La 'fotocronología' del desastre de Fermoselle

La 'fotocronología' del desastre de Fermoselle
Zamora24horas reconstruye paso a paso, mediante textos e imágenes, todo lo sucedido durante una jornada eterna en la que los vecinos de Fermoselle pasaron del jolgorio para disfrutar de sus esperadas fiestas patronales a la pesadilla, temiendo que las llamas de un incendio que quema los Arribes del Duero entrasen en sus casas.Es media tarde. Para entonces, nadie piensa en las fiestas. El Consistorio entiende que todo eso pasa a un segundo o tercer plano y suspende todas las actividades festivas. Igualmente, solicita a los hosteleros de la zona que retiren las terrazas de la plaza para que pueda servir de punto de encuentro y coordinación en caso de que sea necesario. 

El peligro todavía no ha cesado por completo pero parece que lo peor ya ha pasado. Ningún fermosellano olvidará las fiestas patronales de 2017. Desgraciadamente será por un episodio dantesco, un incendio que uno o varios terroristas ambientales perpetraron en los alrededores del pueblo. A las tres y media de la madrugada del viernes 25 al sábado 26 de agosto comenzaba el drama. 

“Los incendios son horribles, precisamente en el sábado en el que más gente alberga Fermoselle con motivo de sus fiestas. Se han prendido hasta cinco focos, los más grandes en la CL-527 km70, por carretera Portugal, y el otro en la antigua carretera a Trabanca”. Así explicaba el Teniente de Alcalde de Fermoselle, Manuel Moya, el inicio de los fuegos con los primeros rayos del alba del sábado. Ya intuía lo que podía pasar y las imágenes también mostraban la maliciosa obra de los pirómanos.

Con el amanecer se cumplían los peores augurios. Varios focos activos, y los servicios de extinción trabajando a destajo. Pese a que la jornada amaneció con una leve llovizna que hizo albergar esperanzas a los vecinos, la realidad es que la escasa agua dio paso a una jornada propicia para la propagación del fuego, principalmente por el viento. Durante la mañana, muchos vecinos acumulan el cansancio del jolgorio de las fiestas y también de una noche de incendios. Por la localidad se tiene claro que se trata de un incendio provocado y la movilización de gran cantidad de medios de extinción hace prever a los fermosellanos que será un día largo. “El fuego está a cinco minutos del pueblo”, explica una vecina a zamora24horas en torno a la una del mediodía.

Muchas familias mal comen. Están pendientes de un fuego que sigue avanzando y sitia a la localidad, amenazando con entrar a las casas.

La incertidumbre del desalojo empieza a sobrevolar de casa en casa y la tensión es cada vez mayor. Minutos antes de las cinco de la tarde, se toma la decisión de desalojar la residencia de ancianos. La escasa movilidad de alguno de ellos hace que se trate de adelantar este desalojo, ante la cercanía de las llamas y por el miedo a que una racha de  viento coloque el fuego en la puerta del recinto en un abrir y cerrar de ojos. Un bando advierte del hecho y los ancianos son trasladados al polideportivo de la localidad.

En ese momento el pueblo ya entra en alarma. La Junta oficializa el nivel 2 de Infocal. También se desalojan chalets y la Posada Doña Urraca. Los vecinos que permanecen en sus casas se acercan a la primera línea de viviendas para contemplar horrorizados el fuego. No pueden creerse lo que está ocurriendo y están prevenidos para un desalojo completo. Dependen del viento y del trabajo incesante de los servicios de extinción. Las escenas son dramáticas. Se une la rabia y la impotencia a partes iguales.

Pero también sale la parte solidaria de las personas. De manera espontánea, vecinos llevan comida y sillas al polideportivo para ayudar a los desalojados. Allí, Cruz Roja coordina un operativo que empieza a media tarde y que se extenderá hasta última hora de la noche, cuando los ancianos regresen a la residencia sin necesidad de acudir a Muga de Sayago, siguiente paso planificado en la coordinación de evacuación.

Es media tarde. Para entonces, nadie piensa en las fiestas. El Consistorio entiende que todo eso pasa a un segundo o tercer plano y suspende todas las actividades festivas. Igualmente, solicita a los hosteleros de la zona que retiren las terrazas de la plaza para que pueda servir de punto de encuentro y coordinación en caso de que sea necesario.

El fuego no cesa. Los focos siguen apareciendo. Los vecinos no dan crédito. Ya no se sabe si provocados por las fuertes rachas de viento o porque los terroristas ambientales siguen prendiendo los Arribes del Duero.

Otro punto de preocupación es la gasolinera. Uno de los focos amenaza la estación de servicio, aunque se logra controlar antes de que se produzca una tragedia. También se salva de milagro una panadería que se encuentra en las afueras. Para entonces, varias carreteras, entre ellas la principal, están cortadas. El pueblo, por su arteria básica, está incomunicado.

Son las siete y media de la tarde uno de los focos amenaza a las localidades cercanas. Ahora el temor se traslada como una realidad a Pinilla de Fermoselle. Sus vecinos, también en alerta ante un posible desalojo.

Las horas pasan, los focos parecen controlados y Fermoselle parece estar a salvo. Pese a todo, los servicios de extinción siguen trabajando sin descanso. Los vecinos, aprovechan la llegada de la noche y el relativo control del fuego para concentrarse en la plaza y manifestarse contra los terroristas ambientales que prenden el monte. Una práctica que no solo acaba con una joya como los Arribes del Duero sino que puede acabar con las vidas de vecinos y trabajadores de los servicios de extinción.

En esa concentración, desde el Consistorio se explica la situación, relatando que son tres los focos activos de fuego: uno en la entrada de Fermoselle, otro hacia Pinilla de Fermoselle y otro más hacia la zona de Villarino y Trabanaca. Para entonces, la UME ya está en camino para participar en las labores de extinción por la noche, los ancianos han regresado a la residencia y Cruz Roja ha finalizado su labor de asistencia. 

Una noche también larga para todos. Y es que con la noche, el fuego cobra más protagonismo entre la oscuridad. Los focos son claramente visibles y a los vecinos de Fermoselle, Pinilla, Fornillos, Trabanca o Villarino, les resulta imposible conciliar el sueño.

Los nuevos datos del domingo

Este domingo continúa el trabajo. La meteorología parece que puede dar una pequeña tregua, con la bajada de temperaturas, pero la ardua labor de los servicios de extinción sigue. La carretera principal CL-527 está abierta al tráfico en gran parte de su extensión, salvo en su conexión con Portugal. Son 325 las personas que trabajan en el fuego, con catorce medios aéreos. Las provincias de Salamanca y Portugal también han recibido algunos de los focos.

Comentarios
Lo más