Las Noches del Fonseca continúan con la obra teatral ‘Troyanas’

Las Noches del Fonseca continúan con la obra teatral ‘Troyanas’
Bajo la dirección de Carme Portaceli, y protagonizada por Aitana Sánchez Gijón

El programa cultural Las Noches del Fonseca continuó este martes con la representación teatral de la obra ‘Troyanas’, de Eurípides, en una versión de Alberto Conejero dirigida por Carme Portaceli. Una representación que llega a Salamanca solo dos días después de su estreno en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. 

Protagonizada por Aitana Sánchez Gijón, ‘Troyanas’ constituye una revisión del drama que supuso la guerra de Troya para las mujeres, que fueron repartidas por los vencedores del conflicto como si fuesen un botín. Cuenta además en el reparto con Ernesto Alterio, Alba Flores, Maggie Civantos, Pepa López, Míriam Iscla y Gabriela Flores.

“Es evidente que los mitos griegos siguen haciendo oír su voz en la sociedad: en la pintura, en las representaciones teatrales, en la literatura... Las figuras míticas, con el transcurso de los siglos, adquieren nuevos rasgos, por parte de los autores, al situarlos en la sociedad en la que vivimos”, explica la directora, Carme Portaceli.

“Hoy seguimos viendo cómo las mujeres son seres de segunda categoría a las que no importa excesivamente lo que les suceda: después de cada guerra, e incluso durante la guerra y sin guerra, a las mujeres se las viola reiteradamente, se les falta al respeto, se las maltrata sin ningún respeto, sin ni siquiera temor a las leyes que prohíben la violencia... No pasa nada, sus problemas, sus sufrimientos siempre quedan en la cola, siempre hay problemas más importantes: los niños, el hambre, los refugiados...”, añade.

Casandra, Helena, Andrómaca, Hécuba, Políxena, Clitemnestra, Ifigenia, Hermione, las mujeres del pueblo aterrorizadas, ignorantes… y Taltibio, el pobre mensajero que recibió las órdenes y también el dolor que producían… Todos aquellos seres que no han podido expresar desde sus corazones lo que habían vivido bajo el terror de los reyes y bajo el terror de subvertir la opinión que prevalecía.

Comentarios