​Padres del colegio de Villares de la Reina denuncian el descontrol con las PCR: “Nuestros hijos van a acabar la cuarentena sin que les hagan la prueba”

​Padres del colegio de Villares de la Reina denuncian el descontrol con las PCR: “Nuestros hijos van a acabar la cuarentena sin que les hagan la prueba”
​Padres del colegio de Villares de la Reina denuncian el descontrol con las PCR: “Nuestros hijos van a acabar la cuarentena sin que les hagan la prueba”

Explican que el problema es de la mutua responsable, que está “saturada” y por ello no se ponen en contacto para hacerles la prueba. El próximo día 28 deberán volver a clase y, por el momento, sólo a dos escolares se les ha realizado la PCR

El pasado jueves se conocía que un aula de infantil del CEIP Villares de la Reina era confinada tras el positivo de uno de sus alumnos. En ese momento, todos sus compañeros y compañeras, así como el profesorado correspondiente, pasaba a tener que cumplir una cuarentena de 10 días y debía someterse a una prueba PCR, tal y como marca el protocolo de la Junta.

Sin embargo, casi una semana después, la gran mayoría de los escolares de dicha aula no se han hecho la prueba. Es más, ni les han contactado. Así lo explica una madre afectada a SALAMANCA24HORAS, que lamenta que nadie les ha informado ni les ha ofrecido ninguna solución.

Tal y como explica, el próximo 28 de septiembre acabarán la cuarentena y, por lo tanto, volverán al confinamiento. Pero como también refleja, a este ritmo “nuestros hijos van a acabar la cuarentena sin que les hagan la prueba.

Según han podido saber a través del centro de salud de la localidad, este retraso se debe a que la mutua responsable de realizar las pruebas (la Junta privatizó el servicio de pruebas a escolares) está “colapsada”. Así, saben que el colegio envió la documentación correspondiente a la Dirección Provincial y estos mandaron realizar las pruebas, pero de momento la mutua no se ha puesto en contacto con los padres y madres “mientras que los días pasan”.

Por ello, los padres y madres del colegio temen que finalmente sus hijos tengan que volver a clase sin saber si han sufrido la enfermedad y, por ende, pueden haber expandido el virus. Sin ir más lejos, a los padres y hermanos con los que conviven. De hecho, muchos de los progenitores han decidido, por sentido común y responsabilidad, no llevar a sus otros hijos e hijas a clase (convivientes con los escolares que están en cuarentena) hasta saber el resultado de unas pruebas que no llegan.

Comentarios
Lo más