​Aumentan los divorcios y separaciones en Peñaranda, Béjar y Vitigudino en el segundo trimestre de 2020, mientras bajan en la capital y Ciudad Rodrigo

​Aumentan los divorcios y separaciones en Peñaranda, Béjar y Vitigudino en el segundo trimestre de 2020, mientras bajan en la capital y Ciudad Rodrigo
​Aumentan los divorcios y separaciones en Peñaranda, Béjar y Vitigudino en el segundo trimestre de 2020, mientras bajan en la capital y Ciudad Rodrigo

La pandemia del coronavirus ha hecho caer casi un 31 % los divorcios y separaciones en la provincia de Salamanca en el segundo trimestre del año. Sin embargo, no en todos los partidos judiciales han descendido respecto a los primeros meses de 2020

¿La pandemia del coronavirus ha unido más a las parejas o, por el contrario, ha sido la gota que faltaba para que el vaso del divorcio se derramara? es una pregunta difícil de responder y más a corto plazo, sobre todo en núcleos de población extensa, puesto que el Estado de Alarma que trajo consigo un parón casi absoluto de todo el país, también ha dificultado todos los trámites que en un año normal se pudieran realizar.

Por ello, la información que ofrece el Consejo General del Poder Judicial sobre los datos de divorcios y separaciones (tanto consensuados como no) en el segundo trimestre del año hay que mirarlos con ese condicionante del estado de alarma, aunque en algunos lugares de Salamanca ya se pueden extraer algunas conclusiones.

Un 30,96 % menos en la provincia de Salamanca

El primer trimestre del año 2019 dejó en Salamanca un total de 170 divorcios y separaciones, una cifra superior al mismo periodo de 2018 que se cerró con 166. Sin embargo, en los tres primeros meses del presente año esa cifra ha descendido considerablemente, con un total de 126 en toda la provincia, es decir, 44 procedimientos menos.

Esos datos se dividían en 63 divorcios consensuados, 55 no consensuados y 8 separaciones consensuadas, unos datos que llevaba a Salamanca a ser la cuarta de la comunidad en este tipo de trámites.

Del mismo modo, la llegada de la pandemia, y el correspondiente Estado de Alarma, ha hecho que en el segundo trimestre del año 2020 todas las provincias de la comunidad hayan registrado una bajada notable en el número de divorcios y separaciones y Salamanca no ha sido ajena a ello, aunque de ser la cuarta de Castilla y León ha pasado a ser la tercera empatada con León en este segundo periodo de abril a junio.

Así, con los datos ofrecidos por el CGPJ, los divorcios y separaciones en la provincia de Salamanca en este periodo han caído hasta los 87 con un considerable descenso en los divorcios no consensuados (de 55 a 25) y un aumento en las separaciones del mismo tipo, es decir, no consensuadas. En este último apartado, si en el primer trimestre no se registraba ninguna separación de esta índole, en el segundo periodo se ha notificado dos.

Las separaciones y los divorcios bajan en Salamanca capital y Ciudad Rodrigo, pero suben en otras zonas

Estos datos del conjunto de la provincia cumplen la misma tendencia en Salamanca capital, donde en el primer trimestre se contabilizaban un total de 106 divorcios y separaciones, por los 64 de este segundo periodo, sin embargo, los diferentes partidos judiciales de la provincia muestran una tendencia diferente.

En Ciudad Rodrigo, único partido judicial en el que, al igual que Salamanca capital, descienden en el segundo trimestre los divorcios y separaciones; se contabilizan cinco nuevos divorcios consensuados, mientras que en el primer trimestre eran cuatro, y otros cuatro no consensuados.

La subida en esta estadística llega en Peñaranda, Béjar y Vitigudino. En el primer partido judicial de los mencionados, a pesar de la pandemia, los divorcios y separaciones han pasado de 2 a 5. En Béjar el aumento de las separaciones no consensuadas y los divorcios consensuados hacen crecer la estadística de 7 a 9. Por último, en Vitigudino, que en el primer trimestre solo registró divorcios no consensuados, la cifra asciende hasta 4 (2 divorcios consensuados y 2 no consensuados).

Castilla y León, de las comunidades donde menos divorcios se registran

Poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial del total del año con la población a 1 de enero de 2020, el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado en Canarias, con 5,3. Junto con Murcia, 54,2; la Comunidad Valenciana, 5; Cataluña, 4,9; Islas Baleares, 4,7; La Rioja, 4,6; Andalucía, 4,5; y Cantabria, 4,4, todas ellas superan la media nacional, que es de 4,3.

Por el contrario, las más bajas, se han dado en Madrid, con 3,4 demandas de disolución matrimonial por cada 10.000 habitantes; Castilla y León, 3,7; Aragón y Galicia, 3,8; y Extremadura y País Vasco, 3,9.

Comentarios
Lo más