​La Policía Nacional de Salamanca investiga a la Local porque su jefe les ordenó acudir a un desguace a vender cobre incautado

​La Policía Nacional de Salamanca investiga a la Local porque su jefe les ordenó acudir a un desguace a vender cobre incautado
​La Policía Nacional de Salamanca investiga a la Local porque su jefe les ordenó acudir a un desguace a vender cobre incautado

Al menos dos presuntas irregularidades se llevaron a cabo. La primera tiene relación con el dinero recaudado, puesto que no fue ingresado en la cuenta única del Ayuntamiento. La segunda, la propia venta directa del material, ya que al ser la Policía Local un ente dependiente del consistorio ese cobre debería haber salido a subasta pública 

En términos normales esto podría parecer un hecho dentro -valga la redundancia- de la normalidad. Una persona que tiene una cantidad de un material que no usa o no le hace falta y decide venderlo, bien a un desguace o a un tercero. Sin embargo, las cosas cambian cuando entra de por medio la Policía Local de Salamanca, que depende directamente del Ayuntamiento y cuyo jefe ha decidido saltarse presuntamente todos los cauces ordinarios que se deben seguir en estos casos.

Esta información llegó este verano a la redacción de SALAMANCA24HORAS.COM a través de una denuncia anónima. La misiva explicaba que una orden del jefe de la Policía Local podría estar yendo en contra de los cauces legales y habituales del Ayuntamiento de Salamanca. Por este motivo, este medio de comunicación comenzó una investigación periodística que confirmaba posteriormente todos los puntos que se desgranaban en esa información y, por ello, se decidió denunciar ante la Policía Nacional de Salamanca los hechos que se explican a continuación.

Todo se remonta a agosto de 2019, cuando el jefe de la Policía Local de Salamanca, José Manuel Fernández, ordenó a dos de sus agentes coger todo el cobre que tenían en las dependencias policiales, fruto de incautaciones de diferentes actuaciones contra la delincuencia, para que posteriormente fuera vendido en un desguace; orden que llegó justo antes de que el mandatario de la Policía Municipal se marchara de vacaciones, siendo el segundo jefe quien estaría al mando hasta su vuelta.

Precisamente, este último, al enterarse de estas pretensiones, congeló la orden hasta la vuelta de Fernández que nada más llegar insistió en que el cobre tenía que desaparecer de allí.

De esta forma, dos agentes, inspector y subinspector, apilaron todo el cobre y lo cargaron a un camión municipal para trasladarlo posteriormente a un desguace de la ciudad. Allí, “en presencia de los policías arriba referidos, el cobre es pesado, arrojando un peso de 229 Kg. De cobre goma (precio 0,85 euros/Kg) y 285 Kg. Cobre quemado (precio 3,50 euros/Kg)”, según el parte entregado por los agentes cuyo asunto detallaba “venta de cobre previamente intervenido y depositado en dependencias de Policía Local” y cuyo destinatario directo era el “Jefe del cuerpo”.

3664269Factura del desguace a nombre del Ayuntamiento de Salamanca donde se detalla el dinero pagado por el cobre

El desguace pagó por el material un total de 1.192,15 euros, elaborando una factura a nombre del Ayuntamiento de Salamanca con fecha del 27 de agosto de 2019. Esta información fue incluida en el parte antes mencionado, además de adjuntar los propios agentes dos fotografías con el vehículo municipal cargado con el cobre. Por último, aseguraban que “el dinero recibido, la factura, y el presente parte es entregado al oficial responsable de la Oficina General, para su depósito en la caja fuerte del Cuerpo”.

WhatsApp Image 2020 10 08 at 18.14.07 (1)

WhatsApp Image 2020 10 08 at 18.14.07Parte donde los dos agentes detallan la actuación: venta del cobre y posterior entrega del dinero para su ingreso

Sin embargo, al día siguiente, 28 de agosto, se incluye un parte diario donde se notifica que se ha procedido a la “destrucción de diferente material”, cuyos actuantes eran los mismos dos policías que habían llevado el cobre a vender, y el documento llevaba el mismo número (15530/2019), pero en él no se incluía ninguna referencia a su venta.

WhatsApp Image 2020 10 08 at 18.14.07 (2)Parte del día siguiente con el mismo número que el anterior, pero en el que solo se especifica que el material ha sido destruido

El dinero que, supuestamente, se depositó en la caja fuerte debería haber sido notificado e ingresado en la cuenta del Ayuntamiento de Salamanca inmediatamente. Sin embargo, esa operación, como ha podido confirmar SALAMANCA24HORAS.COM a través de fuentes municipales, no apareció. De hecho, al tratarse de una cantidad monetaria del año anterior, cuyo presupuesto ya se ha liquidado, se debería haber contabilizado en esas cuentas, algo que no se hizo.

Dos presuntas irregularidades: no sacar el material a subasta pública y no ingresar directamente el dinero de la venta a la caja única del Ayuntamiento

Ante estos hechos denunciados por SALAMANCA24HORAS.COM en la Comisaría Provincial, la Policía Nacional ha abierto una investigación en la que ha tomado declaración a varios agentes de la Policía Local y a personal del Ayuntamiento de Salamanca, y cuyos resultados han sido puestos en manos del Juzgado.

Todo apunta, y según las informaciones recapituladas y las investigaciones llevadas a cabo por este medio de comunicación, a que se ha incurrido, al menos, en dos posibles irregularidades graves. La primera hace referencia al propio hecho de la venta directa de material dependiente del Ayuntamiento de Salamanca a un proveedor directo; puesto que, para poder vender todos aquellos objetos que dependen del consistorio se debe proceder a realizar una subasta pública.

En este proceso, que es habitual con material que ha sobrado de obras públicas, por ejemplo, se saca a la venta de forma pública exponiendo la cantidad y el tipo de objeto que se vende. Este será vendido al mejor postor, es decir, el que más dinero aporte.

La actuación presuntamente irregular ordenada por el jefe de la Policía Local no ha seguido ese cauce obligatorio y habitual, algo que perjudica directamente al Ayuntamiento y a sus arcas, puesto que, en un proceso de subasta ese importe económico, presumiblemente, hubiera sido superior, ya que podría haber otro comprador que diera una cantidad mayor a la ofertada por el desguace.

En segundo lugar, aparece el destino del dinero. Una cantidad que, según los partes, había sido entregada para depositar en la caja fuerte de las dependencias policiales, pero que no aparecía ingresado en la caja única del Ayuntamiento de Salamanca. De hecho, ni siquiera apareció en todo el año, puesto que en la liquidación de los presupuestos municipales no se percibió ese importe.

No se puede hablar de un delito de apropiación indebida, puesto que, aunque en un primer momento ese dinero que había sido depositado en la caja fuerte no había sido localizado, en los últimos días del proceso de investigación de este medio finalmente fue localizado un importe exactamente igual que el obtenido por el cobre. Sin embargo, la segunda de las presuntas irregularidades llevadas a cabo tiene que ver precisamente con la libre circulación del dinero en efectivo del Ayuntamiento de Salamanca.

Un método de pago que apenas se usa en el consistorio para evitar, precisamente, el uso inadecuado del mismo. La caja es única, aunque tenga diferentes cuentas, y todos los ingresos monetarios, sean en efectivo o por otro procedimiento, deben ser ingresados inmediatamente en la misma. Precisamente, por ese uso del dinero en efectivo en el Ayuntamiento de Salamanca, ha querido preguntar SALAMANCA24HORAS.COM recibiendo por respuesta que el dinero en efectivo “no es algo ni medio normal y mucho menos puede haber dinero en efectivo que no esté como ingresado”, como por ejemplo depositado en una caja fuerte. “No hay excusa para ingresar un dinero en nombre del Ayuntamiento que no sea en la cuenta del mismo. Todo dinero tiene que acabar contabilizado”.

La actuación presuntamente irregular, como ya se ha mencionado, ya ha sido trasladada a los juzgados de Colón. Más allá de lo que decida la Justicia, en un primer momento, se atisban ciertas irregularidades desde el punto de vista administrativo por el que se podría abrir un expediente disciplinario a los responsables, además de comprobar si ha habido más operaciones similares desconocidas hasta el momento. Por tanto, todos los focos ahora se centran en José Manuel Fernández por ser la persona, como aparece en los partes del Ayuntamiento, que dio la orden para la venta del cobre, pero también del alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, persona responsable a su vez de la elección del jefe de la Policía Local o de su destitución. En su mano está decidir si una acción polémica más de Fernández es motivo suficiente para mantenerlo al frente de su Policía Municipal.

Comentarios
Lo más