La provincia salmantina contará con tres rutas ciclistas protegidas

La provincia salmantina contará con tres rutas ciclistas protegidas
Se trata de una de las medidas incluidas dentro del Plan de Actuación de la DGT para la protección del colectivo. En Salamanca se encuentran entre Encinas de Abajo y Calvarrasa de Abajo; Mozárbez, Beleña y Fresno de Alhándiga; y Aldeaseca de Armuña, Calzada de Valdunciel y el centro penitenciario de Topas

El director general de Tráfico, Gregorio serrano, ha presentado este jueves el mapa de Rutas Ciclistas Protegidas, una de las medidas incluidas dentro del Plan de Actuación de la DGT para la protección de este colectivo.

La selección de estas Rutas Ciclistas Protegidas se ha realizado en colaboración con otras administraciones, instituciones y asociaciones ciclistas que, durante meses, han estado trabajando para reforzar la seguridad de los ciclistas en carretera. En Salamanca estas son tres, las que transcurren en la N-501 entre Encinas de Abajo y Calvarrasa de Abajo; así como las que discurren por la N-630, entre Mozárbez, Beleña y Fresno de Alhándiga; y Aldeaseca de Armuña, Calzada de Valdunciel y el centro penitenciario de Topas

Según ha comentado Serrano “el objetivo de esta medida es proteger a los miles de usuarios de bicicleta que salen principalmente los fines de semana a practicar ciclismo, de modo que dispongan de rutas especialmente vigiladas. Para ello hemos concentrado los medios y recursos de los que disponemos de manera eficiente y hemos definido un conjunto más reducido y acotado a tres rutas ciclistas protegidas por provincia. Estas rutas escogidas estarán especialmente vigiladas.

Las medidas concretas se llevarán a cabo durante los días y las horas de presencia más destacada y habitual de ciclistas, que suele ser las mañanas de los sábados y festivos. Entre las medidas que se van a adoptar destacan la señalización de la ruta ciclista y calmado del tráfico o la presencia de más patrullas en julio y agosto, así como los controles preventivos de alcohol o la presencia de patrullas de helicópteros en sus labores de vigilancia, que velarán por adecuados adelantamientos y maniobras reglamentarias. 

Por otro lado, a través de las jefaturas provinciales se solicitará la colaboración activa de las policías locales para mejorar la seguridad en estas rutas, así como a los titulares de las vías con rutas ciclistas protegidas, para que, en la medida de lo posible, den prioridad a las tareas de conservación que, en su caso, resulten necesarias.

En definitiva, con estas medidas se persigue el objetivo clave de la DGT: aumentar la seguridad vial de todos los usuarios, hacer de la carretera un lugar de convivencia, y fortalecer una buena cultura vial, un espacio común el que todos tienen su sitio.

Comentarios
Lo más