​La barrera flexible de la glorieta del nuevo Hospital obró el “Milagro de San Vicente”

​El Ayuntamiento de salamanca ha explicado que este elemento fue el que evitó que el coche saliera volando en el accidente

​La barrera flexible de la glorieta del nuevo Hospital obró el “Milagro de San Vicente”

Tras el suceso que se produjo durante la noche de este miércoles, en el que un coche se precipitó hacia la ribera del río Tormes tras romper una barrera en la nueva glorieta del paseo de San Vicente, al lado del nuevo Hospital, varios testimonios han comentado la posibilidad de que la rotonda estuviera mal proyectada.

El coche se precipitó desde una altura de seis metros, aproximadamente, después de salirse en la glorieta y romper una de las barreras protectoras que la circundan. La conductora del turismo que ha protagonizado este verdadero “Milagro de San Vicente” obtuvo un resultado positivo en el test de alcoholemia que se le practicó tras el suceso, con una tasa de 1,01 mg/l (cuatro veces más de lo permitido).

Desde el Ayuntamiento de Salamanca han explicado que, precisamente, la barrera que rompió el turismo fue la que salvó la vida de su ocupante, que solo resultó herida leve pese a lo espectacular del vuelco. Se trata de un elemento flexible que posibilitó que el coche, en lugar de salir volando, frenara su velocidad y se precipitara en línea casi recta hacia el suelo de la ribera del río.

Si este elemento protectos hubiera sido rígido, el resultado hubiera sido otro y, probablemente, peor. La Policía Local continúa investigando las causas del accidente y los principales indicios apuntan hacia un exceso de velocidad como principal hipótesis.


Barrera de refuerzo

Desde la concejalía de Fomento del Ayuntamiento de Salamanca han anunciado, no obstante, que, pese a que el elemento flexible cumplió su cometido, estudiarán si es necesaria la colocación de otra barrera adicional de refuerzo que minimice los riesgos.

Grave accidente en el Paseo de San VIcente (10)



Comentarios