"Para proteger el patrimonio las administraciones tienen que molestarse"

"Para proteger el patrimonio las administraciones tienen que molestarse"
La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio considera que Salamanca debe poner fin a la pérdida de restos arqueológicos y mostrarlos al público
 

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio nuevamente se ha dirigido a la Junta de Castilla y León, como Administración competente ante los hallazgos arqueológicos, para recordarle sus competencias y el respaldo legal hacia la conservación del patrimonio común el cual debe prevalecer sobre cuestiones urbanísticas, particulares y mercantiles.

"La legislación, los reglamentos, el planeamiento, las ordenanzas, etcétera, son instrumentos legales más que suficientes para la que la actuación administrativa asegure la protección, conservación y la difusión del patrimonio, de cualquier tipo, importancia o propiedad. Su aplicación, obviamente, conlleva molestias, más cuando aquel no es de titularidad pública", recuerda la asociación.

Y añade que una excavación arqueológica se fundamenta en los métodos empleados para la recuperación y registro, "pero ésta es una actividad irrepetible puesto que conlleva la destrucción del hallazgo, o de buena parte del mismo en su afán por descubrir los restos de mayor antigüedad. Los profesionales que trabajan en nuestra ciudad lo son en mayúsculas, sin duda, y no avanzan en su trabajo sin tener buenas pruebas de lo que pueden descubrir en fases siguientes".

Por eso, "infravalorar el patrimonio arqueológico, en Salamanca, supone una pérdida importante de nuestra riqueza, riqueza que se asienta en nuestro humilde pasado, además de privar del futuro acceso a ese conocimiento que generalmente sólo queda recogido en informes y expedientes en las estanterías de un archivo".

La asociación denuncia que hasta la fecha el legado arqueológico ha quedado supeditado a nuevas necesidades de aprovechamiento bajo rasante; basta recordar lo acontecido en las bibliotecas universitarias Abraham Zacut y Vargas Zúñiga, en la sede de FunCOAL o en la parcela de El Candil, entre otros. Y la ausencia de un horario de visitas, el abandono, la suciedad y, en definitiva, el olvido como primer paso hacia su desaparición son las notas con las que resume lo que sucede en San Nicolás, en San Lorenzo, en Geografía e Historia, en el Botánico o en el Patio de Comedias.

Comentarios
Lo más