El Consejo de Cuentas pide al Ayuntamiento de Salamanca control sobre el desequilibrio financiero del Patronato de Vivienda

El Consejo de Cuentas pide al Ayuntamiento de Salamanca control sobre el desequilibrio financiero del Patronato de Vivienda
El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia. | ICAL

El Consejo de Cuentas pidió al Pleno del Ayuntamiento de Salamanca que controle la situación de desequilibrio financiero del Patronato de Vivienda y ponga en marca un plan de saneamiento, y reconoció que en el caso de Mercasalamanca recuperó en 2019 la situación de equilibrio, con resultados de explotación y del ejercicio en positivo (100.000 euros) tras las medidas adoptadas. Asimismo, apuntó que la Intervención debe solicitar la sectorización de la Fundación Gómez Planché, para un control efectivo.

El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia, presentó hoy en las Cortes la Fiscalización del Ayuntamiento de Salamanca del ejercicio 2018, en el que recomienda al Consistorio que su órgano de contabilidad “debe garantizar que el sistema de información contable cumple con los debidos requisitos de automatismo, exactitud, coherencia e integridad de la información en lo referente al control de los gastos con financiación afectada y el cálculo de las desviaciones de financiación”.

Asimismo, Amilivia indicó que el Pleno debería acordar la depuración de los saldos de obligaciones de ejercicios de elevada antigüedad; y también trasladó la necesidad de la implantación de un sistema de contabilidad analítica, que debe servir “como fundamento de la información sobre los indicadores de gestión de la memoria de la cuenta general y del contenido de la memoria justificativa del coste y rendimiento de los servicios públicos”.

Por último, Amilivia apuntó que se recomienda la aprobación de una ordenanza general de subvenciones y que el plan estratégico vigente incluya todas las líneas gestionadas por las distintas áreas o concejalías.

El presidente del órgano de fiscalización indicó que el presupuesto consolidado ascendió a 169 millones de euros en 2018, y en relación a la liquidación presupuestaria del ejercicio, se cumplió con el objetivo de estabilidad al obtener un superávit de 19,2 millones; e, igualmente, cumplió con la regla de gasto. La liquidación del ejercicio 2019 refleja un superávit de 1,4 millones y el incumplimiento de la regla de gasto al ser la tasa de variación del gasto computable del 7,8 por ciento y, por lo tanto, superior al 2,7 por ciento del PIB previsto.

El análisis de estabilidad presupuestaria de los tres entes sectorizados como sociedades no financieras o productoras de mercado muestra que tanto el Patronato de Vivienda como Mercasalamanca se encontraban en situación de desequilibrio financiero al obtener resultados negativos, tanto del ejercicio como de explotación. Respecto al primero, no constaba el requerimiento de dotación de recursos por parte del Ayuntamiento para afrontar el desequilibrio. En cuanto al segundo, había un plan de saneamiento vigente. Por su parte, la Fundación Manuel Ramos se hallaba en situación de equilibrio.

El Consistorio cumplió con el principio de sostenibilidad financiera al situarse el capital vivo al cierre de 2018 en 57 millones de euros, un 37,3 por ciento de los ingresos corrientes liquidados. También en la liquidación presupuestaria de 2019 se acreditó el cumplimiento de este objetivo, situándose el nivel de deuda en el 33,7 por ciento de los ingresos corrientes liquidados.

Los informes sobre morosidad ponen de manifiesto para el Ayuntamiento y sus entes dependientes la no superación, con carácter general, del plazo de 30 días. La cifra total de endeudamiento financiero al cierre de 2018 asciende a 73 millones, experimentando un descenso del 15,2 por ciento con respecto al año anterior. Debe tenerse en cuenta además el endeudamiento de Mercasalamanca, que asciende a 21,6 millones. En 2018 los indicadores sobre el endeudamiento financiero municipal son inferiores a la media de las capitales de provincia de la Comunidad.

En cuanto al coste y rendimiento de los servicios, la contabilidad municipal “no permite determinarlos de forma directa y automatizada, lo que resta fiabilidad a la información existente sobre costes y, particularmente, a la incluida en la memoria que acompaña a la cuenta general”. Según la referida memoria, el total de gastos asociados a los servicios asciende a 133,7 millones de y el de ingresos a 37,2; es decir, un 28 por ciento de los gastos.

Por último, Amilivia constató que la entidad tramitó 15 líneas de subvenciones en régimen de concurrencia, que debería ser el método ordinario, frente a 102 en régimen de concesión directa. En relación a los entes dependientes, se repite la situación, y la sociedad Turismo de Salamanca tramitó dos líneas de subvenciones en régimen de concurrencia frente a 15 de concesión directa y la Fundación Saberes, cuatro en concurrencia frente a 22 en concesión directa.

Nefasta gestión

La procuradora del PSOE Rosa María Rubio recordó que el alcalde en el año del informe era el actual presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y denunció que aunque el estudio arroja en conjunto “líneas positivas” sobre objetivo de estabilidad, regla de gasto y sostenibilidad, no incorpora la deuda de Mercasalamanca de casi 22 millones, y se “enmascara la nefasta gestión municipal sobre la sociedad”.

Rubio criticó el desequilibrio de Mercasalamanca, cuya deuda “aumenta año y caga sobre la espalda de los salmantinos” mientras “se afanan por no incluir en sus bonitos número para que no se estropeen”. Criticó que el Consistorio hizo “mal” el plan de viabilidad, que se basó en la “especulación urbanística” sobre los terrenos en los que se ubicaría. Aseveró que su deuda costó más de un millón de euros a los salmantino en un año, hay terrenos y locales abandonados y se “incumple sistemáticamente el plan de saneamiento”. “La deuda sigue y la pagamos todos”, lamentó.

Asimismo, recalcó que el informe también exige un plan de saneamiento del Patronato Vivienda, ante el desequilibrio financiero que sufre también. Por último, puso de relieve el procedimiento de concesión de subvenciones, ya que se emplea de ordinario el método directo, cuando debería ser de concurrencia.

Buena gestión

El procurador del PP, Salvador Cruz, defendió que el Ayuntamiento de Salamanca se encuentra mejor que el resto de consistorios en muchos aspectos, con altos niveles de sostenibilidad y ejecución de gastos e ingresos, y destacó que el informe revela una “buena gestión económico-financiera en 2018”.

Cruz indicó que Mecasalamanca fue objeto de un plan económico financiero y se ha logrado una “mejora sustancial y está en equilibrio”, a pesar de su deuda importante de 21,6 millones. Asimismo, remarcó que en subvenciones, el Consistorio cuenta con una plan estratégico, y ensalzó su esfuerzo inversor está por encima de la media.

La procuradora de Ciudadanos, Alba Priscila Bermejo, defendió que el patronato de Vivienda y Urbanismo “funciona muy bien”, y Mercasalamanca, gracias al plan de saneamiento, aunque ha pasado por “dificultades serias, ahora se está recuperando”. Además, reseñó que en subvenciones, cumple “con un plan estratégico” y con sus obligaciones de publicidad. 

Comentarios