El Gobierno impone que las comunidades otorguen el título de ESO y Bachillerato sin límite de suspensos

El Gobierno impone que las comunidades otorguen el título de ESO y Bachillerato sin límite de suspensos
El Gobierno impone que las comunidades otorguen el título de ESO y Bachillerato sin límite de suspensos

Celaá aprueba una nueva rebaja de nivel, sin consultar con las autonomías, que dice que, al aprobar, se valorará especialmente el "trabajo en equipo" de los alumnos



El Gobierno ha vuelto a rebajar el nivel y los requisitos para aprobar, promocionar y titular en este año académico marcado por el Covid. A diferencia del curso pasado, los colegios e institutos ya están abiertos y la enseñanza es presencial o semipresencial, pero la exigencia es aún menor. Se podrá obtener el título de Bachillerato con suspensos y para aprobar no sólo se valorarán las notas sino especialmente «la capacidad del alumnado para aprender por sí mismo y para trabajar en equipo». Además, los alumnos podrán pasar sin límite de asignaturas suspendidas, según informa el diario El Mundo.

Así lo establece el real decreto, al que ha tenido acceso EL MUNDO, que fue aprobado ayer en Consejo de Ministros con nuevas rebajas en el aprendizaje que estarán en vigor «hasta la finalización del curso académico en el que las autoridades determinen que han dejado de concurrir las circunstancias extraordinarias derivadas de la pandemia».

El texto, que tendrá que ser convalidado en el Congreso, supone tumbar, en la práctica, las medidas más importantes de la Lomce y también contradice obligaciones recogidas en esta ley orgánica actualmente en vigor. No sólo elimina de forma «indefinida» las evaluaciones que introdujo José Ignacio Wert al final de Primaria y de la ESO, sino que suprime la razón de ser de los estándares de aprendizaje de la Lomce: los contenidos mínimos que deben ser estudiados por los alumnos de toda España dejarán de ser obligatorios.

El Ministerio argumenta que el artículo 86 de la Constitución permite al Gobierno dictar decretos leyes «en caso de extraordinaria y urgente necesidad» y «siempre que el fin sea subvenir a una situación concreta que requiere una acción normativa inmediata».

Pero la oposición sostiene que estos cambios «suponen una ruptura absoluta del sistema educativo español», en palabras de Sandra Moneo, responsable de Educación del PP, que los lee en clave de «cesión a los nacionalistas y a los puristas de la educación comprensiva».

Comentarios
Lo más