Octavo crimen en poco más de un año en la provincia de Salamanca

Octavo crimen en poco más de un año en la provincia de Salamanca
En abril de 2016 un hombre mató a una mujer en el paseo de la Estación, siendo detenido, enviado a prisión y condenado por asesinato; en julio un joven mató a su padre a puñaladas en Chamberí; en octubre un guardia civil mató a su pareja en Fuentes de Oñoro y luego se quitó la vida; en diciembre un hombre fue apuñalado en la autovía A-66 en Beleña cuando en compañía de otro iba a robar la droga a otro coche, tres meses después fueron detenidos los homicidas y enviados a prisión; a comienzos del pasado mes de marzo una mujer apareció muerta a cuchilladas en su vivienda de la calle América, con sus presuntos autores ya detenidos y en prisión; a finales de marzo otra en las mismas circunstancias en la calle San Ambrosio; y en mayo un hombre murió al explotar una atracción de ferias tras ser contratado por su dueño para quemarla. Desde 2002-2003 no había tantas muertes violentas en Salamanca

Una vez que se ha confirmado la detención de dos hombres por un presunto homicidio imprudente en la muerte de una joven en el incendio de una vivienda en la calle Limón del barrio Pizarrales se trata del octavo crimen, de forma voluntaria o involuntariam, en la provincia de Salamanca en poco más de un año.

En abril de 2016 fue asesinada a puñaladas una mujer de 48 años en el paseo de la Estación de la capital. Su cadáver fue descubierto en un sexto piso del número 60 tras acudir la Policía Nacional al inmueble alertada por los vecinos, que habían oído ruidos en su interior. Días después detuvieron al autor del homicidio, que había sido pareja de la mujer, siendo enviado a prisión. Ayer ha sido condenado por asesinato por un jurado popular en la Audiencia Provincial de Salamanca.

En julio de 2016 un hombre de 52 años perdió la vida de madrugada a manos de su hijo, quien le asestó en el cuello varias cuchilladas que le provocaron la muerte poco después. El suceso ocurrió en el número 8 la calle Taboada García, del barrio de Chamberí, siendo el parricida enviado a prisión.

En octubre de 2016 aparecieron muertos por disparos un guardia civil y su mujer en Fuentes de Oñoro. Ambos fueron encontrados sin vida por un familiar en su domicilio de la calle Manuel Falla. La investigación determinó que él la mató y después se quitó la vida.

En diciembre de 2016, un hombre murió apuñalado cuando en compañía de otro intentaba robar la droga que viajaba en un coche en la autovía A-66 a la altura de Beleña. Tres meses fueron detenidos los homicidas y enviados a prisión.

Ya el pasado 7 de marzo de 2017 mataron a cuchilladas a una mujer y después prendieron fuego a su vivienda con ella dentro en Pizarrales. El suceso ocurrió en el número 14 de la calle América, donde los Bomberos de Salamanca se encontraron el cadáver al acudir a un incendio. La mujer apareció en la cama con varias puñaladas en el cuello y un fuerte golpe en la cabeza. Además, los agentes encontraron en la vivienda una gran cantidad de dinero. Meses después fueron detenidos los presuntos autores y enviados a prisión.

Dos semanas después, el 27 de marzo, una mujer de 64 años recibió más de veinte puñaladas en su vivienda, falleciendo horas después. Los hechos se produjeron en una vivienda de la calle San Ambrosio, número 12, donde su hijo la encontró en el suelo con un charco de sangre. Este crimen sigue sin resolverse completamente tras detenerse precisamente a su hijo y quedar en libertad tras un mes en prisión.

Y en mayo un hombre falleció en Cabrillas tras ser contratado por el dueño de una atracción de ferias para incendiarla y cobrar el seguro pero terminó explotando. En este caso el homicidio es imprudente, según el delito que se le imputa al presidente de la asociación de feriantes y miembro del pleno de la Cámara de Comercio e Industria de la ciudad. 

Desde 2002-2003 no había tantos crimenes

Para encontrar una crónica negra similar en la provincia de Salamanca habría que remontarse quince años atrás. En mayo de 2002 tuvo lugar el crimen de la sindicalista, en el que una mujer fue brutalmente violada y asesinada en el portal de su casa en el barrio Zurguén; en diciembre de 2002 fue el crimen de Cuatro Calzadas, en el que un hombre mató a su ex pareja el día de Navidad; en enero de 2003 el conocido delincuente El Mamarruto, recientemente fallecido, apuñaló a un hobre junto a la Plaza Mayor, muriendo tiempo después; en marzo de 2003 tuvo lugar el crimen del cura de Ahigal de los Aceiteros, en que un joven mató y descuartizó al párroco que intentaba conducirle por el buen camino; y en verano de 2003 se produjo el crimen de Guijuelo, en el que un hombre mató a su ex mujer y después se suicidó cuando iban a entregarse los niños.

Comentarios
Lo más