Campanarios de Azaba desvela el aprovechamiento ecoturístico del bosque mediterráneo

Campanarios de Azaba desvela el aprovechamiento ecoturístico del bosque mediterráneo
Coincidiendo con la visita del consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, para quienla Reserva es “una iniciativa muy relevante para el territorio de Castilla y León, ya que es un ejemplo magnifico de lo que la sociedad civil puede hacer por la conservación de la naturaleza”

El bosque mediterráneo, sometido a los rigores climatológicos del estío, muestra estos días si no su mejor aspecto del año, al menos lo que le hace un ecosistema único: su gran resistencia a la canícula. Asñi lo ha podido comprobar este martes el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en su visita a la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba en Salamanca.

La resistencia natural de las especies mediterráneas al déficit hídrico característico de la estación no es nada extraño, lo es sin embargo la alarmante pérdida de superficie de bosque mediterráneo y dehesa, ese bosque sabio y aliado del hombre, que palautinamente se está produciendo tanto por abandono del mundo rural como por aprovechamientos productivos intensivos que no tienen en consideración el entorno.

Es por ello que la Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) ha querido mostrar que el bosque mediterráneo y la dehesa pueden coexistir con el hombre y favorecer su desarrollo, como el aprovechamiento ecoturístico que se ha iniciado en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba. Junto a Suárez-Quiñones también han visitado este enclave salmantino el director general de Medio Ambiente Jose Angel Arranz, el jefe del Servicio Territorial de Salamanca, Juan Carlos Martín Muñoz y el delegado territorial de la Junta, Bienvenido Mena, entre otros.

A juicio de Juan Carlos Suárez-Quiñones, Campanarios de Azaba es “una iniciativa muy relevante para el territorio de Castilla y León, ya que es un ejemplo magnifico de lo que la sociedad civil puede hacer por la conservación de la naturaleza al hacer sostenible el aprovechamiento económico y el beneficio social mientras se posibilita la conservación de los hábitats, recuperando y mejorando el estado de su flora y fauna”.  A la vez, prosiguió el consejero, “fija población pues está generando empleo de gente joven local”.

Para  Suárez-Quiñones, “frente a quienes destruyen nuestro medio natural otros, como las personas que trabajan para extinguirlos y la FNYH, se esfuerzan por conservar el patrimonio natural”.

Asimismo destacó los esfuerzos de FNYH por autofinanciarse apoyándose en su actividad económica, con iniciativas como el proyecto ecoturístico que se inicia en Campanarios de Azaba, y con el apoyo de fondos públicos como la colaboración con las administraciones y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea que ha hecho posible el surgimiento de la reserva biológica. 

Por su parte Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, iniciaba su presentación agradeciendo la respuesta positiva de la Junta de Castilla y León a conocer sobre el terreno la reserva biológica y su empeño por reunir en territorio de Castilla y León, Extremadura y Portugal.

 

El proyecto busca armonizar el aprovechamiento del territorio y su conservación al tiempo que intenta mantener población activa, fomentar la actividad económica y el aprovechamiento del entorno.

Frente a otros propietarios Campanarios de Azaba, por ser propiedad de FNYH, es ejemplo de todo lo que se puede hacer a favor de la conservación del hábitat del bosque mediterráneo sin por ello renunciar al aprovechamiento. Es por ello que el actual proyecto ecoturístico, que cuenta con un hotel rural situado en el corazón de la reserva, observatorios de fauna, charcas restauradas, razas autóctonas de caballos de las Retuertas y vacas Sayaguesas que contribuyen al mantenimiento de pastos de la finca, es un magnífico ejemplo de dinamización social donde 60 especies del ámbito mediterráneo son las protagonistas. Un nuevo aprovechamiento basado en el turismo de naturaleza que pone en valor el bosque mediterráneo y que es compatible con la conservación de la naturaleza.

Tras la presentación, los visitantes disfrutaron de un paseo de campo acompañados de Eduardo Galante, catedrático de Zoología de la Universidad de Alicante y presidente de la Asociación Española de Entomología (ya que Campanario de Azaba es la primera Reserva Entomológica de España) y María Angeles Marcos, investigadora del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO) quienes, debido a los diferentes estudios que han realizado en la reserva, pusieron de manifiesto la notable biodiversidad faunística que ésta alberga en la actualidad gracias a las notables tareas de restauración y conservación de especies llevada a cabo.

 

Comentarios