La falta de liquidez en Air Europa provoca avisos de embargos sobre sus aviones

La compañía de los Hidalgo tiene que hacer frente al alquiler de la flota y al mantenimiento de la misma

La falta de liquidez en Air Europa provoca avisos de embargos sobre sus aviones
Javier y Juan José Hidalgo

La pandemia del COVID-19 golpeó duramente al turismo español y a todas sus empresas. Una de las principales fuentes de ingresos de toda España se vio cortada de golpe como consecuencia de las diferentes restricciones impuestas tanto en el país como en toda Europa y, con el paso del tiempo, la situación no ha mejorado ya que los cierres fronterizos y las exigencias de pruebas negativas para viajar siguen siendo un hecho.

Esto ha provocado diferentes crisis en varias empresas del sector del turismo y de los viajes. Entre ellas, Air Europa. Pese a que los Hidalgo habían acordado con Iberia la fusión por absorción de la primera de las organizaciones por un valor de 1.000 millones de euros, el COVID-19 frenó cualquier tipo de acuerdo.

Posteriormente, los Hidalgo lograron alcanzar otro trato por la mitad del valor primeramente anunciado, si bien para ello necesitaron un ‘rescate’ del SEPI que les permitiese evitar una bancarrota que planeaba sobre la compañía aérea. Sin embargo, los problemas no dejan de acumularse, y ahora Air Europa ha recibido avisos de embargos sobre sus aviones ante la falta de liquidez.

Según informa El Confidencial, Air Europa celebra un consejo de administración “decisivo para su futuro” ya que necesita que el SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) prosiga inyectando liquidez, dentro de la ayuda de los 475 millones de euros acordada, para hacer frente a los pagos del alquiler de la flota, del mantenimiento de los aviones y de las nóminas del mes de febrero.

El problema reside, según el citado medio, en las diferencias existentes entre Juan José Hidalgo, presidente de Air Europa, y el SEPI por el consejero delegado que la institución estatal quiere nombrar dentro del acuerdo alcanzado. El Gobierno quiere que sea un ‘ex’ de Iberia, Juan Manuel Bujías, mientras que el de Villanueva del Conde apuesta por Miguel Ángel Sánchez, el director financiero de Globalia, el 'holding' turístico de la familia.

Sin embargo, todo apunta a que el SEPI se saldrá con la suya, ya que es una de sus exigencias para seguir facilitando la ayuda alcanzada. “No solo para Air Europa, sino también para Viajes Halcón, para la que han pedido un préstamo de 240 millones, indispensable para poder llevar a buen puerto su fusión con Avoris (Barceló)”, asegura El Confidencial.

Comentarios