio hospital.

Suben los ingresos hospitalarios, aunque muy lejos de los datos de marzo o abril

Los datos esperanzadores de la situación actual la presentan los ingresos hospitalarios, un patrón significativo que da una visión, posiblemente, más real y esperanzadora; apreciación reiterada en varias ocasiones por el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea.

No obstante, la presión asistencial de los hospitales de la comunidad, y en especial el de Salamanca y Valladolid, es mayor de la que se podía esperar en estas fechas. Castilla y León es la tercera comunidad de España en número de ingresos hospitalarios y la quinta en pacientes UCI, un dato que preocupa a la consejera.

Actualmente en el Hospital de Salamanca hay 91 pacientes hospitalizados en planta por coronavirus y seis están ingresados en UCI. Una cifra que difiere mucho del número que se registraba, por ejemplo, el 3 de abril –día que se alcanzó la mayor cifra de hospitalizados- donde había 382 pacientes con COVID-19 en planta.

Existe un ‘pero’ en esta situación y es que, a pesar de que el número de ingresos COVID-19 no llega a cifras de abril, el número de ingresos diarios va en aumento y se ha incrementado el número de pacientes ingresados con otras dolencias. La presión asistencial del Hospital de Salamanca llega casi al 90% en planta, con 541 camas ocupadas de las 606 disponibles.

Las residencias con una situación, a priori, mejor que en los primeros meses del año

La situación actual de las residencias y los centros de atención asistencial muestra una imagen bastante más esperanzadora que la vivida en los primeros meses de la pandemia.

Actualmente, y según la información de la Consejería de Familia de la Junta de Castilla y León, solamente existen nueve residentes aislados con síntomas compatibles al COVID-19, mientras otros 52 lo hacen como medida preventiva aun sin presentar sintomatología.

Así, el otoño se presenta con un total de 1.231 contagios totales en las residencias desde que se inició la pandemia y 277 personas fallecidas con COVID-19 confirmado, siendo la provincia de Salamanca la segunda de Castilla y León en número de fallecimientos en centros de estas características.

Más de 8 de cada 100 pruebas de detección que se hacen en Salamanca dan positivo

A pesar de ser una de las provincias donde más ha golpeado la pandemia del coronavirus en los dos periodos, Salamanca es la cuarta en número de pruebas realizadas.

Un total de 68.433 pruebas PCR se han realizado en la provincia de las que 6.536 han resultado positivas. Solo el 12,5 % de todas las pruebas realizadas (PCR más test rápidos) en Castilla y León se han efectuado en Salamanca, en una comunidad que tiene en Valladolid (213.421 pruebas realizadas), Burgos (174.123) y León (143.867) su pódium en esa estadística.

De todas, o las escasas, pruebas realizadas en Salamanca el 8,18 % han arrojado un resultado positivo, un porcentaje que solamente supera en la comunidad Segovia con un 9,69 %

La situación mejora en la capital, mientras que los positivos se disparan en Miranda del Castañar y Peñaranda

La capital ha presentado en los últimos días una leve mejora de la situación. Prácticamente todos los centros de salud han bajado su incidencia y los que más positivos registraban, como los dos de Garrido, muestran un acumulado sustancialmente inferior a días anteriores. Por este motivo, la Junta de Castilla y León ha decidido levantar las medidas restrictivas que había impuesto a la localidad de Salamanca hace ya tres semanas.

De hecho, este martes, la incidencia acumulada en las zonas básicas de salud de prácticamente toda Salamanca (provincia y capital) descendía o se mantenía. Solo subían los casos acumulados en los últimos siete días en cuatro centros de salud: Miranda del Castañar, Peñaranda, Filiberto Villalobos y la Fuente de San Esteban.

En los dos últimos el incremento ha sido mínimo, solo un nuevo positivo esta última jornada en cada uno de ellos, pero, la situación es muy diferente en los dos primeros.

Miranda del Castañar muestra una situación preocupante, suma 45 positivos en los últimos siete días y una incidencia acumulada de más 200 puntos (206.14), el doble que zonas básicas con transmisión comunitaria de la comunidad, como el caso de Íscar (81,83).

También sigue mostrando una situación que no invita a la calma el centro de salud de Peñaranda. Una zona que lleva ya varias semanas sumando positivos y que esta última jornada acumula 99 contagios y una incidencia del 88.69.

Sin título 1

De esta forma, el mapa del coronavirus en Salamanca deja las 11 zonas básicas de la capital en color rojo, ocho en color verde, dos en amarillo y quince en naranja. Los positivos registrados en la última semana solo suben en cuatro centros de salud, bajan en 19 y se mantienen en 13.

Así se desgrana el resumen actual de la situación epidemiológica de la provincia de Salamanca a las puertas de unos meses decisivos para el devenir de todos los ámbitos de la ciudad: el social, el económico y, sobre todo, el sanitario. Las medidas de protección sanitaria y la responsabilidad de ciudadanos y políticos deberán cumplirse escrupulosamente para que la pandemia no vuelva a castigar a una ciudad y a una provincia que no se merecen volver a vivir la situación que sufrió no hace tantos meses. Ojalá que lo vivido aquellos meses de marzo y abril ya solo queden en el recuerdo de la historia negra salmantina.

Comentarios
Lo más